Seis películas sobre “el poder y el hombre”
Una recomendación de Armando Pliego
Por Lado B @ladobemx
19 de mayo, 2014
Comparte

peter-sellers

Armando Pliego Ishikawa

@dobbyloca

Hace aproximadamente un mes me contactaron de Casa Nueve para ver si podía ser curador de un ciclo de cine, labor que acepté con mucho gusto. El tema que acordamos fue la política. Como en realidad no estaba muy bien definido, pude elegir películas variadas, en las que yo creo que se reflejan algunas de las manifestaciones de la política en contextos diversos.

La semana pasada, entre el  5 y 10 de mayo, tuve el gusto de presentar en la sala de cine de Casa Nueve dicho ciclo de cine, al que decidí titular “El poder y el hombre”, y que incluye películas sobre campañas electorales, medios de comunicación, movimientos estudiantiles y eventos bélicos, así como sus implicaciones en la sociedad y en los individuos.

Para todas las personas que no pudieron asistir a estas funciones, a continuación dejo una breve reseña de cada película, esperando que se interesen por alguna y se animen a verla.

La primera película seleccionada para este ciclo es “El candidato” (1972), dirigida por Michael Ritchie, y protagonizada por Robert Redford, que personifica a un candidato al Senado de Estados Unidos, quien ante la superficialidad y el cinismo de las campañas electorales, decide optar por un camino distinto para no arrojarse hacia el mundo perdido de la descomposición en la política. En el filme se muestran muchos aspectos que se hacen presentes alrededor de una campaña, destacando que en la política en esta era mediática lo más importante es la propaganda. La película fue estrenada durante lo que muchos críticos acuerdan que fue un periodo de cine inteligente, sin concesiones y sin compromisos, conocido como “El nuevo Hollywood”. Esto permitió que la película se realizara sin ningún tipo de autocensura desde la producción, dando como resultado un filme audaz y crítico ante su realidad, que posteriormente se convertiría en lo que ahora conocemos como una obra trascendente en el cine sobre política en regímenes democráticos.

“The Ides of March” (2011) es una película dirigida y protagonizada por George Clooney, acompañado de Ryan Gosling. Ambos encarnan a un gobernador que se postula para las elecciones presidenciales primarias y su coordinador de campaña, respectivamente. La temática es similar a la película anterior, sin embargo la trama de “The Ides of March” se enfoca en el coordinador de campaña, quien se ve forzado a decidir entre ceder parte de sus principios para así obtener un poco de poder y colaborar en su proyecto político, o mantener su pureza sin lograr nada a cambio. Así es como se destaca ese debate sobre el pragmatismo, aún vigente, entre poder e ideología. La película cuenta con grandes actuaciones por parte de Gosling y Clooney, además de la participación del recién fallecido Phillip Seymour Hoffman, quien fuera hallado muerto en su departamento en NY en febrero de este año.

La siguiente película proyectada fue “Wag the dog”, o “Escándalo en la Casa Blanca” (1997), dirigida por Barry Levinson. En esta cinta se narran las aventuras de un empleado del presidente y un productor de cine que tienen la encomienda de distraer a la gente de un escándalo sexual en el que el presidente está envuelto. Para lograrlo, deciden hacer una guerra ficticia, sirviéndose de los medios de comunicación para inclinar la balanza a su favor. La película es una sátira que expone de forma cínica la forma en que los poderes se sirven de los medios para manipular a la opinión pública. Si bien lleva su trama a proporciones que ridiculizan a los medios, el argumento de que los medios de comunicación ganan las elecciones mantiene vigencia.

Dando un giro a la temática de las tres películas anteriores, que abordan aspectos personales, políticos y mediáticos alrededor de las campañas electorales, el ciclo continuó con un filme bélico. “Dr. Strangelove” (1964) de Stanley Kubrick, nos habla sobre la crisis nuclear entre EEUU y la URSS durante la Guerra Fría. La trama cuenta dos historias paralelas: un general de la Fuerza Aérea que enloquece y decide bombardear Rusia con armas nucleares sin autorización del presidente, y el conflicto al interior de la “Cámara de Guerra”, donde el presidente y sus asesores discuten las posibles soluciones a este problema. Esta cinta relativiza cualquier tipo de victoria bélica, ridiculizándola y exhibiendo los absurdos de la guerra. Asimismo, expone que a pesar de la política, la economía y el poder, no hay motor más efectivo para mover a una persona que el miedo.

Para tener un filme en un contexto latinoamericano que revelase alguna dinámica desarrollada por personas con poder, elegí uno un tanto sensible. “La noche de los Lápices” (1986) dirigida por Héctor Olivera, cuenta la historia de un suceso (conocido con el mismo nombre) que ocurrió en Argentina diez años antes, bajo la última dictadura militar en dicho país. Se trata del secuestro, tortura y asesinato de varios adolescentes que habían salido a las calles para exigir un descuento de estudiante en el transporte público. La película da seguimiento al proceso de movilización y posterior secuestro de un grupo de jóvenes,  más adelante observa su estancia en prisión y la final liberación de uno de ellos. De forma paralela revela la situación de sus familiares, además de sus captores. Esta cinta no se concentra tanto en las implicaciones sociales o políticas, y más bien se enfoca en el carácter individual de cada joven detenido, apelando así a cualquier audiencia para mostrar los crímenes que pueden suceder en cualquier régimen autoritario.

Para cerrar con el ciclo, la película presentada fue “The Manchurian Candidate” (1962), dirigida por John Frankenheimer. En este filme se desarrolla la historia de un grupo de soldados norteamericanos que regresan a casa tras ser capturados por el enemigo durante la guerra de Corea, pero estos soldados regresan con algo diferente en sus cabezas. Raymond Shaw es presentado como el héroe al principio de la historia, e ignora que es parte de un plan más grande, que involucra hasta las personas más cercanas a él. La película está basada (y fue rodada) en el contexto de la guerra fría, cuando las conspiraciones abundaban, y cualquiera era posible, por ridícula que pareciera. Después de todo vivían en días en los que el mundo podía acabarse en cualquier momento.

Ojalá que puedan ver alguna de estas recomendaciones, pues el cine es de gran ayuda para retratar los valores y las prácticas de una sociedad; esta industria es también una ventana que nos permite ver panoramas específicos de forma universal, y quizás en los recursos que componen a dichos panoramas podremos encontrarnos con elementos genéricos que nos sirven para dar sentido a nuestra propia realidad. Por eso tengo que destacar el trabajo de la sala de cine en Casa Nueve, además de agradecer la invitación que me hicieron para participar en este proyecto, esperando futuras colaboraciones, y la participación de todos en estas iniciativas.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx