Agreden granaderos a indígenas de San Francisco Magú para despojarlos del bosque y del agua
Más de cien granaderos y grupos de choque, agredieron a otomíes del poblado de San Francisco Magú con la intención de arrebatarles la administración de agua potable y la delegación
Por Lado B @ladobemx
09 de marzo, 2015
Comparte
bosque

Foto: Desinformémonos.

Desinformémonos

@Desinformemonos

Más de cien granaderos y grupos de choque, agredieron a otomíes del poblado de San Francisco Magú, Estado de México, el pasado domingo ocho de marzo, con la intención de arrebatarles la administración de agua potable y la delegación, ambas regidas por usos y costumbres.

La comunidad otomí de unos 15 mil habitantes ubicado en San Francisco Magú, municipio de Nicolás Romero, Estado de México, se ha caracterizado por la defensa de sus instituciones administrativas, regida por usos y costumbres, que sustentan además su autonomía política, económica y territorial.

Desde el 2013 los otomíes han intentado impedir que se lleve a cabo el proyecto inmobiliario “Bosques del Paraíso” de la empresa Merket Construcciones S.A. de C.V, que el apoyo del gobierno municipal y estatal pretenden construir una serie de proyectos carreteros y urbanísticos en el bosque otomí de esta entidad.

El gobierno estatal y federal ha usado a la fuerza pública y grupos de choque para evitar que se lleven a cabo las asambleas y generar un ambiente de tensión entre los pobladores.

El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL), denunció que varias mujeres del pueblo sufrieron agresiones sexuales por parte de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), además golpearon a Francisco Nónigo, Delegado Indígena y a Berenice Sánchez, Presidente Suplente del Consejo de Participación Ciudadana, quienes se han caracterizado por defender la autonomía, usos y costumbres del pueblo.

El grupo de choque con filiación priista, golpearon a los indígenas y hurtaron de la delegación dinero y documentos del Comité de Agua Potable y al Consejo de Participación Ciudadana (COPACI), entre otros bienes materiales, informó CDHZL.

Imposición de proyectos

El proyecto inmobiliario “Bosques del Paraíso” está actualmente en su fase de preparación del lugar, en el que se pretende construir alrededor de 10 mil viviendas en 184 hectáreas. La urbanización del bosque otomí, resaltó el centro de derechos humanos, pondría en peligro la cultura y formas de vida del pueblo indígena, además del daño ambiental.

El bosque tiene gran importancia ambiental por albergar una gran diversidad de fauna y flora, además de recargar los mantos freáticos de la región de la Cuenca de Tepotzotlán.

El gobierno local otorgó los permisos para la ejecución de la obra urbanística como un “aprovechamiento sostenible del bosque”, pero en realidad busca talar y destruir el bosque, denunció el Frente de Pueblos Sin Bosques no hay Paraíso.

El proyecto considera la perforación de un pozo para la extracción de agua para consumo humano de las más de 10 mil viviendas contempladas en la obra y la apertura de cuatro carriles al interior del fraccionamiento. En esta zona existe la presa Los Pinos que abastece de agua de riego y uso doméstico que proviene del canal de Cuamantlal.

En el año 2013 una delegación nombrada por las autoridades tradicionales de San Francisco Magú, denunció ante el relator de las Naciones Unidas (ONU), James Anayala, las amenazas que representa el proyecto inmobiliario sobre su bosque.

El CDHZL señaló que las organizaciones sociales y civiles estén alertas ante cualquier agresión con el pueblo otomí para poder garantizar el respeto a su autodeterminación y a sus usos y costumbres.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx