Anger Management: y Charlie sigue ganando

Anger Management: y Charlie sigue ganando

AM2
Amira George

“Si la vida te da limones, haz limonada”. “El pasto siempre es más verde del otro lado”. “Después de la tormenta viene la calma”.

Así como estas hay muchas frases que se nos han repetido desde el nacimiento para recordarnos que no importan las cosas malas que nos pasen en la vida, siempre hay que buscar lo mejor de una situación mala, darle la vuelta y salir con la frente en alto.

Pues, después de años y años llegó una persona que redefinió todos estos argumentos para imponer su filosofía de #Winning.

Charlie Sheen, famoso por muchas películas de los ochentas y noventas, y un poco más para atrás, agarró notoriedad en los últimos años con la serie Two and A Half Men, serie que se volvió un éxito porque reflejaba, generalmente, su personalidad destrampada en contraposición de los demás caracteres.

El problema cuando tienes a una estrella conocida por ser una bomba de tiempo, es que tarde o temprano hará honor a esa fama. Después de varias temporadas, peleas con el cast de la serie y demás, Charlie dejó la serie. La ruptura fue tal que su personaje, a pesar de ser el protagonista, fue asesinado en la serie sin oportunidad de que vuelva.

Cualquier persona en una situación así pensaría que todo está terminado, que no hay más qué hacer. No Charlie. Aprovechó su fama tanto laboral como personal y se amarró un jugoso contrato con Fox para la producción de la serie Anger Management.

Esta nueva serie, que salió al aire al poco tiempo de que él dejara Two and A Half Men, está enfocado a la historia de Charlie Goodson, un jugador de baseball que es obligado a retirarse por tener problemas de ira; después de pasar mucho tiempo en terapia él mismo decide volverse psiquiatra y dar terapias, sí, de manejo de ira.

De esta manera, con sólo 10 episodios de la primera temporada Charlie Sheen logró asegurar su presencia en televisión por el resto de sus días. Eso de verdad es #Winning.

La trama comienza ya con Charlie como especialista, dando terapias de grupo, malabareando esto con su divorcio  y una relación pasivo/agresiva/sexual con su mejor amiga, psicóloga y pareja, interpretada por Selma Blair.

La primera temporada tuvo una excelente respuesta de parte de las audiencias, con lo cual cualquier persona se daría por satisfecha. Pero no, Charlie no es uno de esos.

Una vez más el hombre empleó su inteligencia maquiavélica para lograr uno de los contratos más inusuales para una televisora. En 2012 Fox firmó con el actor un convenio por 90 capítulos más del programa, pero no divididos en temporadas, como normalmente se hace, sino que se hiciera la producción y emisión consecutiva de todos estos episodios, como si fuera una temporada extremadamente larga.

Una de las letras chiquitas de la televisión comercial de Estados Unidos es que cuando un programa de televisión transmite 100 episodios se vuelve “syndicated”, esto es que puede ser retransmitido por la televisora original o cualquier otra que compre los derechos, por siempre.

De esta manera, con sólo 10 episodios de la primera temporada Charlie Sheen logró asegurar su presencia en televisión por el resto de sus días. Eso de verdad es #Winning.

Sin embargo, la producción de 90 episodios de manera consecutiva y, claro, acoplándose a los tiempos de Charlie, afamado por su preferencia al alcohol, sustancias, mujeres, fiestas y todo lo que se le parezca, hizo que el cast original poco a poco se fuera cansando.

Hasta el momento la primera baja de guerra fue Selma Blair, quien entró en problemas graves con Charlie, y al pedir apoyo al productor para que se respetaran los tiempos de los demás, pues prefirieron despedir a la joven actriz.

Así pues, el Charlie de la pantalla con el Charlie de la vida real comparten esa filosofía de sacar lo mejor de una mala situación –y con creces-.

En particular la serie es muy entretenida, mantiene un humor negro, característico de Sheen, una trama un tanto curiosa; una de esas cosas que uno pone en la televisión para despejar la mente, reírse y pensar “sí el pudo salir adelante después de todo, ¿por qué yo no?”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.