Nuevo Reglamento de Tránsito, el primer paso hacia una movilidad eficiente
Si bien le da prioridad al peatón, por sí mismo no resuelve las deficiencias en infraestructura urbana y educación vial de la ciudad
Por Josué Cantorán @josuedcv
15 de febrero, 2015
Comparte
Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

Josué Cantorán

@josuedcv

El recién aprobado Reglamento de Tránsito y Movilidad para el municipio de Puebla, que en su redacción plantea cambios radicales en cuanto a la concepción de la movilidad urbana, representa sólo el primer paso en un largo camino hacia la construcción de una ciudad con movilidad eficiente, pues por sí mismo no resuelve las deficiencias en infraestructura urbana ni educación vial arraigadas en esta urbe.

La nueva normativa, aprobada el pasado 5 de febrero por unanimidad de todas las fracciones políticas que componen el Cabildo poblano y que entrará en vigor a mediados de este año, seis meses después de su publicación, abriría la puerta a la implantación de un diseño urbano adecuado y que focalice su atención en los peatones, los sujetos más vulnerables dentro la jungla de concreto.

Así lo considera el regidor Adán Domínguez, presidente de la Comisión de Movilidad Urbana en el Cabildo local y principal promotor de estas reformas, pues, dice, para eficientar la movilidad deben mejorarse tres aspectos: el reglamentario, la infraestructura y el educativo o cultural.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

El cambio de normativa sólo resolvería el primer aspecto, de corto plazo, el cual deberá complementarse con medidas de mediano y largo aliento que incluso vayan pensadas más allá de la actual administración municipal, considera el regidor panista.

Y en eso coinciden los integrantes del Consejo Ciclista Poblano, quienes califican las reformas como “un gran paso para lograr una Puebla más humana y segura”, pero apuntan que seguirán haciendo falta constantes mejoras de infraestructura urbana para que el nuevo reglamento surta efecto en la realidad.

Priorizar al peatón

El punto de mayor relevancia en cuanto a la nueva normativa municipal es que por primera vez se reconoce al peatón como el elemento de mayor importancia en la jerarquía de la movilidad, lo que en teoría garantiza su derecho de preferencia sobre unidades de transporte público y automóviles particulares.

Esto se debe, explica el regidor Adán Domínguez en entrevista con Lado B, a que son los peatones quienes resultarían con mayores daños en caso de tener un accidente en la vía pública, por lo que la protección de su seguridad resulta más urgente.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

De manera que los peatones serán siempre los elementos que tengan preferencia de paso. Esto quiere decir que cuando las luces de tránsito den paso al mismo tiempo a una línea de automóviles y otra de peatones, serán estos últimos quienes tengan el privilegio de hacerlo primero. De la misma forma, será el automóvil el que deba detenerse si al dar vuelta continua a la derecha o salir de un estacionamiento o cochera hay un peatón transitando.

Asimismo, los peatones tendrán ahora una serie de obligaciones, entre las que se incluyen el cruzar las calles sólo en las esquinas o lugares destinados para ello, o hacerlo a través de puentes peatonales, en caso de que los haya, excepto cuando sus condiciones físicas se lo impidan.

Y el resto de la pirámide de preferencia quedaría de la siguiente forma:

  • Peatones
  • Ciclistas
  • Usuarios de transporte público
  • Prestadores del servicio de transporte público
  • Prestadores del transporte de carga
  • Usuarios del automóvil particular

A decir del regidor entrevistado, estos cambios fueron propuestos por organizaciones ciudadanas, asociaciones civiles, universidades y cámaras empresariales luego de una serie de foros a donde fueron convocados justamente para discutir estos temas.

–Con el reglamento de tránsito –afirma Armando Amaro, integrante de la comisión de comunicación de Cadena– se dio un paso enorme que no se había dado antes en cuanto a legislaciones a favor de la movilidad porque por primera vez se está dando su lugar a los más vulnerables, en este caso los peatones y ciclistas.

Sigue faltando infraestructura, coinciden

Si bien los cambios a la normativa municipal han sido bien recibidos por organizaciones dedicadas a la movilidad, como el Consejo Ciclista Poblano (Cadena), también se reconoce que no será sin significativas mejoras a la infraestructura urbana como estos cambios puedan llevarse a cabo de forma eficiente, pues el solo hecho de estar escritas en papel no garantiza su eficacia.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

Por medio de un comunicado, enviado el día de la aprobación del reglamento, la organización asveró: “Sin infraestructura vial que asegure la integridad física de los más vulnerables al moverse, no habrá ley que en la práctica los proteja”.

Como ejemplo, Cadena menciona las vueltas continuas a la derecha, pues con la pobre cultura vial que se tiene en la ciudad, lo que se espera en la realidad es que los automovilistas no se detengan ni respeten el derecho de preferencia que en teoría han ganado los peatones.

Por su parte, Adán Domínguez admite que el reglamento es sólo el primer paso hacia crecientes eficiencias en la movilidad, pues las mejoras en educación y cultura vial se entienden como metas a mediano y largo plazo.

–Obviamente esto tiene que ver con cultura y educación –dice el regidor–, tendremos que trabajar mucho en eso. Para que haya buena movilidad en la ciudad es necesario trabajar en tres ámbitos: primero el ámbito reglamentario, que ya está trabajado con el reglamento nuevo; segundo, el ámbito de infraestructura, que haya ciclovías, calles en buenas condiciones, zonas peatonales, banquetas en buenas condiciones, pasos a nivel para peatones, semáforos peatonales, etcétera; la tercera parte es el ámbito educativo y cultural. Si conjuntamos esos tres ámbitos lograremos tener una movilidad muy buena en la ciudad, pero es un trabajo de corto, mediano y largo plazo.

Al respecto, Armando Amaro, indicó en entrevista con este portal que la infraestructura que más se necesita en la ciudad es aquella que esté destinada a los peatones, como banquetas con accesibilidad, pues en muchas de ellas se ha detectado que parabuses u otro mobiliario impiden el paso a personas con discapacidad.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

El regidor Adán Domínguez agregó a este respecto que la Secretaría de Infraestructura municipal destinará un recurso de más de 200 millones de pesos para el mejoramiento de vialidades y sus banquetas.

Además, aseguró que en el Cabildo se trabaja en la redacción de una norma técnica de diseño e imagen urbana (Comisión de Desarrollo Urbano) y en la implantación de pasos a nivel y reductores de velocidad en zonas escolares y hospitalarias (Comisión de Infraestructura), lo cual fortalecerá lo que se ha resuelto en el Reglamento de Tránsito.

Promoción del reglamento

Para que todo cambio de normativa funcione, hace falta que la ciudadanía se entere de dichas modificaciones. Y ya que este reglamento afecta a todo aquel que habita y se mueve por la ciudad, hace falta que toda la ciudadanía lo conozca.

Como la normativa entrará en vigor seis meses después de su publicación, se da un tiempo suficiente para iniciar una campaña de conocimiento, así como el tiempo necesario para que el personal de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) se capacite en la nueva normativa, según considera el regidor Adán Domínguez.

–¿Cómo se hará saber a la ciudadanía que en seis meses va a cambiar el reglamento y habrá reglas diferentes? –se le preguntó.

–Bueno, seguiremos trabajando en la promoción de este reglamento. El alcalde Tony Gali ya dio la instrucción para que se hagan reglamentos de bolsillo. Estaremos entregándolos, regalándolos y es importante decir que estaremos con los medios dando a conocer poco a poco. Tendremos seis meses para darlo a conocer con campañas de conocimiento e información.

No obstante, desconoce cuál dependencia u oficina del Ayuntamiento se hará cargo de dicha campaña.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

Se ha detectado, sin embargo, que en las unidades del transporte público ya existe al menos la petición a sus usuarios a que respeten los lugares permitidos para hacerles paradas, pues las sanciones para los conductores que las incumplan han aumentado, quedando entre 80 y 100 salarios mínimos.

Otros cambios en el reglamento

Uso de terminales bancarias por agentes de Tránsito: el reglamento abre la posibilidad para que los policías de Tránsito cuenten con una terminal bancaria a través de la cual el infractor pueda realizar de forma inmediata el pago de su multa.

Homologación federal del alcoholímetro: los operativos de alcoholímetro estarán sujetos a las disposiciones de la Norma Oficial Mexicana en la materia. Eso significará que el grado de alcohol permitido para conducir será de 0.07 miligramos por litro.

Paradas del camión sólo en lugares dispuestos para ello: si bien desde la normativa vigente actual las unidades de transporte público podían realizar paradas para subir o bajar pasajeros sólo en lugares destinados para ello y sólo en el carril de extrema derecha, la sanción a quien incumpla dicha disposición se fijará entre 80 y 100 días de salario mínimo.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

Nuevas conductas que serán sancionadas

Automovilistas que atropellen peatones: multa de entre 80 y 100 días de salario mínimo.

Quienes insulten a agentes de Tránsito: multa de 12 a 20 días.

Increpar al peatón: multa de 2 a 4 días.

Invadir la ciclovía o transitar en ella en coche: multa de 2 a 4 días.

Avanzar en una intersección cuando no haya espacio para hacerlo por completo y bloquear el tráfico: multa de 8 a 12 días.

Transitar a más de 30 kilómetros por hora en zonas de tránsito lento (afuera de escuelas, parques, centros comerciales y en el Centro Histórico): multa de 12 a 20 días.

Comparte
Josué Cantorán