Ante nuevas necesidades, nuevos empleos

Ante nuevas necesidades, nuevos empleos

Foto: shutterstock
Foto: shutterstock.com
Ámbar Barrera

@Dra_Caos

Abigail Alcázar Soto tiene 24 años y es empleada en una farmacia. Vive con sus hijos y su hermana. Su voz se escucha madura para su edad y habla por teléfono mientras camina por la calle con sus hijos, que acaba de recoger de la guardería. Podría decirse que además de su trabajo formal, el cuidar de sus hijos es su principal prioridad.

Hace poco uno de sus primos se mudó con ellas y buscaba un empleo que le permitiera tener los fines de semana para poder ir a estudiar a Perote. Entonces Abigail recordó que, hace 10 años que vivió en el DF, se dio cuenta que las personas en zonas residenciales, ya fuera por el trabajo o la escuela, no tenían tiempo para sacar a pasear a sus perros.

“Yo se los comenté y como vivimos cerca de La Paz, una zona donde la gente tiene dinero, tiene mascotas, pero no tiene tiempo para sacarlos a pasear, surgió la idea de hacer la red social y volantear a la zona ofreciendo el servicio de pasear a sus perros.  Así obtuvimos clientes no sólo de la Paz, sino también de Zavaleta y otros lados”.

Sin saberlo, la actividad que realizan Abigail y su primo es lo que se conoce como Nuevo Yacimiento de Empleo (NYE), que es como se le conoce a ese trabajo que usualmente era desempeñado por las personas en su vida diaria y ahora están siendo traspasadas a proveedores externos.

En la actualidad es imposible pensar que al ingresar al campo laboral se tendrá un puesto seguro, con un sueldo fijo, prestaciones y en el que se obtendrá antigüedad y finalmente, una pensión al jubilarse. Sin embargo, sí es posible pensar que al emprender un proyecto, uno podría vivir de las cosas más apasionantes y extrañas de las que hace diez años, nadie hubiera imaginado siquiera que existirían. Por ejemplo, los youtubers. Jóvenes (en su mayoría) que iniciaron subiendo un video sobre cualquier cosa y ahora son influyentes voces de las redes sociales y la producción de videos se ha convertido en su fuente principal de ingresos.

Así como ellos, existen otros trabajos y otros negocios, que aunque no a la luz brillante de las redes sociales, enmarcan el campo laboral del ahora y del mañana.

“Hasta ahora han sido muy pocos los clientes que tenemos porque tenemos otras actividades y no le hemos puesto mucho interés, aunque hemos buscado publicar cosas para mantener activa la red”, explica Abigail.

Su página en Facebook se llama Mi mascota feliz y la crearon a mediados de Febrero. Ofrecen su servicio de lunes a viernes durante una hora. Si el perro es grande el paseo es individual y  cuando son razas pequeñas pueden llevar hasta 6 perros en un solo paseo. Al final del recorrido les dan agua o a la mitad si el perro lo requiere.

¿Cuál es la situación laboral en Puebla y en el país?

De acuerdo con la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral, en el Estado de Puebla existen 2 millones 631mil 791 personas que forman parte de la Población Económicamente Activa hasta abril de este año. De ese total, apenas un poco más del 3.4 por ciento está desempleada. El 96.5 por ciento restante se divide entre ser asalariados (6 de cada 10), trabajar por cuenta propia (2 de cada 10), ser empleadores y otros no especificados o que no reciben pago.

El porcentaje de desempleo en el país es similar. Representa un 4.4 por ciento según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), aunque desde la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se ha declarado que es una tasa mayor, del 15.2 por ciento. De igual forma, la cifra de los trabajadores informales representa 57.2 por ciento, poco más de la mitad del total de la PEA en el país.

Respecto a los sectores en los que se labora, según estadísticas del Inegi, el mayor porcentaje de la población (más del 60 por ciento) se ocupa del comercio de bienes y servicios, seguido por el sector de manufacturas (16.0 por ciento), actividades agropecuarias y forestales (13.9 por ciento), construcción (7.7 por ciento) e industria extractiva (0.8 por ciento).

Nuevos yacimientos de empleo

El término Nuevos Yacimientos de Empleo (NYE) comenzó a ser usado en la Unión Europea a finales del siglo XX, para describir a las actividades laborales que surgen como consecuencia de la aparición de nuevas necesidades de la sociedad. Estas actividades están asociadas a mercados con gran potencial de crecimiento que, o bien eran inexistentes -como es el caso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación- o bien eran mercados muy poco desarrollados.

En teoría, un NYE tiene gran potencial de crecimiento y de ganancias, sin embargo, en México (y en Puebla) apenas se exploran esos terrenos como una fuente de empleo temporal.

El trabajo independiente

Como se mencionó antes, 25.4 por ciento de la Población Económicamente Activa ocupada en Puebla trabaja por cuenta propia. En ese sentido, también hay quienes han encontrado nichos de mercado muy específicos para lanzar sus productos o servicios (ya sea como individuos o como empresas), tal es el caso de encontrar cada vez más comercios de productos orgánicos o comida vegetariana, que responden a modos de vida que van cobrando más fuerza. Sin embargo, de acuerdo con el Inegi, entre 2009 y 2012 nacieron poco más de un millón de nuevas  empresas, de las cuales, desaparecieron más de 800 mil en un periodo de 3 años o menos.

Tomada de facebook.com/kioskitoplushies/
Tomada de facebook.com/kioskitoplushies

Un caso de trabajo independiente para un nicho muy específico de mercado puede encontrarse en el negocio de Alejandro Ávila Rosas.

Alejandro es originario de Teziutlán, tiene 29 años y es técnico en mantenimiento de equipos de cómputo, aunque actualmente es trabajador independiente en el Kioskito Plushies, su propio negocio de peluches personalizados.

Alejandro es amable. De voz suave y clara. Su casa está sumamente ordenada e inmediatamente se nota que se dedica a coser. Tiene cajas y cajas de materiales, telas, agujas, tijeras, reglas y una máquina de coser. También se nota que le gustan las computadoras. Habla mucho de los arreglos que le ha hecho a su CPU o a su celular y a sus amigos siempre les ofrece una revisión si sus laptops van lentas o tienen virus.

Hace algunos años se mudó a la ciudad de Puebla y buscó trabajo en el área de informática pero no lo consiguió. Para puestos en docencia lo rechazaban por no tener licenciatura y para puestos menos exigentes lo rechazaban por tener demasiada experiencia.

“Un día, recuerdo que iba caminando por el zócalo con una amiga. Estaba muy preocupado buscando un nuevo trabajo porque mis ahorros se agotaban y en una de esas vimos un volante de una convención de anime, comics y cultura japonesa que se iba a realizar en el Carolino. No tengo idea de cómo pero algo iluminó mi cabecita diciéndome «tú sabes hacer peluches, los hacías cuando eras niño y a la gente le gustaban».  Le dije a mi amiga: ¿y si pregunto por un espacio para vender? Esa primera vez no me fue muy bien que digamos, pero no me rendí y me decidí a subir la apuesta. Hoy en día mi Kiosko es el que me paga la renta, los servicios, mi comida y la de mis hijos perros”.

Su negocio consiste en realizar peluches personalizados de personajes que serían difíciles de conseguir, como personajes de anime (dibujos animados japoneses), caricaturas, comics o películas. Y recientemente comenzó a hacer peluches de actores y cantantes.

“Cuando era niño mi hermano y yo aprendimos por iniciativa propia a coser y hacer nuestros propios «muñequitos» pues en nuestra ciudad llegaba poco o nada de productos de lo que nos gustaba, no quedaba de otra más que hacerlo nosotros mismos. Hace 17 años atrás jamás me imaginé que lo que comenzó como un hobby hoy en día me mantuviera y fuera mi pasión”.

Alejandro asiste a convenciones dedicadas al mundo del anime y comics y a reuniones de coleccionistas para vender sus productos. Y también cuenta con un servicio de ventas a través de su fanpage en Facebook.

“Este es el negocio de mi vida, le he sufrido, me he estresado hasta casi explotar y me ha llevado a conocer muchísimas ciudades de México, algunas de las que he quedado enamorado. Dispongo de mi tiempo, sé cómo organizarlo y nadie más que yo decide qué hacer y los días que se me ocurre no mandarme me va bastante mal, así que es, o trabajo o trabajo. Tengo muchos planes a futuro para crecer, sólo hace falta disciplina. Quiero llegar a viejo y que este trabajo siga dándome de comer hasta el último día”.

El trabajo del futuro

De acuerdo a la Organización Mundial de Turismo (OIT), las industrias de servicios turísticos han registrado un importante crecimiento económico, lo que devela las nuevas necesidades de una generación joven que busca viajar con frecuencia y que busca experiencias alternativas innovadoras.

Lo mismo sucede respecto a la necesidad y el uso de nuevas tecnologías y, en este caso, las posibilidades de un mercado meta se expanden de los individuos hacia las empresas y las industrias. De acuerdo a una investigación realizada por IBM en el 2012, se afirma que el uso de la información y la analítica en la red dan lugar a una ventaja competitiva para las empresas y así, el desarrollo de aplicaciones en los próximos años para teléfonos inteligentes, irá más allá de los ambientes sociales para aplicarse en la productividad de las empresas. Todo eso posiciona a los ingenieros de sistemas o desarrolladores de aplicaciones en un área laboral de crecimiento acelerado y cada vez más demandado.

Ilustración: shutterstock.com
Ilustración: shutterstock.com

Pablo de Jesús Cano Espinosa es un desarrollador de aplicaciones web (de escritorio) y móviles (para teléfonos inteligentes). Tiene 30 años y estudió Ingeniería en Ciencias de la Computación. Pablo relata cómo fue que se interesó por primera vez en la programación con un tono alegre y emocionado en su voz.

“A finales de la prepa, a los 17, había un software de audio que me gustaba mucho y te permitía ponerle un skin, una personalización de la apariencia del reproductor. Entonces te daban un paquete de desarrollo que tú podías empezar a usar y jugar para hacer tu propio skin. Ahí fue donde me llamó la atención la programación”.

Pablo vive en Puebla pero la mayoría de sus clientes son de México, esto porque considera que su trabajo es menospreciado aún y el pago que ofrecen es mucho menor que en otras ciudades que ya son más consciente de lo necesario que es tener aplicaciones en red para sus negocios u organizaciones.

“Ahorita es demanda absoluta. Todo lo que está funcionando a nivel mundial en cuestión de acceso a información es vía web. Sobre todo en gobierno. No hay otra forma de ser totalmente transparente y dar toda la información que no sea por la web. Aunque para el gobierno todavía no tiene ni le dan el valor necesario”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.