La ley contra la discriminación, la peor iniciativa de la pasada legislatura:...

La ley contra la discriminación, la peor iniciativa de la pasada legislatura: CEEY

Foto: Es Imagen
Foto: Es Imagen
Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Si algo hizo mal, especialmente mal, la legislatura pasada fue legislar en torno a la justicia social. A esa conclusión llegó el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) al revisar y analizar el trabajo conjunto de los diputados que ocuparon las curules en el palacio morisco de la 5 poniente entre 2011 y 2013, pues en el rubro apenas lograron una calificación de 1.7 sobre 10 puntos posibles.

De ese paquete legislativo sobresale la iniciativa de ley contra la discriminación que propuso, cabildeó y empujó José Juan Espinosa Torres, hoy presidente municipal de San Pedro Cholula. La iniciativa del entonces legislador naranja fue calificada por el panel de expertos que convocó el CEEY como una “ley pobre en contenido, y difícilmente exigible, da luz verde a los entes públicos para que en absoluta impunidad discriminen, especialmente a nivel municipal”.

La iniciativa convertida en ley recibió una calificación de 0.9, convirtiéndose de paso no sólo en la peor calificada de los tres años que duró la pasada legislatura, sino en la que ha recibido el rango más bajo de todas las analizado el centro desde su creación en el 2005, tanto a nivel nacional como a nivel local.

Es una ley pobre en contenido, y difícilmente exigible, da luz verde a los entes públicos para que en absoluta impunidad discriminen, especialmente a nivel municipal

En términos generales el tercer año del pasado Congreso, que estuvo encabezado por el panista Mario Riestra Piña, –el primero de la alternancia política y el que acompañó a la administración de Rafael Moreno Valle–, fue el peor de todos pues obtuvo una valoración de 4.2 puntos sobre 10 posibles. Se trata de la calificación más baja de los tres años que duró el periodo, pues de 6.3 puntos obtenidos en el primer año se pasó a 6 para el segundo hasta llegar a la calificación más baja de todas.

El informe que fue presentado en días pasados también señala que la legislatura que se conformó en la elección de 2010, en el mismo proceso en el que triunfó la coalición que llevó al triunfo a Moreno Valle, fue de una cohesión y conceso en las votaciones, incluso entre los grupos opositores como el PRI, que puede asociarse a la falta de independencia, “y con una afrenta en la división de poderes, ya que fue difícil percibir con claridad las divisiones ideológicas o la división entre gobierno y oposición en el Congreso”.

Una norma que claramente fracasará

En junio de 2013, unos días antes de que se aprobara la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Estado de Puebla, el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) lanzó la alerta, la propuesta de ley que fue avalada en comisiones unidas de Gobernación y de Derechos humanos era “imperfecta, poco clara e insuficiente”.

En su análisis el Odesyr ennumeraba siete fallas básicas en el dictamen aprobado, fallas que tenían que ver con ley confusa, que no consideraba la creación de un organismo rector como sucede con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, y que no atendía “a la prevención ni a la erradicación de la discriminación de manera eficaz, eficiente ni bastante”.

Dos años después el panel de expertos convocado por el CEEY le da la razón al Odesyr.

“La presente iniciativa aprobada carece de un trabajo parlamentario serio, una falta de contextualización y una nula identificación de políticas públicas posibles a partir de su aprobación. (…) los especialistas coincidieron en que faltó disposición del propio Congreso de plantear el derecho a la no discriminación como un derecho humano, efectivamente exigible y no sujeto a la voluntad de los ente públicos y su disponibilidad presupuestaria”.

En términos generales el tercer año del pasado Congreso, que estuvo encabezado por el panista Mario Riestra Piña, fue el peor de todos pues obtuvo una valoración de 4.2 puntos sobre 10 posibles. Se trata de la calificación más baja de los tres años que duró el periodo, pues de 6.3 puntos obtenidos en el primer año se pasó a 6 para el segundo hasta llegar a la calificación más baja de todas.

Y agregan: “la decisión de abandonar la creación de un Consejo Estatal, en opinión de varios especialistas, fue un error y habría bastado con conocer las experiencias vividas en otras entidades federativas para saberlo. La aprobación de una ley con estas características significa un paso atrás en la agenda política antidiscriminatoria a nivel nacional, y ni siquiera fue posible constatar que el autor de la iniciativa original, el diptuado José Juan Espinosa Torres, subiera a tribuna a defender su postura”.

“Se trata de una legislación que asume que son los ciudadanos quienes tienen que ajustarse a lo que establece la ley, o lo que puede o quiere darle el Estado, y no al revés. Lo anterior se traduce en una norma ajena a las necesidades de la ciudadanía y una norma que claramente fracasará”.

1 COMMENT

  1. […] Para el colectivo LGBTTTI las omisiones, el desprecio y la deliberada indiferencia del Estado y las instituciones, se observan claramente en este caso y en muchos más. Por ejemplo, la Ley para Prevenir y Erradicar la Discriminación llegó al congreso desde 2012 pero fue hasta 2015 que el Diario Oficial de la Federación publicó su Reglamento, tan sólo para ser calificado por organizaciones expertas como la peor iniciativa de la legislatura. […]

Leave a Reply