Piden que la SCJN revise el caso del joven sentenciado por el homicidio de su pareja; un caso emblemático de discriminación en función de la orientación sexual

Reversible | Notiese

El 6 de julio de 2010, Oscar acude a casa de su  pareja para comer, y abandona el departamento alrededor de las 7 de la noche, cuando éste y un hombre desconocido llegan al lugar.

A la mañana del siguiente día, Oscar llega a casa de su pareja y descubre su cuerpo tirado en el piso de la recámara, avisa a su familia y a la policía, quien lo conduce al Ministerio Público en calidad de testigo y de ahí pasa a calidad de presunto responsable, permaneciendo bajo arresto.

Menos de un mes después, el 3 de agosto, le dictan auto de formal prisión como probable responsable del delito de homicidio calificado. Las autoridades alegaron aparentes contradicciones en su declaración.

El 9 de agosto de 2010 detienen a Noé, de 19 años, como probable responsable del ilícito de homicidio calificado. En su declaración confiesa que tuvo una cita con la víctima la noche del crimen, durante la cual discutieron porque se arrepintió de tener sexo con él a cambio de dinero, como habían convenido. Noé somete al occiso y luego de aplicarle una llave llamada “mataleones” lo deja tirado en el piso. Antes de irse, se lleva una laptop y un celular.

A pesar de que Noé confiesa su culpabilidad y reconoce haber actuado sólo, Oscar permanece en situación de reclusión.

Se determina el agravante de traición, ya que ambos, según la juez, quebrantaron la confianza de la víctima, y que los motivos que los llevaron a trasgredir la norma penal, “el único dato que se tiene” es que fueron de “carácter pasional”.

El 5 de enero de 2012, el Juzgado Cuadragésimo Noveno Penal del Distrito Federal dicta sentencia definitiva contra Oscar Ramírez Siordia y Noé como penalmente responsables del delito de homicidio calificado (cometido con traición y ventaja) y se les condena a una pena de 27 años y seis meses de prisión.

La juez determina que Oscar y Noé son culpables de homicidio calificado (cometido con ventaja y traición) en base a estudios periciales mal elaborados y sin cadena de custodia, así como interpretaciones indebidas de la necropsia. Se determina el agravante de traición, ya que ambos, según la juez, quebrantaron la confianza de la víctima, y que los motivos que los llevaron a trasgredir la norma penal, “el único dato que se tiene” es que fueron de “carácter pasional”.

El 9 de enero la defensa de Oscar interpone un recurso de apelación en contra de la sentencia, pero el 16 de abril de 2012 el Tribunal Superior de Justicia del DF confirma la sentencia y niega el amparo.

Ante los hechos, en julio de 2014 se presentó una demanda de amparo directo por violaciones a los derechos constitucionales a un debido proceso, a la no discriminación y al principio de igualdad en función de su orientación sexual. Violándose los artículos 1, 14, 17 y 20 de nuestra Constitución.  El amparo otorgado es el 415/2014, el cual cayó en el Quinto Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Penal. En dicho amparo se considera que hubo una valoración indebida de las pruebas, ilegal admisión de dictámenes periciales y discriminación y violación al principio de igualdad en razón de la orientación sexual.

Que lo atraiga la Corte

Las organizaciones e instituciones acompañantes de Oscar -Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana A.C., la Clínica de Interés Público del Centro de Investigación y  Docencia Económicas- así como sus familiares consideran que se trata de un caso emblemático que debe ser valorado en función del Protocolo de Actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género, dado a conocer por la SCJN el pasado mes de agosto, y por lo mismo consideran necesario que sea atraído por la Corte.

Este Protocolo de la SCJN es una herramienta de apoyo para las y los juzgadores, en donde se da una serie de recomendaciones para cumplir con los mandatos constitucionales en materia de derechos humanos para evitar que la aplicación imparcial de la justicia se vea obstruida por los prejuicios de carácter homofóbico en los procesos judiciales. El caso de Óscar será el primero que se valore en el marco de este Protocolo.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.