«Gobierno de Puebla nos prohibió reunirnos con la señora (Elia Tamayo)»

«Gobierno de Puebla nos prohibió reunirnos con la señora (Elia Tamayo)»

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche 

“El gobierno de Puebla expresamente nos prohibió reunirnos con la señora (Elia Tamayo) dentro de ese edificio, y quería obligarnos a salir del edificio por detrás para que nadie pueda vernos”, las palabras son de Manfred Liebel, sociólogo y Coordinador de la Red Europea de Maestrías sobre Derechos de la Infancia.

Y salieron del Centro Expositor, escoltados por personal del gobierno del estado, en donde desde el día de ayer se realiza el Sexto Congreso por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, junto con Elia Tamayo la madre de José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo, el menor que fue asesinado por policías estatales el pasado 9 de julio durante el violento desalojo de una carretera estatal.

Ya afuera, en un café de franquicia cercano al Centro Expositor, Elia Tamayo, acompañada por Araceli Bautista, madre del presidente auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan y por Misraim Hernández, integrante de Contingente Puebla, pudo conversar con integrantes del Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas y de la Red de los Derechos de la Infancia, quienes adelantaron que analizarán la situación para discutir después si habrá algún pronunciamiento sobre el tema. 

Por su parte Manuel Castañeda Rodríguez, director general de atención ciudadana del gobierno del estado, intentó explicar la situación asegurando que fue un malentendido.

No veníamos a manifestarnos: Misraim

Misraim Hernández vocero de Contingente Puebla, explicó que llegaron al Centro Expositor en donde se desarrolla el foro por invitación de algunos de los participantes al mismo, pues tenían la intención de platicar de la situación que atravesó la familia Tehuatlie Tamayo con el comité organizador.

“No veníamos a manifestarnos, no íbamos a hablar, era una reunión con un comité cercano y pequeño para que después emitieran una postura. El presidente organizador, Juan Martín Pérez García –quién forma parte de la Red por los Derechos de la Infancia— nos hizo pasar, nos llevaron a una sala para platicar. Esa era la intención, no íbamos a gritar o manifestarnos ni nada”.

Pero al entrar, explica, personal del gobierno del estado identificó a la mujer y comenzaron a movilizarse para confirmar que se trataba de Elia Tamayo. Después de cerca de 40 minutos, uno de sus anfitriones les informó que “el personal del gobierno del estado nos está diciendo, nos prohíbe que se hable del tema acá en el encuentro, y que no pueden estar. Llega un chico de parte del gobierno del estado para decirnos que tenemos que salir por la puerta trasera. Yo me molesté y les dije no vamos a salir por atrás porque no somos delincuentes”.

“Cuando íbamos saliendo del segundo salón, en el puerta principal del corredor ahí estaba la señora Martha Erika, rodeada de mucha seguridad, nosotros como no vamos a hacer ruido nos salimos tranquilamente, obviamente acompañados por muchísimo personal de seguridad del estado, venían siguiéndonos, sentimos mucha presión, afortunadamente salió una comitiva acompañándonos”.

A Juan Martín Perez y Manfred Liebel, ponente y director del programa de la maestría Europea de la Infancia fue a quienes el personal del gobierno del estado les advirtió que la gente de Chalchihuapan no era tenía cabida en el foro.

“El gobierno de Puebla –sostiene Manfred Liebel—expresamente nos prohibió reunirnos con la señora dentro de ese edificio, y quería obligarnos a salir del edificio por detrás para que nadie pueda vernos”.

“Yo no acepto esta obligación de salir clandestinamente por atrás, tenemos el derecho por lo menos de salir como entramos, estoy en contra de esa decisión del gobierno del Puebla de que no podemos usar este edificio público para hablar de un asunto público”.

El activista y académico alemán adelantó que analizarán la situación para definir si plantearán una postura en conjunto sobre la situación, pero que desde su óptica particular tendría que alzarse la voz.

Por su parte, Ángel Osiel González, integrante del Movimiento Latinoamericano de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (MOLACNATs) planteó que era contradictorio y antiético que se realizara un congreso internacional de la infancia en Puebla y que no se tocara el tema del asesinato de José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo.

Fue un malentendido: gobierno

Para Manuel Castañeda Rodríguez, director general de atención ciudadana del gobierno del estado, toda la situación fue un malentendido, así intentó explicar la situación al ser cuestionado:

“Se trata de un evento público, hubo acceso para quienes quisieron hacerlo al lugar, seguramente algún malentendido pudo haber provocado esta situación, pero les repito que hay todo el respeto para quienes asisten al evento, y por supuesto que el estado de Puebla es un buen anfitrión en ese sentido”.

“Ustedes saben que hay un grupo organizador que coordina el programa, desconocemos el contenido de ese programa y desconocemos si alguien que tenga injerencia directa en la elaboración de ese programa pudo haber hecho un señalamiento en ese sentido”.

El funcionario llegó hasta el café de franquicia, acompañado por Juan Pablo Mirón Thomé, jefe de la oficina del secretario General de Gobierno, a donde tuvieron que trasladarse Elia Tamayo, Araceli Bautista y Misraim Hernández para poder dialogar con integrantes del comité de los derechos del niño de la ONU y con algunos otros integrantes de organizaciones no gubernamentales que acudieron al evento como ponentes.

Los miembros del comité de la ONU se retiraron sin hacer declaraciones más allá de plantear que analizarán el caso antes de fijar una postura pública.

Entrevistada Elia Tamayo insistió en la que ha sido su petición desde julio pasado, cuando una lata de gas lacrimógeno disparada por la policía estatal le rompió el cráneo a su hijo y le arrancó la vida: “yo sólo pido justicia”.

5 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.