Leo Herrera

@porqueleo

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Son las 15:30 horas. Cientos de habitantes de San Andrés y San Pedro Cholula esperan pacientemente en la base de la pirámide. Los santos patrones de cada barrio han subido al santuario de la Virgen de los Remedios. Con paciencia se espera su bajada y el inicio de la procesión.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Poco después de las cuatro de la tarde las primeras imágenes, rodeadas de incienso y devotos, inician su camino por las calles de Cholula, santuario de los dioses prehispánicos y actual Pueblo Mágico, tierra de resistencia, tradiciones y de expropiaciones.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

La procesión, entre rezos, ruegos, santos e incienso, sigue su camino hasta llegar a la Parroquia de San Andrés Cholula, rodea el zócalo y se hace una breve parada frente a la Presidencia Municipal, donde encienden una veladoras, colocan una cruz de palma y gritan a Leoncio Paisano Arias: “Sal, cobarde”.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

La procesión continúa hasta la base de la pirámide, al sur del gran santuario de Tonantzin y de la Virgen de los Remedios, de “Mamá Linda”, dice Doña Petra.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Los tianchcas, principales, mayordomos y fiscales de las 42 bajas de la virgen de los Remedios en San Andrés y San Pedro Cholula acordaron reunirse y celebrar la procesión de la rogación. Después de cien años aproximadamente, “cuando las epidemias de gripe y viruela” causaron tanto daño a la población, no se había vuelto a celebrar.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Hoy, las autoridades religiosas tradicionales de los barrios de ambos municipios decidieron unirse y rogar por que se eche atrás el proyecto que pretende realizar el gobernador Rafael Moreno Valle y los alcaldes de ambos municipios; un parque intermunicipal con planchas de cemento, estacionamiento y comercios que acabarían con la tradicional vista de flores y sembradíos que rodean actualmente la pirámide.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Estos terrenos, considerados sagrados por los ancestros, son defendidos por habitantes y organizaciones de la zona. Se resisten a perder su patrimonio familiar, su fuente de ingresos, su lugar de recreación, las áreas donde practican deporte, las canchas de futbol llanero, el espacio de las procesiones y el lugar de los ancestros. Se niegan a ver convertidas sus tierras, las de sus vecinos, las de sus amigos, las de todos en una plaza comercial, con cafeterías, tiendas de artesanías, souvenirs shop y estacionamiento de varios niveles.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Pese a la campaña en contra de la procesión, unas 800 personas se recorren las calles de los municipios, al final, alrededor de 400 se mantienen bajo una lona donde rezan un rosario, antes de que cada santo y la Virgen de los Remedios vuelvan a sus respectivos santuarios, y los habitantes a sus casas, todos con la esperanza de que las súplicas sean escuchadas, se suspenda el proyecto del parque de las siete culturas, y se respeten los derechos históricos de las familias que habitan o cultivan en la zona expropiada.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

 

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.