Nuestras muertas
Hay 93 crímenes con características de feminicidio que la Procuraduría General de Justicia de Puebla no está considerando
Por Karen De la Torre @
30 de noviembre, 2014
Comparte
"Zapatos rojos", instalación vs feminicidios Foto: Ámbar Barrera

«Zapatos rojos», instalación vs feminicidios
Foto: Ámbar Barrera

Karen de la Torre

@karelampia

Ni la número 23, ni la número 41, ni la 11, y seguramente menos las #12, #15, #26 ni #34. Desde la entrada en vigencia de la tipificación del feminicidio en Puebla, el 31 de diciembre del 2012, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) ha reconocido sólo 13 feminicidios, y paralelamente, desde el 2013 y hasta octubre de este año, el Observatorio Social y de Género de la Universidad Iberoamericana, lleva un registro de 106. Hay 93 crímenes con características de feminicidio que la Procuraduría no está considerando.

La número 23 tenía 26 años cuando su ex-pareja la apuñaló dos veces y luego la atropelló. A la #41, de 17 años, la asesinó “un amigo” por no aceptar ser su novia. El homicida de la #11 confesó que la mató porque terminó con su noviazgo, éste le quitó la vida con un golpe en la cabeza.

Dentro del foro “Un recrudecimiento de la violencia contra las Mujeres: Feminicidios y el caso Puebla” organizado por Dignas y Unidas Ganaremos A.C., en el que participaron Ariana Larrondo de Martino, del Observatorio de Violencia Social y de Género de la Ibero Puebla, y Stefanía Tapia Marchina de la misma A.C. organizadora, se expuso el panorama del feminicidio en el estado; el contraste que ambas ponentes ofrecieron dejó entre los asistentes una lista de preguntas sin respuesta.

La #12 tenía 50 años y fue encontrada en un hotel con puñaladas en el pecho, cuello y rostro. La #15 fue encontrada en un río, tenía entre 30 y 35, había sido golpeada y tenía una herida de bala en el pecho. La #26 tenía 30, la golpearon y la asfixiaron, cuando se dio a conocer su asesinato se dijo como presunción que se dedicaba a la prostitución. A la #34 la asfixiaron con una bolsa de plástico, la introdujeron en una maleta con basura y con su cuerpo dejaron un mensaje: “Esto le pasa a todas las putas”.

“En estos crímenes la crueldad es característica, por eso se llaman crímenes de odio”, refirió Ariana Larrondo.

Las 13 desdibujadas

Por medio de respuestas a solicitudes de información que hizo la organización DATA, según la PGJ las víctimas de feminicidio han sido siete durante el 2013, y seis en 2014. Dos de las 13 eran “desempleadas”, otras dos “empleadas”, de tres no se tuvo registro de su ocupación y las demás se dedicaban al hogar. La más chica tenía 18 y la más grande 40.

Siete eran del municipio de Puebla, dos de Huejotzingo, una de Chiautla, una de San Martín Texmelucan, una más de Tehuitzingo y otra de Tepeaca.

Sin registro, empleada, desempleada: el perfil de la mujer se desdibuja y no sabemos a qué se dedicaba, en algunas veces se dice que es ama de casa”, señala  Stefanía Tapia.

Hay más

En cuatro años de documentación (2011-2014), el Observatorio de la Universidad Iberoamericana ha registrado 173 feminicidios, sin embargo la base de datos de esta institución está elaborada por las publicaciones de los medios, de manera que no son cifras certeras debido a que no todos los feminicidios que se cometen en el estado son publicados. En ese mismo periodo de tiempo, DATA consiguió por solicitudes de información hechas a la PGJ, el registro de 274 asesinatos dolosos (asesinatos que se efectúan con toda intención) cometidos contra mujeres.

Stefanía se pregunta ¿Cómo se puede hacer una prevención de los feminicidios sin conocer la problemática a fondo?, además, explica que son elevadas las cifras de mujeres que se han suicidado en estos años, y es grave puesto que hay estudios que comprueban que muchos de estos son consecuencia de una vida llena de violencia. Asimismo declara que también son elevados los indicadores de homicidios culposos, y para estos refiere que pudiera ser que por presentarse como accidentales no se investiguen a fondo.

“Según el primer y último informe de la Organización Mundial de la salud, en el mundo para las mujeres de 16 a 44 años de edad, la violencia doméstica es la principal causa de muerte e invalidez, por encima de los accidentes, el cáncer y la guerra”, citó Ariana Larrondo.

Comparte
Karen De la Torre