Cuep pide salones en CU, la BUAP los ofrece en la Calderón
Querían impartir el curso gratuito para el examen de admisión y les impidieron la entrada, por lo que usaron la calle
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
18 de febrero, 2015
Comparte
Curso-de-preparacion-BUAP

Foto: Erik Coyotl

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Una semana después del violento desalojo y agresión contra el Colectivo Universitario para la Educación Popular (Cuep), los estudiantes que lo integran alcanzaron parcialmente el objetivo que los llevó a iniciar el campamento en el zócalo de la ciudad y luego la huelga de hambre: disponer de algunos salones para dar un curso gratuito de preparación para quienes pretenden ingresar a la BUAP.

Sin embargo el lugar que les fue ofrecido por las autoridades universitarias fue la prepa Alfonso Calderón, y no Ciudad Universitaria (CU) como inicialmente habían planteado.

El Cuep imparte la capacitación para el examen de admisión de manera gratuita desde hace cinco años, con una demanda de aproximadamente mil 700 personas.

El pasado sábado 14 de febrero la cita fue a las 9 de la mañana en el acceso B de CU, donde poco antes de la hora ya había cuatro jóvenes esperando. Cuando llegaron los asistentes y los facilitadores del curso y trataron de entrar, elementos de la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria (Dasu) se los impidieron; sólo podían hacerlo quienes portaran credencial de estudiante de la Buap o quienes asistieran a los cursos de preparación que ofrece la propia universidad, y que tienen un costo de alrededor de 500 pesos.

La razón de este inusitado control en los accesos de CU, a donde regularmente puede entrar cualquiera, no fue muy clara. Una persona de Dasu argumentó que eran órdenes directas de Rectoría, mientras que otra dijo que era porque el día anterior, viernes 13 de febrero, se habían suscitado eventos de violencia en el marco de las elecciones universitarias. Aunque esta versión se contradice a un comunicado enviado por la propia Buap, titulado “En un clima de paz se eligen consejeros universitarios Buap 2015-2017”, donde asegura que la jornada electoral se llevó a cabo “sin ninguna anomalía”. Después de mucho insistir, alguien más dijo que se trataba de un nuevo protocolo de seguridad que se implantaría los fines de semana.

Cuestionado al respecto, el director de Comunicación Institucional, José Carlos Bernal, explicó a Lado B que efectivamente ofrecieron 20 salones de la preparatoria Alfonso Calderón, con todos los servicios y las instalaciones adecuadas para que el Cuep impartiera sus cursos, pero que el colectivo los rechazó.

El ofrecimiento fue planteado a través de los negociadores, a quienes también les habrían explicado que no podían utilizar las instalaciones de Ciudad Universitaria por las actividades ya establecidas y propias de esos espacios, como clases y  sesiones de los cursos de orientación que da la Buap, y que por ello se les propuso la alternativa en la Calderón: “en todo momento se les dejó claro que no se podían ocupar los espacios de CU, pero hay una alternativa más viable. Se les ofrecieron 20 salones en la Calderón, con todo para que pudieran impartirlos”.

Ante la alternativa que dieron los jóvenes del Cuep de dar las clases en los jardines de CU, Bernal explicó que “para dar un seminario de orientación pues es mil veces mejor un aula, donde hay mesa, banca, donde te puedes sentar a escribir, donde puede haber un pizarrón, donde el capacitador pueda poner unas anotaciones, etcétera, que estar en el pastito (…). Un salón de clases para una orientación es mucho más viable, mucho más cómodo y mucho más seguro y mucho mejor por los resultados, que el pastito de cualquier área universitaria.”

Y sobre el argumento del personal de Dasu para impedirles el paso el sábado pasado, dijo que hasta el momento de la entrevista, el lunes 16 de febrero, desconocía que existiera algún protocolo establecido.

Finalmente, ante la negativa de la universidad de abrir CU, el Cuep impartió las clases en la calle.

Mientras tanto, el proceso legal de los estudiantes que fueron desalojados con violencia y torturados física y psicológicamente, continúa.

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”