43 y 147 no son sólo números, bordados solidarios con Kenia
Rosa Borrás, artista plástica organiza desde Puebla a bordadores para darle nombre a las personas asesinadas en actos de barbarie
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
14 de mayo, 2015
Comparte
IMG_0755

Foto: Ámbar Barrera

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

El 2 de abril la Universidad de Garissa en Kenia, fue atacada por Al Shabab, organización armada islamista somalí y fueron asesinados al menos 147 personas, la mayoría (142) estudiantes. La noticia fue muy comentada a través de las redes sociales en todo el mundo y desde Kenia, los familiares y las organizaciones reclamaban se nombrara a cada uno de los jóvenes (hermanos, amigos, hijos…) que murieron ese día, pues #147notjustanumber (147 no es sólo un número).

En Puebla, la artista Rosa Borrás organizó el bordado colectivo de cada uno de los nombres de los estudiantes kenianos en un acto de protesta y solidaridad.

– Me conmovió mucho la noticia, me dio mucha rabia y me hizo pensar inmediatamente en México.  Creo que si aquí los estudiantes valen y estamos tan preocupados por los chicos de Ayotzinapa y en general por las víctimas, también podemos solidarizarnos con víctimas de otros países, la distancia no importa ya, sobre todo con las los medios de comunicación que tenemos ahora.

Esta iniciativa, explica la artista, tiene mucho que ver con Bordados por Paz.

– En Kenia empezaron a sacar el hashtag de #147NotJustANumber y justo la exigencia de los papás era que se nombrara a los chicos, que no se volviera una cosa abstracta, de un número, sino que cada vida cuenta. Y ese es precisamente uno de los objetivos de Bordando por la Paz, por eso pensé que bordando el nombre, aunque no los conociéramos, era reconocerlos y un acto de solidaridad para las familias aunque fuera muy remoto.

Rosa Borrás creó un evento en Facebook (Bordamos sus nombres, porque no son cifras #147NotJustANumber) a través del cual convoca a cualquier persona a sumarse a esta acción colectiva. No importa si tienes experiencia bordando o no, el tipo de tela y la forma de bordar es completamente libre, el único requisito es que la tela mida 30 por 10 centímetros.

– El formato es diferente para que al final podamos unirlos y hacer una cobija. Como son tantos nombres, esa cobija mediría 2.5 metros por 1.80. Cada quien puede hacer la ofrenda como quiera, porque finalmente cada pedacito de tela es una ofrenda.

[pull_quote_right]Otra cosa que pasó, es que alguien más de África, a partir de los tuits que hice, empezó a hablar de los 43 y a usar los HT de aquí #YaMeCanse y #TodosSomosAyotzinapa. Entonces en África también hay quien piensa en los chicos de aquí, la distancia no es más un problema.[/pull_quote_right]

Aún faltan muchos nombres por bordar y la gente se sigue sumando al proyecto. Hasta el momento, se han sumado personas de Puebla, Guadalajara, Cuernavaca, entre otras ciudades de México, y también se han puesto en contacto para enviar sus bordados dos colectivos de Argentina y una bordadora de Japón.

Rosa compartió en twitter algunas fotos de los bordados que ya tenía con los hashtags y, hace unos días, alguien en Kenia retuiteo la imagen y agregó una foto de Josephine, que correspondía con el nombre bordado. A partir de eso, Rosa estableció un lazo con personas que conforman una red que trabaja en las universidades de Kenia para poder enviarles la ofrenda final y, como una posibilidad, que sea expuesta en la Universidad de Garissa.

IMG_0757– Otra cosa que pasó, es que alguien más de África, a partir de los tuits que hice, empezó a hablar de los 43 y a usar los HT de aquí #YaMeCanse y #TodosSomosAyotzinapa. Entonces en África también hay quien piensa en los chicos de aquí, la distancia no es más un problema.

Al principio, Rosa estableció el 2 de junio como fecha límite para tener los bordados, sin embargo, debido a que es una lista larga y constantemente está en actualización, ha extendido la fecha indefinidamente en lo que se completan los bordados.

También tiene planes de organizar una o dos bordadas en espacios públicos o en alguna universidad para avanzar más con el proyecto e invitar a más gente. Mientras tanto, mantendrá informadas a todas las personas interesadas por medio de su evento en Facebook y probablemente abra un blog, pues el proceso está resultando ser muy interesante desde el esfuerzo colectivo y la solidaridad.

– Hay que hacer más difusión y sobre todo que la gente sepa que podemos hacer cosas simbólicas como actos solidarios. Lo importante también es generar empatía y comunicación y que la gente pueda participar, sacar la rabia de alguna manera.

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.