Ofrecen retrospectiva de Teresa Serrano, una artista tardía
Por primera vez un museo en su país natal dedica una mirada a los 38 años de labor artística de esta creadora
Por Josué Cantorán @josuedcv
19 de marzo, 2015
Comparte
Foto: Mayra Guarneros

Foto: Mayra Guarneros

Josué Cantorán

@josuedcv

Teresa Serrano reconoce que empezó tarde. Nacida en México en 1936, no fue sino hasta finales de los años 70 que se asumió como artista y comenzó a producir. Primero vendría obra realizada desde los soportes más tradiciones, como la pintura, pero, tras su decisión de mudarse a Nueva York en 1982, la creadora se vería influenciada por las vanguardias más conceptuales que la llevarían a trabajar con instalaciones y videos.

Justo es este último cuerpo de obra el que ha dado a Serrano el renombre internacional como una de las artistas contemporáneas nacidas en México más importantes, y por primera vez un museo en su país natal dedica una retrospectiva a los 38 años de labor artística de esta creadora.

La exposición “Teresa Serrano”, a inaugurarse este sábado a las 12 horas en el Museo Amparo –2 Sur 708, Centro Histórico, Puebla–, comprende un centenar de piezas que abarcan técnicas desde la pintura, la fotografía, la instalación, el video y la escultura producida no desde los materiales más usuales.

Foto: Mayra Guarneros

Foto: Mayra Guarneros

Si bien Teresa Serrano admiraba desde joven el trabajo de pintores como Caravaggio y Velázquez, y más tarde de Picasso, el punto de quiebre en su vida fue cuando asistió a una magna exposición de Max Ernst en París. Ahí fue testigo de la enorme cantidad de proyectos que el artista alemán había concebido, muchos de los cuales escapaban de los conceptos tradicionales del arte.

–Él no se limitó. Hizo lo que quiso –recuerda la artista–. En ese momento, que yo empezaba a pensar que podía ser artista, porque ya estaba pintando y dibujando, me dije: “si yo llego a ser artista, debo ser como él, empecé muy tarde y no me voy a reprimir, voy a hacer lo que me dé la gana”.

Y lo que siguió, después de su llegada a Nueva York, fue su encuentro con el arte de la ruptura. En alguna galería, una instalación realizada con pigmentos que olía a chile y a curry la dejó sorprendida y la obligó a indagar en estas nuevas formas de creación artística.

Así, las piezas que Teresa Serrano produjo ya en los años 90 tienen como tema central la fertilidad, pues fue justo después de su divorcio cuando la artista comenzó a producir, y fueron los temas familiares y su entorno más próximo los que le brindaron la inspiración. De esta etapa pueden verse en el museo esculturas realizadas con hierro y espejos que asemejan úteros, o en las que se puede interpretar la relación de la artista con sus hijas.

[pull_quote_right]Ya no sé cómo expresar poéticamente esta violencia que estamos viviendo, ya creo que no hay manera, o por lo menos mi parte intelectual no me está dictando una lógica o una forma de expresión que no sea la violencia tal como es.[/pull_quote_right]

Poco a poco, Teresa Serrano comenzó a interesarse por los temas más políticos y por abordar desde su óptica poética los distintos estereotipos de género que deben cumplir las mujeres para estar acordes con lo que la cultura o la sociedad esperan de ellas.

Es el caso de la industria de la moda. Basándose en diseños de los más influyentes modistas de Europa, como Balenciaga y Dior, Teresa Serrano ha realizado pinturas con las que busca criticar los estrictos cánones corporales que se exige a la modelos en cuanto a altura, peso y características físicas.

Otro de los temas centrales de Teresa Serrano son las religiones, pues la artista considera que las fricciones entre las tres ideologías monoteístas más difundidas en el mundo –cristianismo, judaísmo, islamismo– han sido las causantes de las guerras más cruentas de la historia, lo que la convocado a explorar, a través de piezas conceptuales, estos tópicos.

Foto: Mayra Guarneros

Foto: Mayra Guarneros

Si bien Teresa Serrano nunca ha dejado de lado la reflexión sobre temas sumamente controversiales, como la violencia, la guerra y la pederastia, la violencia que vive México actualmente ha sido tal que, reconoce, no ha sabido cómo abordarla y se ha dedicado en años recientes al abordaje de otros temas, como el lenguaje escrito.

–Me siento rebasada –dice al respecto–. Ya no sé cómo expresar poéticamente esta violencia que estamos viviendo, ya creo que no hay manera, o por lo menos mi parte intelectual no me está dictando una lógica o una forma de expresión que no sea la violencia tal como es.

La muestra retrospectiva, curada por Berta Sichel, estará acompañada de un catálogo donde plumas como las de Gela Segovia, Raphael Rubinstein, Maarten Bertheux, Karen Cordero Reiman, Eugenio Valdés Figueroa, Raúl Zamudio y Marian de Abiega Forcen.

Para la historiadora del arte Karen Cordero, la obra de Serrano es innovadora en lo plástico y estético, pero es además comprometida con los temas sociales de los que habla, como la ecología y la violencia de género.

Comparte
Josué Cantorán