Surge un movimiento de víctimas contra las Farc

Surge un movimiento de víctimas contra las Farc

vic
Más de mil víctimas de las Farc están reunidas en el Centro de Convenciones de Bogotá para darle forma a una red de víctimas que aporte en el proceso de paz con esa guerrilla. Foto: Santiago Mesa
Andrés Bermúdez Liévano | La Silla Vacía

@lasillavacia

Muchas de las víctimas de la masacre de Bojayá, de la toma de Mitú, del secuestro masivo en el Edificio Miraflores de Neiva y del atentado de El Nogal -así como varios congresistas, las esposas de los diputados del Valle, los familiares de militares secuestrados y otras más de mil personas de todo el país- están reunidas hoy en el Centro de Convenciones de Bogotá. Su meta: darle forma al primer movimiento de víctimas de las Farc que pueda, con una voz única y fuerte, expresarle sus preocupaciones al Gobierno sobre el proceso de paz.

“Las víctimas del Estado y las de los paras están bien organizadas. Eso hace que tengan una voz más potente y, por lo tanto, más legítima”, dice la senadora liberal Sofía Gaviria, una de las organizadoras del evento de hoy y también de la bancada de congresistas víctimas de las Farc -desde su Partido Liberal hasta el uribismo- que lo están impulsando.

El problema es que, como lo mostró la sonora -y mediática- rechifla al ministro del Interior Juan Fernando Cristo esta mañana, todavía se trata de un grupo muy diverso donde se sientan personas que están favor del proceso de paz como Gaviria y otras abiertamente en contra como la representante uribista María Fernanda Cabal. Pero que, de lograr unirse, podrían ser un contrapeso que le daría mayor legitimidad con las víctimas de la guerrilla que hasta ahora sienten que no han sido tenidas suficientemente en cuenta.

“Este proceso es con las Farc y, si uno quiere un método, tiene que hablar con sus víctimas”, dice Cabal, a quien el senador Armando Benedetti señaló de orquestar la rechifla. (A La Silla le constó personalmente que no estaba en el salón en ese momento, aunque no sabe si lo orquestó desde afuera).

Un congreso de víctimas de las Farc

La mañana arrancó tranquilamente en el Centro de Convenciones, tapizado con fotos de militares desaparecidos y secuestrados por las Farc.

El enérgico discurso de Sofía Gaviria -a favor del proceso de paz, pero fuerte en sus exigencias al Gobierno- parecía crear una atmósfera de consenso que facilitaría un acuerdo sobre lo que le pedirían a la mesa de negociación con las Farc en La Habana. Cada vez que se mencionaba el nombre de algunas conocidas víctimas de esta guerrilla, como el general retirado Luis Mendieta o el periodista Herbin Hoyos, los aplausos eran atronadores.

Eso fue hasta que llegó tardíamente el ministro Juan Fernando Cristo, quien no había alcanzó a tomar el micrófono cuando un voz en el fondo del salón comenzó a gritar “¡No! ¡Farsante! ¡Payaso!”.

Cada vez que el ministro –víctima él mismo de un grupo guerrillero (en su caso, el ELN) y padre de la Ley de Víctimas- intentaba hablar, una voz en algún rincón se lo impedía a gritos. Otro hombre salió corriendo hacia el podio, manoteándole a Cristo y frenando a dos metros de éste ante la mirada nerviosa de los escoltas del Ministro. Uno más, víctima de una mina antipersonal, se quitó la prótesis de la pierna y la agitaba en el aire.

De tanto en tanto los reclamos de estos hombres anónimos arrancaban chiflidos de buena parte del auditorio, aunque en general sus alaridos provocadores eran aislados. El resto de las víctimas observaba en silencio la escena, mientras Sofía Gaviria le imploraba a la prensa que no les diera protagonismo.

“Son solo un par. Deberían sacarlos”, murmuró Olga Sanín, una mujer desplazada del Tolima. “Tal vez sería peor. Yo solo vine a escuchar a la gente hablar y ellos no dejan”, le replicó Jhon Castro, sentado a su lado.

El consenso se armó rápidamente de que eran “saboteadores” oportunistas, algo que parece confirmar el diálogo que sostuvo La Silla con uno de ellos.

“¿Soy víctima del conflicto? No sé. Porque como en este país, todo depende de la perspectiva con que se lo mire. Como fui militar durante 26 años, no sé si las heridas que tengo en mi cuerpo sirvan para ser catalogado como víctima o si mi trabajo como militar sirva para calificarme como victimario”, le dijo a La Silla el primer hombre en gritar, que se presentó como el sargento mayor retirado de la Infantería de Marina Luis Orlando Lenis.

El ex militar, vistiendo una camiseta verde militar con el eslogan “No más militares y policías asesinados”, sólo agregó que “conozco a muchas víctimas” y comenzó una larga enumeración de colegas que murieron en manos de las Farc.

El ambiente solo se calmó cuando se fue Cristo. Después de las onces, las cosas volvieron a la normalidad y las víctimas se separaron en cuatro grupos, para esbozar sus propuestas para La Habana siguiendo la misma metodología de los foros que han organizado Naciones Unidas y la Universidad Nacional para recoger insumos de la sociedad civil para cada punto en la agenda de negociación. Solo que este foro lo organizaron las víctimas por su cuenta con algún acompañamiento de la ONU y una pequeña ayuda logística de la Unidad de Víctimas para traer a las 1500 víctimas de todo el país hasta Bogotá.

Las víctimas de las Farc piden pista

Durante toda la tarde se sentaron en cuatro mesas, centradas en torno a los cuatro temas que recogerá la bancada de congresistas víctimas y luego el Congreso enviará -en un documento oficial- a la mesa negociadora en Cuba: verdad, justicia, reparación y la garantía de que esos hechos no se repetirán nunca.

Esos son los pilares para que nazca lo que el periodista Herbin Hoyos, otro de sus impulsores, describe como una “federación de grupos de víctimas que hasta ahora iban por su lado”. Es decir, no una colcha de retazos de asociaciones que se encuentran solo de manera coyuntural, sino un grupo de presión con una voz audible y una estrategia a mediano plazo.

“En ese crisol tan variopinto, que es la realidad que tenemos, buscamos ponernos de acuerdo en unos mínimos para que -dentro de un compromiso con el proceso- esa participación sea constructiva. Para no patalear en el pantanero de la tristeza, sino de verdad tener una voz en lo que se discute”, dice Sofía Gaviria, cuyo hermano mayor Guillermo fuesecuestrado y asesinado por las Farc siendo gobernador de Antioquia.

Lo difícil es ese “compromiso con el proceso” del que habla la senadora liberal dentro de un grupo heterogéneo donde hay víctimas de acuerdo con los diálogos, víctimas en principio a favor pero dolidas por las posiciones de las Farc con ellas y víctimas totalmente en contra. Donde hay víctimas ya organizadas, como las de la Fundación Víctimas Visibles que lidera Diana Sofía Giraldo o las familias de militares de Asfamipaz, y otras que han venido luchando solas. Donde hay víctimas de alto perfil público, como los ex congresistas secuestrados, y grupos de víctimas sin ninguna visibilidad pública.

Su mayor punto de unión son las patadas por fuera de la mesa de las Farc a sus víctimas: la descalificadora carta en la que acusaron a Clara Rojas de no haber sido secuestrada sino de “insistir tanto (en acompañar a Íngrid Betancourt) que terminó quedándose”, que tuvieron que salir a negar a medias. La aclaración de que sus actos victimizantes han sido errores y no deliberados.

Extracto del texto originalmente publicado en La Silla Vacía. Click aquí para seguir leyendo. 

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.