En Cholula, el presidente construye y el Inah destruye

En Cholula, el presidente construye y el Inah destruye

Foto: Aranzazu Ayala
Foto: Aranzazú Ayala
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

En 1993 se decretó a la Pirámide de Cholula, el cerrito y el Santuario de la Virgen de los Remedios y varias calles alrededor como zona protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) por su riqueza histórica, arqueológica y antropológica. Pero dentro del polígono de prioridad establecido en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, artísticos e históricos está una vivienda propiedad del presidente municipal de San Andrés Cholula, Leoncio Paisano Arias, quien está violando lo establecido en la legislación.

Aunque la ley determina que no se puede construir dentro de la zona protegida, la vivienda, que es la única que se ve desde la cima del cerrito que cubre la Gran Pirámide de Cholula, ha duplicado su construcción de 2009 a la fecha. Los integrantes del movimiento Cholula Viva y Digna, quienes se han opuesto a la construcción del parque intermunicipal/ de las 7 culturas, en los campos que rodean la pirámide, justo en el primer polígono, mostraron fotografías donde se marca la zona supuestamente protegida y donde se ven los avances de la construcción de la vivienda del edil, y de los trabajos actuales de remodelación o mantenimiento pues hay presencia de albañiles en la casa ubicada en la esquina de la 3 norte y la 12 poniente 

En las imágenes que mostraron los Ciudadanos por una Cholula Viva y Digna y el Consejo Académico Ciudadano por la Integridad de Cholula se ve primero el mapa oficial del Inah, de la declaratoria federal de zona protegida de 1993. En una imagen de la vista área de la propiedad de Paisano, con fecha de 2009, se ve el terreno con sólo la mitad de lo que hay ahora construido, y para el 2014 otra imagen muestra la parte suroeste ya con una nueva edificación. El resto de las fotos señalan claramente la propiedad del edil dentro del polígono de prioridad, y otras más de albañiles construyendo la casa que cada vez es de mayor tamaño. 

Josué Xicale, hijo de Adán Xicale, uno de los presos políticos de Cholula y de las figuras más visibles del movimiento que comenzó hacia mediados de 2014, dijo que el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee) es el encargado de la ejecución del proyecto. Éste ahora se llama “Obras de mejoramiento urbano, deportivo, de esparcimiento y sustitución de calle, banquetas y andadores en espacios públicos de Cholula”, cuyo trazo no toca ni afecta el terreno de Leoncio Paisano.

Además de la denuncia de que el primero en estar violando la ley es el propio edil del municipio –que es uno de los primeros donde inició el programa “Cruzada Nacional contra el Hambre”, por sus altos índices de marginalidad–, los antropólogos Julio Glockner y Ana María Ashwell reiteraron lo que llevan meses diciendo, que las autoridades estatales del Inah han desprotegido la zona ancestral y la han dejado a la merced de continuas obras y remodelaciones que poco a poco han acabado con vestigios históricos y culturales. Ashwell dijo que hasta hoy no se conoce lo que es Cholula en su totalidad, “porque el Inah ha abandonado la ciudad”. Y la parte principal de la pirámide, llamada gran edificio, está ya cuarteado.

Recordó que el Santuario de los Remedios ya se ha caído dos veces, la última en 1999; “estamos ya en un edificio colapsado”, dijo a los reporteros, activistas y turistas que se acercaron a escuchar. 

Julio Glockner enfatizó que no son los investigadores del Inah, sino sus dirigentes –principalmente el encargado estatal, Francisco Ortiz Pedraza– y la burocracia del instituto los que han permitido la destrucción de Cholula.

Desde el atrio de la iglesia de la Virgen de los Remedios, cuya bajada es un pilar cultural de más de 40 pueblos de la zona de Cholula y del volcán Popocatépetl, los activistas y especialistas mostraron varias cestas con tepalcates, trozos de cerámica, vasijas y artefactos encontrados apenas a los pies del cerrito.

cholula_ara02
Foto: Aranzazú Ayala

Durante las obras de remodelación de acoquinamiento de la avenida 14 sur que conecta a San Andrés con San Pedro y cambia de nombre llegando al municipio vecino, y pasa a un lado de la pirámide, los ciudadanos encontraron numerosos vestigios prehispánicos. Si bien algunos estaban fragmentados, otros eran bastante grandes y con decoraciones como grecas y dibujos, lo que demuestra, dijeron, que pertenecían a piezas más grandes.

Al sacarlos de donde estaban por remover la tierra para remodelar y construir están descontextualizando, lo que significa que se pierde la posibilidad de saber la historia de estos objetos y de investigar qué estaba pasando cuando fueron hechos. Y eso fue hallado en una remoción casi superficial, comentaron, mencionando que debajo de la tierra hay mucho más, y mientras más profundo se cave se pueden destruir más cosas, como los pisos de adobe prehispánico que fueron removidos en las recientes construcciones en la esquina del polígono de protección. 

Julio Glockner explicó también que hay dos formas de descontextualización arqueológica: una es removiendo y sacando las cosas de su lugar, y la otra es irrumpiendo directamente en el sitio con nuevas construcciones, tal y como está ocurriendo alrededor de la pirámide con calles que, dicen, serán para automóviles, y una reja que rodaría todo el parque.

Un paso hacia la libertad

La lucha de los cholultecas en defensa del territorio ancestral y las tradiciones religiosas han tenido como resultado cuatro presos políticos –dos de ellos, Primo y Albino Tlachi, en libertad desde hace poco– y diez ciudadanos escondidos por supuestas órdenes de aprehensión giradas en su contra por los mismos delitos por los que siguen en la cárcel Adán Xicale y su hijo Paul: motín, privación ilegal de la libertad y daños a las vías de comunicación. Pero hoy, cuatro de ellos ya caminan sin miedo otra vez. Karina Pérez Popoca, Roberto Formacio Ramírez, Braulio Coyopol Teutle y Arturo Huello Tlapatotoli ganaron amparos a su favor y ahora “ya pueden gozar de su libertad”, dijo Josué.

Pese a que hubo un tiempo de relativa calma y silencio en torno al tema de Cholula, los ciudadanos siguen siendo hostigados. Xicale dijo que muchos tienen miedo de decir públicamente lo que les pasa, pero se han acercado a Cholula Viva y Digna para contar que cuando han ido a pedir apoyos para la iglesia al presidente municipal, él les ha mostrado fotos de ellos en las marchas, manifestándose en contra de su gobierno. “Mucha gente sí nos ha dicho que al irlo  a ver (a Paisano) él les ha dicho, ¿así quieres que te ayude? Si estás en las marchas, y les saca las fotografías”. Mientras siguen a la espera de la resolución de los amparos que faltan y de saber el destino de los dos presos cholultecas, este viernes 17 de abril harán un evento en San Pedro Cholula, conmemorando el Día del Preso Político.

Al hablar de la libertad llegó Roberto Formacio, una de las personas que tuvieron orden de aprehensión, entre aplausos y un par de abrazos. Después de seis meses de ausentarse del movimiento, está de vuelta, y dijo en plural que están preocupados por el “estado dictatorial” que se vive en la entidad. 

4 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.