Moreno Valle, la falsa oposición

Moreno Valle, la falsa oposición

Funeral de José Luis Tehuatle Foto: Marlene Martínez
Funeral de José Luis Tehuatle
Foto: Marlene Martínez
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Cuando Rafael Moreno Valle Rosas ganó las elecciones a gobernador del estado de Puebla para el periodo 2011–2017, mucha gente esperaba un cambio. Por fin la alternancia de tantos años del PRI en la titularidad del Ejecutivo estatal llegaba a la entidad y, como muchos, Daniel Gershenson, activista ciudadano y  presidente de las ONG Alconsumidor y Alarbo A.C., fue uno más de los que “se fueron con la finta”, dice.

En el marco del cuarto informe de labores de Moreno Valle, Gershenshon, quien desde la Ciudad de México y redes nacionales ha acompañado algunas de las luchas en Puebla –como la de la señora Elia Tamayo, madre del niño de 13 años José Luis Alberto Tehuatle Tamayo que murió a manos de las fuerzas de seguridad pública en un enfrentamiento en San Bernardino Chalchihuapan– considera que lo que pasa en Puebla es muy grave y preocupante.

Y ante las voces que vaticinan que al terminar su mandato Moreno Valle buscará ser candidato por el PAN a la Presidencia, advierte: “No creo que este señor se va a ir a su casa después que finalice su gestión, y eso debería de preocuparnos”, como debería cree que debería preocuparnos también que al presidente de la República Enrique Peña Nieto también le falten poco menos de cuatro años, dadas las similitudes que el activista ve en ambas figuras.

Lo que pasa en Puebla con Moreno Valle, a quien Gershenshon describe como un “dictadorcete” que maneja el estado como un virreinato, con un control total y una ausencia de autonomía de las instituciones y organismos que deberían tenerla, como en transparencia y Derechos Humanos, es como una pequeña versión de lo que pasa a nivel federal con Peña Nieto. “De esta ignorancia, de esta necedad, no ve, no escucha, no cambia el rumbo de la embarcación que se dirige, pues, derechito hacia el iceberg”.

En entrevista para Lado B, Daniel compara a Moreno Valle con los gobernadores priístas Javier Duarte, de Veracruz, y Roberto Borge, de Quintana Roo, y el mandatario chiapaneco del Partido Verde, Manuel Velasco, pues considera que todos tienen en común “un estilo muy desafortunado de hacer política”.

El mandatario poblano, quien antes del PAN militó en el PRI, es “la misma versión, nada más que corregida y aumentada” de lo que fue el partido tricolor en la entidad con la cuarta ciudad más grande de México, especialmente con el ex gobernador Mario Marín Torres, famoso por sus escándalos de corrupción ligados con pederastia y agresiones a periodistas.

Moreno Valle no representa un cambio real, “es una especie de variación del mismo tema, por lo menos en mi impresión, gobierna su estado de manera avasalladora”, dice Gershenshon y pone como ejemplo puntual la polémica Ley Bala, que permite que las fuerzas de seguridad pública usen armas “no letales” contra la sociedad civil en manifestaciones, lo que derivó en la muerte de José Luis Alberto.

El mandatario se ha rodeado de personas mediocres, opina Daniel, “igual de mediocres que él, que no representan contrapeso ni son críticos. Son lo que en inglés se conoce como yes man o yes women, que sólo le dicen que sí. Eso no habla bien del futuro inmediato de su gestión como gobernador de Puebla. Lo más probable es que el autoritarismo y control total siga hasta que Moreno Valle entregue el mando, posiblemente a alguien muy cercano a él o a alguien incondicional, lo que haría que siga gobernando a la distancia».

“El hecho de que haya personas tan abusivas y autoritarias como Rafael Moreno Valle constituye una garantía de que vamos a seguir rezagándonos”, dice Daniel. En comparación incluso con otros países de América Latina, México está cada vez peor en varios temas como inseguridad y pobreza, lo que es “una tragedia que nadie en su sano juicio pensó”.

Y con este actuar de la “oposición” es muy probable que en Puebla pase lo que a nivel federal: después de dos desafortunados sexenios del PAN en el poder, con Vicente Fox y Felipe Calderón, el PRI regresó a la presidencia y parece que no la va a dejar. Con Moreno Valle hay un desencanto generalizado que podría hacer que el gobierno de Puebla –uno de los pocos donde gobierna otro partido que no es el PRI– regrese a manos del tricolor, y México nuevamente “se sovietice”, en palabras de Gershenson, con 30 estados gobernados por el mismo partido, con una mayoría en todos los Congresos.

“(La gente) muy difícilmente va a comprometer su voto ante el desastre que ha significado la gestión de Moreno Valle, en absolutamente todos los aspectos. Ojalá Moreno Valle no sea uno de los últimos clavos en el ataúd”.

Cholula defiende su territorio Foto: Marlene Martínez
Cholula defiende su territorio
Foto: Marlene Martínez

Moreno Valle, espionaje y derroche

Para Jesús Robles Maloof, activista del ContingenteMX, pese a que Moreno Valle fue electo antes de la llegada de Peña Nieto a la presidencia de la República, a partir de 2012 la sociedad civil organizada empezó a observar un giro en su política, “que en un principio era de esta mentalidad abierta viniendo de un partido que por primera vez gobernaba Puebla”. Sin embargo, a partir de la entrada del nuevo gobierno federal “empezamos a ver un movimiento hacia el punto contrario”, en el que el gobernador de Puebla se movió claramente hacia los intereses del sistema, manifestándose concretamente contra la libertad de expresión y de organización, entre otras.

Desde 2013, Robles Maloof ha dicho que Moreno Valle “se quiso presentar como el alumno más aventajado del sistema autoritario del momento”. El futuro político del mandatario poblano es, dentro del actual contexto, prometedor, pues tiene un perfil adecuado para el momento político, y representa los valores de ahora, cree el activista.

Desde el Contingente MX han hecho el seguimiento de que Moreno Valle ha realizado numerosas compras de material de espionaje e intervención de comunicaciones, y desde afuera de Puebla se nota un claro perfil de alguien que tiene un “complejo de paranoia”.

La organización de activistas ciudadanos documentó estas prácticas del gobernador desde la llamada #Op5DeMayo, donde las autoridades detuvieron a tres jóvenes presuntamente por planear un atentado en contra de Peña Nieto durante su visita a Puebla en el marco del aniversario de la batalla del 5 de mayo. En aquella ocasión, hace un par de años, los muchachos no fueron detectados sólo por los medios convencionales, sino que fueron monitoreados por los gobiernos federal y estatal.

Otro de los perfiles del mandatario, dice Robles, es el de un derrochador abierto, endeudando al estado con obras innecesarias como la Estrella de Puebla. Además, el activista reitera que el gobernador es una persona que funciona “dentro del actual esquema”, siendo el tipo de político más peligroso de político, que cambia de aliados según le convenga. Estos, opina, son los más exitosos porque no tienen  principios, “sólo ejercen el poder de una forma autoritaria”.

Robles hace un llamado a la sociedad civil a revisar al gobierno, a  vigilarlo, para evitar otros actos de corrupción, y también a hacer redes, no sólo fuera del estado sino fuera del país, para luchar contra la represión, “para no callar”.

3 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.