Mórbido 2014, entre la carne y el tecnoterror

Mórbido 2014, entre la carne y el tecnoterror

Fotograma de la película Naturaleza muerta
Héctor Jesús Cristino Lucas

Son contadas las películas del horror que trascienden los limites de ser consideradas obras de género para ser calificadas como auténticas joyas por la crítica. Películas que en ocasiones logran romper y traspasar las barreras de la incomprensión en la audiencia que miran al horror como un género de naturaleza vacía.

En 1931, la película “El hombre y el monstruo” de Rouben Mamoulian se llevaría el óscar a “Mejor actor” gracias a Friedrich March por su gran magnífica interpretación multifacética de Jekill and Hyde. “El Fantasma de la ópera” de Arthur Lubin de 1943 se llevaría consigo la “Mejor fotografía a color” y “La Mejor dirección artística a color”. Y la película de Robert Aldrich: “¿Qué fue de Baby Jane?” en 1962 conseguiría el premio a “Mejor diseño de vestuario”.

Pero si de cine “contemporáneo” hablamos, podemos mencionar a “El Exorcista” de William Friedkin en 1973, que obtendría un Oscar por “Mejor sonido” y “Mejor guión adaptado”. Mientras que “Tiburón” de Spielberg se le premió por “Mejor sonido”, “Mejor montaje” y “Mejor banda sonora”. Ni se diga de “Alien el octavo pasajero” en 1979 de Ridley Scott llevándose consigo los “Mejores efectos especiales”. Y “Un Hombre Lobo Americano En Londres” de John Landis en el 81 con su “Mejor Maquillaje”.

Y no olvidemos jamás a “La Profecía” de Richard Donner en 1976 quien gozaría del Oscar a “Mejor banda sonora”. O a “Drácula de Bram Stoker” en 1991con Francis Ford Coppola, premiándosele por “Mejor edición de sonido”, “Mejor Diseño de Vestuario” y “Mejor Maquillaje”. Mientras que “El Silencio De Los Inocentes” de Jonathan Demme, también del 91, arrasaría como “Mejor película”, “Mejor director”, “Mejor guión adaptado” y por supuesto… “Mejor actor”.

Si seguimos así, la lista no sobrepasa más allá de un sorprendente top 15, pero los ejemplos mostrados muestran una respuesta positiva a cuestiones como maquillaje, escenografía o sonido. Exceptuando a “El Silencio De Los Inocentes”. Fuera de ahí, el poderosísimo género “de terror” ha sido visto marginalmente, ha sido desechado y hasta ignorado. Ni “Psicosis” de Hitchkock o “La Naranja Mecánica” de Kubrick fueron premiadas en su tiempo.

¿Pero qué hacer con todas las demás? ¿Qué hacer con esas maravillas que a pesar del tiempo muchos aman, adoran y veneran? Tanto así que son capaces de volverlas indiscutiblemente de culto. Pues bien, el Mórbido Film Fest tiene la respuesta a ello.

Considerado por muchos cineastas del género (el propio Guillermo Del Toro y George A. Romero lo aseguran) como uno de los más importantes festivales de horror, que intentan y han logrado darle su lugar debido a todas estas producciones, que pareciera que jamás serán vistas recibiendo un Oscar a “Mejor película”. Una situación que se registra no sólo en el séptimo arte sino también en la música, teatro, pintura o escultura.

Un festival surgido en el 2008 en Tlapuljahua, Michoacán, bajo la iniciativa de Pablo Guisa Koestinger y su productora Spiderland, con la preocupación y con el amor de posicionar al género en un lugar mejor. Aunque la mayoría de los eventos se han realizados en la propia Tlapuljahua o en el DF, algunos de ellos se han ido moviendo en diversos países. Por ejemplo, en el 2011 viajando hasta Costa Rica y en el 2012 hasta Panamá.

Fotograma de la película The Babadook

Y en este 2014 es el turno del estado Puebla. Por primera vez nos llevarán hasta las calles y pantallas poblanas el espectáculo de la sangre fílmica. Y mientras que en el 2013 tuvieron como línea discursiva “La magia, supersticiones y encantos”. En este año voltearon a “La ciencia ficción y los terribles resultados de la tecnología”, recordando tal vez que Puebla fue uno de los epicentros nacionales de la ciencia ficción en la década de los 80s y los 90s.

Ayer jueves, 13 de noviembre, Richard Stanley, Rodrigo Gudiño, David Michan y Tim Luna abrieron el Red Carpet anunciando la programación de este año que incluye antes de el estreno mundial de películas como “Rec 4” de Jaume Balaguero y “Dead Snow 2” de Tommy Wirkola, y las diferentes sedes en la capital poblana: la cineteca Luis Buñuel, el Museo Erasto Cortés Juárez, el Instituto Municipal de Arte y Cultura Puebla, el Teatro Principal y diversas cadenas de Cinemex en el centro.

La ceremonia de Inauguración también fue dedicada al género del Sci-fi, recordando a esas películas que marcaron un importantísimo antes y después. “Viaje a la luna” de George Melies, “Metrópolis” de Fritz Lang, “El día que la Tierra se detuvo” de Robert Wise, “2001: Odisea del espacio” de Stanley Kubrick, “Star Wars” de George Lucas, “Total Recall” de Paul Verhoeven, “Alien, el octavo pasajero” y “Blade Runner” de Ridley Scott, y un profundo etcétera.

Todos los amantes, aficionados y cinéfilos del género apreciarán esta nueva oleada de películas, alrededor de 50 películas conforman el banquete fílmico de esta séptima edición que se desarrollará del 13 al 16 de noviembre. Un auténtico deleite genérico, entre el horror y la ciencia ficción.

Fotograma de la película México bárbaro
Fotograma de la película México bárbaro

Mórbido Film Fest nos da el ejemplo de la importancia pocas veces vista en el género del terror. De que los “zombies”, tal y como lo dijo George A. Romero con su “Dawn Of The Dead” representan el consumismo desmedido de una sociedad sin alma. De que “Godzilla” de Ishiro Honda es el monstruo destruye ciudades en esa ingeniosa alegoría con la bomba atómica de 1945. Un festival que le da la profundidad que este género necesitaba.

Mórbido, el recoveco indispensable de un Tártaro cinematográfico. El dedicado círculo del infierno… que el terror necesitaba.

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.