Estados podrían tardar décadas en alcanzar desarrollo humano del DF
Fue presentado el Índice de Desarrollo Humano para las Entidades Federativas 2015
Por Lado B @ladobemx
16 de abril, 2015
Comparte
shutterstock_136156490

Foto: Jess Kraft | shutterstock.com

Prensa Ibero

@PrensaIbero

Chiapas podría tardar más de cuatro décadas en alcanzar el índice de desarrollo humano del Distrito Federal, señaló Rodolfo de la Torre, quien presentó el Índice de Desarrollo Humano para las Entidades Federativas 2015 en la Universidad Iberoamericana.

El Índice de Desarrollo Humano para las Entidades Federativas, coordinado por De la Torre, es una estrategia que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realiza desde hace varias décadas para medir el índice de desarrollo humano (IDH) de cada uno de los estados de la República. El IDH está compuesto por tres indicadores: salud, basado en la esperanza de vida de los habitantes; educación, que toma en cuenta los años de escolaridad, e ingreso.

[quote_right]El Distrito Federal es la entidad federativa con el mayor IDH, con 0.830 puntos porcentuales. En cambio, Chiapas cuenta con apenas 0.667 puntos, y se encuentra con un IDH similar al de Gabón.[/quote_right]

El Distrito Federal es la entidad federativa con el mayor IDH, con 0.830 puntos porcentuales. En cambio, Chiapas cuenta con apenas 0.667 puntos, y se encuentra con un IDH similar al de Gabón.

“Chihuahua, por la situación que ha vivido, alcanzaría al Distrito Federal en 200 años. El estado más próximo a encontrarse en los mismos niveles que el DF tardaría 20 años”, aclaró De la Torre.

“En 60 años de avance y de desarrollo, las posiciones no se han movido, y eso significa que existen límites muy fuertes para que las entidades federativas se acerquen y reduzcan las brechas que existen entre ellas. Sí se están reduciendo, pero muy lentamente”, precisó.

Un caso destacado por De la Torre es el de Chihuahua, entidad que ha experimentado una reducción en la esperanza de vida de sus habitantes, sobre todo los jóvenes del sexo masculino, situación que relacionó con la violencia recurrente a la que el estado del norte se ha enfrentado en los últimos años.

De acuerdo con el informe, existen un conjunto de entidades que registraron un retroceso en el índice de salud, calculado por medio de los niveles de esperanza de vida, entre 2008 y 2012: Chihuahua está a la cabeza de ese conjunto, con menos 1.93 puntos porcentuales, seguida por Nuevo León, Sinaloa, Nayarit, Tamaulipas y Coahuila.

El coordinador también enfatizó algunos problemas que existen en torno a los Fondos Regionales. Estos fondos, conocidos como Fonregion, involucran un presupuesto que asciende a más de seis mil millones de pesos, y son aprobados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que las entidades los utilicen en infraestructura, salud y educación. De acuerdo con De la Torre, se ha establecido que 50 por ciento de los municipios con mayor nivel de marginación cuentan con preferencia para el Fonregion.

La edición más reciente del reporte a su cargo, ha reportado que los presupuestos para las entidades no se dirigían a los municipios que más lo requerían, ni a los proyectos prioritarios en cuestión de dimensión y necesidades.

“En 2013, clasificamos a los municipios con un índice de desarrollo humano muy alto, alto, medio, bajo. En el caso de Nayarit, por ejemplo, 68 por ciento de los proyectos que se están financiando por medio de este fondo se encuentran en los municipios con un IDH alto y muy alto. No se destinan recursos a los municipios con IDH bajo y muy bajo”.

Agregó que los estados asignan montos todavía muy reducidos al ámbito educativo. Señaló que el PNUD ha presentado el informe a la SCHP, y espera que se ejerzan acciones al respecto.

Por su parte, la doctora Graciela Teruel, académica de la Universidad Iberoamericana y actual directora del Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social, realizó algunos comentarios al informe.

Teruel, quien estuvo a cargo de la Encuesta Nacional sobre Niveles de Vida en los Hogares (Ennvih), aseguró que el IDH se ha consolidado como un instrumento muy útil para el avance y desarrollo de un país, y para la evaluación de sus políticas públicas, pero identificó algunas áreas de oportunidad de mejoramiento de la escala: concretamente, en los ámbitos de salud y educación.

“En el caso de la educación, puedes contar con mayores años de escolaridad, pero esto no significa que esa educación sea de mayor calidad. Aunque los años de escolaridad han aumentado, sobre todo en el entorno rural, continúan los mismos bajos resultados en los exámenes de rendimiento y de aprendizaje”, expresó.

Con respecto a la salud, consideró que utilizar como base únicamente la esperanza de vida deja de lado las condiciones y la calidad de vida de los habitantes. De igual modo, recordó que la evaluación en la efectividad de las políticas públicas funcionaría mejor si se realiza en un mediano plazo, y se debería indagar con más profundidad en las categorías que miden los niveles de pobreza y marginación en una entidad.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx