Estudiante de la BUAP diseña sistema ahorrador de agua potable
Ángel David Barranco Vergara, estudiante de la FCE, diseñó un sistema que permite reutilizar las aguas grises para uso doméstico
Por Lado B @ladobemx
25 de marzo, 2015
Comparte

avidarranco

Lado B

@ladobemx

En la Feria de Proyectos 2012, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE), fue uno de los estudiantes premiados. Más tarde, con la asesoría del doctor Sergio Vergara Limón, investigador de esa unidad académica, mejoró su diseño.

En 2014, su proyecto estudiantil fue elevado al rango de solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), con el número MX/a/2013/011502 y el nombre “Sistema de recolección para uso en aguas grises”. Su autor: Ángel David Barranco Vergara, alumno del octavo cuatrimestre de la Licenciatura en Electrónica de la BUAP.

La idea nació de un hecho doméstico pero trascendente: una familia de cuatro personas gasta entre 20 y 25 metros cúbicos de agua al mes, en promedio; una importante cantidad de tal consumo es desperdiciada al pasar de la llave al drenaje.

Para solucionarlo, Ángel David Barranco Vergara, estudiante del octavo cuatrimestre de la FCE de la BUAP, diseñó un método que permite reutilizar las aguas grises para uso doméstico y disminuir hasta en 50 por ciento el consumo de este recurso: el “Sistema Ahorrador de Agua Potable”, por el cual se reciclan el agua que se utiliza en lavabos, lavadora y regadera, así como de lluvia.

[quote_right]“Dejar abierta una llave durante un minuto representa un desperdicio de siete litros, la gente normalmente espera este tiempo para que se caliente el agua al momento de bañarse, o mientras se lava los dientes…»[/quote_right]

“Dejar abierta una llave durante un minuto representa un desperdicio de siete litros, la gente normalmente espera este tiempo para que se caliente el agua al momento de bañarse, o mientras se lava los dientes. Además, una lavadora utiliza en promedio 40 litros por carga, dependiendo del tamaño, pero el agua de la última enjuagada, casi limpia y con poco detergente, se va directo al caño sin aprovechar al máximo su uso”, explicó.

El sistema consiste en adaptar una nueva tubería sencilla en la casa, para capturar el agua de lluvia, así como conectar el lavamanos del baño, la regadera y la lavadora a un tinaco o cisterna alterna, dependiendo del tamaño de la vivienda, que a su vez está conectado con el inodoro y con alguna llave externa localizada en el patio o jardín.

El agua corre por las tuberías hasta llegar a unos filtros y posteriormente es almacenada dentro del depósito, esto permite tener una reserva de agua reciclada que puede ser utilizada para uso doméstico, como lavar el coche, el patio, regar el jardín o utilizar el inodoro, lo que representa un ahorro aproximado de entre dos y tres metros cúbicos de agua a la semana. Para que este ahorro se vea reflejado en su totalidad es indispensable que la casa cuente con un inodoro ahorrador, es decir que no gaste más de tres litros de agua para fluidos y seis litros para sólidos.

Prototipo y registro de patente

La idea de crear este sistema surgió a raíz de un proyecto que tenía que presentar en dos de sus materias, así como de la necesidad de crear nuevos métodos de ahorro de agua para uso doméstico. Si bien él es el autor del proyecto, relató que fue de gran valía la ayuda de sus compañeros de la carrera, para ser presentado en la Feria de Proyectos 2012 de la Facultad de Ciencias de la Electrónica.

Este primer prototipo consistió en dos pequeños contenedores, unidos por unas llaves, que simulaban el tinaco y la caja de baño del inodoro, en uno de ellos se colocó la regleta con los sensores que estaba conectada al tablero electrónico y el agua subía gracias a una pequeña bomba instalada.

Gracias a la asesoría del doctor Sergio Vergara Limón, profesor investigador de la FCE de la BUAP, la idea fue mejorada al añadirle un proceso de recolección de agua de lluvia. De este modo, en 2014 se tramitó la solicitud de registro de patente ante el IMPI, con el número MX/a/2013/011502, con el nombre “Sistema de recolección para uso en aguas grises”.

Sistema de filtración

Las aguas grises se reciclan mediante un proceso sencillo de filtrado que se encarga de eliminar los sólidos, malos olores, bacterias y jabón. El uso de jabones y químicos de limpieza biodegradables ayuda a que el sistema de filtración sea más eficiente, pues al no contener sosa, amoniaco, solventes de grasa, las aguas están libres de sustancias nocivas para el medio ambiente.

El sistema está compuesto por dos filtros autosuficientes de fácil limpieza, uno para aguas pluviales y otro para aguas grises, los cuales están armados con un tubo de PVC de seis pulgadas, reductores de una pulgada o de tres cuartos, mallas, arena, carbón activado y cápsulas porosas de cerámica.

El agua de lluvia debe ser filtrada, ya que si sólo se almacena se descompone y genera hongos debido a todas las bacterias contenidas en el medio ambiente, explicó su autor. Posteriormente se almacena dentro del depósito, que puede ser menor de 80 litros si se coloca en el baño y no mayor de 200 litros si en la azotea, donde gracias a unas pastillas de cloro contenidas en su interior concluye el proceso de eliminación de bacterias.

Barranco Vergara explicó que este sistema ahorrador de agua es automático, ya que cuenta con unos sensores eléctricos establecidos en el tinaco que indican la cantidad de agua que se está almacenando y que se encarga de controlar las electroválvulas, para depositar el agua reciclada cada vez que se necesita.

“Los sensores son pequeños clavos puestos sobre una regleta adherida al contenedor, separados por medio centímetro en posición horizontal, los cuales al ser mojados por el agua jabonosa producen un pequeño corto circuito que es registrado en un tablero electrónico”. Este tablero, agregó, permite hacer el cálculo de la cantidad de agua que se consume y del ahorro total por mes. Asimismo, controla las válvulas eléctricas para el paso de agua reciclada o potable.

Ángel David Barranco Vergara experimenta gran satisfacción por este logro. Sobre todo, porque –dice- “es necesario que exista una conciencia sobre el uso del agua, porque si no la ahorramos se acabará en muy poco tiempo y generará un problema mundial; es por eso que me siento muy satisfecho de contribuir a reducir este problema”.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx