El mural que nunca fue
En menos de 24 horas desaparece Moreno Valle de las paredes de la colonia Maravillas
Por Lado B @ladobemx
06 de junio, 2014
Comparte
Foto: @earoche

Foto: @earoche

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Dos semanas estuvo ahí, sin hacer ruido, mirando pasar a los vehículos que circulan por la avenida Unidad Deportiva de la colonia Maravillas, teniendo a su espalda los estadios Hermanos Serdán y Cuauhtémoc y a su costado las torres de la Catedral. Parado en pose de fotografía oficial, con su traje negro y su corbata blanca a rayas y su pelo engominado. Dos semanas, y en menos de 24 horas desapareció dejando en su lugar el escudo del Sindicato de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla y Organismos Descentralizados (STSPEPOD).

“Es culpa de la prensa, empezaron con su argüende y nos hicieron quitarlo, tan chido que había quedado”, dice uno de los graffiteros que decoraron las paredes del inmueble que ocupa el organismo gremial de los burócratas del estado.

“Es que son re escandalosos ustedes los de la prensa”, dice otra de las empleadas del organismo que representa a los más de 4 mil agremiados que prestan sus servicios en la administración estatal, “nosotros lo único que queríamos era contar con imágenes la línea de tiempo de los 50 años del sindicato, y bueno, el gobernador es nuestro patrón, y había que ponerlo”. La justificación es así, informal, sin nombres “pa que no me regañen después, ya ve, tuvimos que quitarlo porque hicieron mucho escándalo, y pues hasta nos pidieron que lo borráramos”.

Y es informal porque aunque prometieron que enviarían por correo electrónico el posicionamiento o la explicación oficial del graffiti que decora la pared exterior del inmueble, cuya mitad está dedicada al gobierno actual pues no sólo tiene de fondo el color institucional sino también se incluyen obras polémicas como el viaducto Zaragoza, la estrella de Puebla o el Centro Integral de Servicios, pero el documento al cierre de la edición nunca llegó.

CIS“Sí, a la gente, a la base sí le gustaba, hasta venían a tomarse fotos con el mural de fondo”, dice la mujer que pide no se publique su nombre, pero fuera del inmueble la percepción fue otra, el recuerdo de otro mural y de otro gobernador es inevitable.

En 2008 el diario Reforma dio la noticia –igual que en esta ocasión—, de un mural que pintaba Felipe Castellanos Centurión en la Casa de la Juventud Poblana y que incluía la imagen del entonces gobernador Mario Marín Torres, la noticia levantó ámpula –igual que en esta ocasión— y un par de días después Marín Torres desaparecía para dar paso a Benito Juárez.

Pero no fue el único caso, Mario Marín había dejado también su imagen plasmada en un mural pintado en el salón de protocolos del palacio municipal, acompañado por su secretario de obra pública Javier García Ramírez, justo cuando el priísta fue alcalde de la capital poblana en los primeros años de este siglo. Y de ahí también fue borrado, junto con su colaborador, en 2013, tras la petición que presentó el entonces regidor perredista Arturo Loyola.

Tras conocerse que desde el mural que se pintó en el STSPEPOD, organismo encabezado por Rosalía Barranco, la imagen de Moreno Valle miraba pasar las horas en la avenida Unidad Deportiva, las voces de algunos personajes públicos comenzaron a escucharse, lo mismo con críticas más bien tibias, como las del dirigente priísta Pablo Fernández del Campo, quien dijo que “la egolatría y las imágenes” son para la casa, pero evitó hacer algún pronunciamiento sobre si habría alguna clase de petición para que se eliminara, o de plano escurriendo el bulto, como pasó con Eric Cotoñeto, presidente estatal del PRD, quien evitó entrar al temar argumentando que era un asunto de la vida interna del sindicato, hasta voces con reclamos más airados como el del coordinador de regidores del PRI, Iván Galindo, quien cuestionó la banalidad y egolatría del mural, y pidió a las voces que se habían rasgado las vestiduras con los murales marinistas salir a exigir ahora que se desapareciera al mandatario panista de las paredes de la colonia Maravillas.

Pero más allá de los posicionamientos y exigencias, la orden llegó temprano al edificio sindical, y dicen los trabajadores vino desde arriba: la imagen se borró en cuestión de horas.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx