Desde el penal Adán Xicale pide: «No tengan miedo»

Desde el penal Adán Xicale pide: «No tengan miedo»

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Una semana después de la toma simbólica de la presidencia municipal de San Andrés Cholula, hay cuatro personas detenidas, diez supuestas órdenes de aprehensión y una lucha a la que se siguen sumando personas y organizaciones. 

La lucha por la defensa del territorio que rodea la pirámide de Cholula y la autonomía de las juntas auxiliares, contra la centralización del registro civil en las respectivas cabeceras municipales, sigue pero ha cambiado: a este lunes 13 de octubre la principal exigencia fue la liberación de Adán y Paul Xicale y Primo y Albino Tlachi, los cuatro considerados presos políticos, detenidos durante el violento desalojo de la presidencia de San Andrés el pasado lunes por la madrugada.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Antes del fin de semana se habían anunciado concentraciones simultáneas en varias juntas auxiliares y en la cabecera de San Andrés, a la vez que una mega marcha ciudadana saldría del Centro Integral de Servicios (CIS) rumbo al zócalo. Pero de último momento se cambiaron los planes y se decidió que los cholultecas marcharían juntos partiendo del Paseo Bravo hasta el zócalo de la ciudad de Puebla y después a Casa Aguayo, sede de la Secretaría General de Gobierno del estado.

En San Andrés, la cabecera municipal, las campanas de la parroquia sonaron desde temprano. Hasta las diez y media de la mañana se anunció que se haría una breve marcha en el centro del pueblo antes de partir rumbo a la capital poblana, donde llegarían también compañeros de otras organizaciones como la 28 de octubre, el MAS y la Cedip. Al principio había alrededor de 300 personas, pero se fueron sumando y al término del recorrido simbólico en el centro del municipio, cerca de la zona universitaria de la Udlap, eran casi 600 personas. Durante el breve recorrido que no duró más de 40 minutos se gritaron consignas contra el edil Leoncio Paisano, exigiendo que dejara su cargo, y por la libertad a los cuatro detenidos. Al frente de la marcha varios hombres cargaban palos de madera con las fotos de Adán, Paul, Primo y Albino.

“Malditos aquellos que con su palabra defienden al pueblo y con sus acciones las traicionan”, decía una de las mantas más grandes que circularon por el centro del municipio, entre porras y consignas que invitaban a unirse a todos los que estaban viendo la movilización desde sus casas y negocios. Hasta después de mediodía la marcha regresó al centro, a un lado de la presidencia, y se tomó rumbo al Paseo Bravo. 11 camiones repletos y varias camionetas llegaron a la Avenida Juárez y la calle 15 sur, donde se unieron también los que venían de las juntas auxiliares de San Bernardino Tlaxcalancingo y San Antonio Cacalotepec, para caminar juntos hacía el centro de Puebla.

A la una de la tarde se estacionaron todos los camiones y automóviles particulares junto con los que llegaron en bicicleta hasta el centro. Un grupo de mujeres sacó de la cajuela de un coche rojo varios ramos de flores blancas que repartió a los manifestantes. 

“No importa que pasemos mucho tiempo en este lugar. Sabemos los cuatro que estamos acá, sabemos que es justa nuestra lucha, y por eso nos aguantamos y les pedimos que sigan. No tengan miedo, no tengan temor, porque es justo lo que estamos exigiendo”

A la 1:20 inició un improvisado mitin frente al ayuntamiento de Puebla, cuyas puertas estaban cerradas. Un orador anunció al micrófono que tenían aviso de que en Casa Aguayo había un fuerte operativo de seguridad, por lo que se quedarían ahí en plantón durante unas horas solamente.

Aurora, hija del abogado Adán Xicale, tomó el micrófono dando un mensaje de solidaridad. En la concentración le habló por teléfono a su papá, quien también ofreció un mensaje escuchado por los cientos de personas ahí reunida .

“No importa que pasemos mucho tiempo en este lugar. Sabemos los cuatro que estamos acá, sabemos que es justa nuestra lucha, y por eso nos aguantamos y les pedimos que sigan. No tengan miedo, no tengan temor, porque es justo lo que estamos exigiendo”: después de las palabras de Adán siguieron aplausos y porras, por la lucha y por la libertad. 

El mitin siguió con una caminata hacia el jardín de la iglesia de Analco, donde estaban estacionados los autobuses que regresarían a los cholultecas a Tlaxcalancingo y después a la cabecera. Lo que sigue es que el jueves 16 de octubre, a la par de los festejos del gobierno por los 300 años del municipio de San Andrés, se haga una movilización alterna. Por la mañana, los ciudadanos en defensa del territorio harán un evento político–cultural en los campos alrededor del Santuario de la iglesia de los Remedios, como una demostración del rechazo a los proyectos de expropiación y de quitar autonomía a las juntas auxiliares.

Moreno Valle visita los terrenos

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

Mientras más de mil ciudadanos se manifestaban en el zócalo de Puebla por la liberación de los presos políticos, el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas visitaba los terrenos que rodean a la gran Pirámide de Cholula y la iglesia de los Remedios. Acompañado por los presidentes municipales de San Pedro, José Juan Espinosa, y San Andrés, Leoncio Paisano, hizo un recorrido por los predios que se pretenden expropiar para la construcción del parque o plaza de las siete culturas. Hasta la fecha no se ha presentado un proyecto oficial del parque que se quiere construir en los terrenos que rodean la gran Pirámide.

El gobierno del estado envió un comunicado de apenas dos breves párrafos donde decía que el gobernador “realizó un recorrido de supervisión del proyecto de rescate y preservación del entorno de la pirámide de Cholula”, acompañado además de los titulares de la Secretaría General de Gobierno, Luis Maldonado; la de Turismo, Roberto Trauwitz, y de Transporte, Bernardo Huerta.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.