La taberna de los honestos

La taberna de los honestos

Taberna sin tabernero

Eduardo Montagner Anguiano

Una curiosa noticia me llegó hace días a través de Facebook: la llamada Osteria senza oste (‘taberna sin tabernero’), fue cateada por el fisco y multada con 62 mil euros por evasión, asignándole una partida IVA y una razón social pese a tratarse de una casa privada, en realidad una casa de labranza abandonada que mira hacia hileras de viñas donde, al lado de la estancia de 10 metros cuadrados, hay además un establo con una vaca, un becerro recién nacido y un burro. ¿Por qué la multa?

Taberna sin taberneroLa Osteria senza oste, ubicada en Santo Stefano, uno de los pueblos más pintorescos del Véneto, en la provincia de Treviso, y específicamente en el municipio de Valdobbiadene (famoso a nivel mundial por el vino Prosecco), no nació como un negocio, sino como la solución que Cesare De Stefani encontró para sostener el contacto con sus amigos durante su ausencia. Algunos de ellos se habían quejado de no encontrar a De Stefani cuando iban a buscarlo para comer embutidos, quesos y beber el vino Prosecco de rigor mientras conversaban. De Stefani decidió entonces dejar abierta esa propiedad privada para que sus amistades se sentaran a comer y a beber, sirviéndose ellos mismos, en caso de no hallarlo. Se corrió la voz y comenzaron a llegar también amigos de amigos, incluso gente de otras provincias, volviéndose lugar de encuentro y solidaridad, hasta que alguien sugirió que se le pusiera algún precio a estos embutidos y vinos, pero con el detalle de que la cuenta por lo consumido sería libre, se Taberna sin tabernerodejaría a voluntad del consumidor, que podía depositar su contribución en una alcancía en forma de cerdo, incluso irse sin ningún problema o pagar más del valor de lo consumido, si su ánimo así se lo dictaba. Simplemente nunca existió un tabernero vigilando a nadie.

El lugar ha sido escenario incluso de una novela de Alberto Raffaelli, aparecida apenas en 2013 y que lleva por título el nombre de esta casa ahora polémica; fue publicada por la editorial trevisana Santi Quaranta. En el primer párrafo de su cuarta de forros es descrita como sigue: La taberna se yergue discreta pero visible sobre el Col Vetoraz, cercano a Valdobbiadene, entre las viñas del célebre Cartizze. Sin embargo, poco a poco, pierde su fisicidad, deviene otra cosa: es símbolo del mundo y de la vida. El tabernero está, aunque no se ve, y en el silencio repara, laborioso y preciso, en nuestros desórdenes. La Taberna sin tabernero enarbola la libertad responsable al vértice de los valores, transmitiendo el exigente mensaje de que la conciencia no tiene necesidad de un guardián para ser justa.

En el papel dice: "huevos cocidos", en véneto
En el papel dice: «huevos cocidos», en véneto

De Stefani, el propietario, en entrevistas tras el suceso, explica que varias veces le ha sucedido llegar a su propia casa y escuchar el mecanismo de funcionamiento del lugar en labios de algún desconocido que allí conversa y consume.

La reacción de la gente es polémica en las redes, pero la gran mayoría es favorable a lo que el dueño emprendió como innovación. Se han expresado al respecto incluso el presidente del véneto, Luca Zaia, y el presidente de la provincia de Treviso, Leonardo Muraro, ambos criticando la decisión de la Oficina de Ingresos del Municipio. Opina Zaia: «El nuestro es un país donde el sentido común, en vez de ser norma, es un ilustre desconocido», y luego habla del fracaso del país, que lejos de elogiar iniciativas de ciudadanos basadas en la confianza en el prójimo, las veja. Remata Zaia: «Ese inmueble podría ser vendido a la brevedad por su propietario, gracias a su privilegiada posición». Muraro, en cambio, calificó de ‘aberrante’ esta decisión gubernamental, y opina que tal acción vulnera el concepto de honestidad, solidaridad y amistad de los trevisanos, sobre todo tomando en cuenta que hasta hace poco tiempo en Treviso se solía ir a la cama sin cerrar las puertas de las Taberna sin tabernerocasas. Un viejo proverbio véneto lo dice: «Puertas abiertas, casas seguras». Muraro agrega que la actividad que el fisco realiza en territorio trevisano es mil veces mayor que en otras zonas de Italia, sobre todo comparándola con lo que ocurre en la Italia meridional.

Arrigo Cipriani, hijo del fundador del Harry’s Bar de Venecia, comentó el asunto confiando en que De Stefani sabrá defenderse del Erario mostrando la verdadera naturaleza del lugar, la esencia de la filosofía por la cual surgió.

Valdobbiadene es uno de los pueblos de origen de por lo menos cuatro familias de Chipilo (en Francisco Javier Mina, municipio de Puebla): los Vanzini, los Sevenello, los Bronca y los Crivelli. Muy cerca están Segusino y Quero, de donde provienen casi todos los restantes apellidos chipileños. Vi arrobado el Taberna sin taberneropueblo de Santo Stefano sólo de lejos. Algunos chipileños entraron a esa taberna. Yo nunca estuve en la Osteria senza oste. Habría sido interesante medir mi honestidad ante esa alcancía en forma de cerdito, cuando el dinero depositado ahí salía mágicamente sólo del alma.

Artículo escrito a partir de notas de Il Gazzettino di Treviso, Oggi Treviso, Il Corriere del Veneto y Edictrie Santi Quaranta.

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.