Fatiga mental, la gran enemiga de la productividad
Según cifras del IMSS, nuestro país supera en casos de estrés laboral a China y Estados Unidos, con 75% de empleados que reportaron que lo padecen
Por Lado B @ladobemx
16 de febrero, 2015
Comparte
fatigamental630d9

Foto tomada de este sitio.

Prensa Ibero

@PrensaIbero

La fatiga mental, causada por el estrés laboral, es cada vez más recurrente debido a un número cada vez mayor de estímulos a los que están expuestos los trabajadores.

Según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), nuestro país supera en casos de estrés laboral a China y Estados Unidos, con 75 por ciento de empleados que reportaron que lo padecen. El estrés, que deriva en cansancio mental y puede incluso llevar a problemas psicológicos y emocionales más profundos, representa pérdidas de entre 0.5 y 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto de un país, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

[quote_right]“El cansancio, tanto mental como físico, se relaciona con un vivir acelerado. Tenemos tiempos de entrega cortos, nos llenamos de actividades, pero también nos saturamos de estímulos, los cuales han incrementado gracias al avance de la tecnología”[/quote_right]

El agotamiento mental es una consecuencia de los horarios y el estrés que caracterizan la vida laboral en la actualidad: “El cansancio, tanto mental como físico, se relaciona con un vivir acelerado. Tenemos tiempos de entrega cortos, nos llenamos de actividades, pero también nos saturamos de estímulos, los cuales han incrementado gracias al avance de la tecnología”, explicó Georgina Tepale Palma, académica perteneciente al Programa de Atención Estudiantil Universitaria.

“Es decir, no solamente centramos nuestras energías en algo específico, sino que queremos concentrarnos en tres o cuatro cosas a la vez, lo cual termina por sobresaturarnos”, añadió.

En última instancia, puede llevarnos a experimentar algo conocido como el síndrome del burnout, un padecimiento que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido.

Tepale precisó que el burnout “está asociado a una frustración y un descontento que después se va convirtiendo en depresión, o enojo, u otra situación. La persona está imposibilitada para controlarlo y atenderlo”.

De acuerdo con Tepale, se puede definir como cansancio a la manifestación, tanto mental como física, de los efectos del estrés en el organismo. El cansancio, agregó, disminuye la capacidad de respuesta de la persona, y generalmente tiene múltiples causas, porque implica una afectación a todo el organismo, desde la parte física, mental y emocional.

Recordó que el estrés repetitivo puede alterar físicamente nuestro cerebro, e incluso modificar la manera en la que aprendemos, recordamos y tomamos decisiones. Hay estudios que incluso han encontrado que un cerebro agotado podría reducir de tamaño.

La incapacidad de descansar puede tener consecuencias relacionadas con trastornos psicológicos y emocionales, como la depresión y la ansiedad generalizada. También, en palabras de la especialista, provoca tensión muscular, lo cual da origen a calambres, contracturas musculares, gastritis, colitis y dificultades para dormir. Además provoca irritabilidad: es común que las personas cansadas no tengan la misma disposición para hacer sus tareas y se muestren intolerantes con los demás.

La psicóloga recomendó varias técnicas para afrontar la fatiga mental, entre las que incluyó la importancia de tomar pausas breves en el trabajo o en el estudio. Sin embargo, subrayó que, aunque tomar descansos es aconsejable, se debe tener cuidado con las distracciones que alargan el tiempo de las pausas, lo cual se puede evitar con la programación de alarmas.

También subrayó la importancia de pedir ayuda: muchas veces las personas con fatiga mental son aquellas cuya actitud en la vida estriba en hacer las cosas completamente por sí mismas. “Si has identificado que algo te cuesta trabajo, pide una sugerencia, una explicación, una mano. Es importante identificar por qué no podemos avanzar”, sugirió.

En el caso de las tareas, aconsejó, se deben considerar las fechas de entrega y la complejidad de la actividad.

Se da prioridad a lo que se entregará primero, y si hay dos tareas con la misma fecha de entrega, Tepale señala que se pueden intercalar los tiempos para una y otra tarea. Por ejemplo, si se tiene que hacer una lectura y redactar un ensayo, se puede iniciar con el borrador del ensayo, comenzar la lectura, después avanzar dos o tres ideas en el ensayo, volver al libro y concluir el texto.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx