Armas ensombrecen agitación política en Venezuela
 
Por Lado B @ladobemx
07 de marzo, 2014
Comparte

Humberto Márquez | IPS

Caracas. Siete de los 20 muertos en la agitación callejera que vive Venezuela desde la segunda semana de febrero, recibieron balazos en la cabeza, una muestra de cómo las armas acompañan la lucha política en este país petrolero.

La Fuerza Armada y las policiales, más unos pocos miles de civiles autorizados, portan legalmente armas de fuego, pero hay diseminadas cientos de miles de armas ilegales, quizás millones, según Amnistía Internacional.

La Constitución de 1999 “prohíbe expresamente el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas”, dijo a IPS el activista Marino Alvarado, de la organización humanitaria Provea.

Foto tomada de ipsnoticias.net/

Foto tomada de ipsnoticias.net/

Pero, ¿quién tiene o emplea las armas mientras algunas áreas urbanas muestran, cada atardecer, humo de granadas lacrimógenas mezclado con el de barricadas que arden y el resueno de disparos que hacen desconocidos desde vehículos, principalmente motocicletas?

El primer baleado, el 12 de febrero, fue el carpintero Bassil Dacosta, cuando culminaba una marcha opositora en el centro de Caracas. Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin, la policía política) estaban presentes en el lugar –ignorando una orden de acuartelamiento, según el presidente Nicolás Maduro—, así como miembros oficialistas denominados genéricamente como “colectivos”.

La inmensa mayoría de los colectivos son agrupaciones vecinales pacíficas, simpatizantes del oficialismo, que apoyan tareas sociales del gobierno o desarrollan las propias.

La segunda víctima, en el mismo escenario, fue Juan Montoya, líder de uno de esos colectivos e identificado con una credencial de la policía caraqueña.

Siguieron, en los estados centrales de Carabobo y Aragua, una joven modelo que debutaba como manifestante, un vecino que cerraba el portón de su urbanización al acercarse motoristas hostiles, y un sargento de la Guardia Nacional cuando despejaba escombros en una barricada.

Una estudiante murió por perdigones disparados a quemarropa, los heridos por proyectiles con plomo o plástico son decenas.

La represión de las manifestaciones en más de 50 centros urbanos está principalmente a cargo de la Guardia Nacional Bolivariana, un cuerpo de seguridad interna semejante a la policía de Carabineros de Chile o a la Guardia Civil española, y un componente de la Fuerza Armada junto al ejército, la marina y la aviación.

La Fuerza Armada, sumando sus distintos componentes, cuenta con unos 135.000 efectivos en este país de casi 28 millones de habitantes.

Dentro de la Guardia Nacional ha estado muy activa frente a las protestas la Guardia del Pueblo, creada en 2011 por el entonces presidente Hugo Chávez (1954-2013) para funciones de vigilancia y seguridad ciudadana.

También actúa la Policía Nacional Bolivariana, creada en 2009, en tanto deben abstenerse por ley los cuerpos policiales regionales y municipales, algunos de ellos bajo jurisdicción de alcaldes opositores.

Pero la novedad, por su despliegue en Caracas y en media docena de ciudades del interior, la constituyen los colectivos, grupos de civiles que se identifican como oficialistas y cuyos integrantes, desplazándose en motocicletas y con armas en la mano, han actuado contra manifestantes, comercios, residencias y vehículos en barrios opositores.

Siga leyendo aquí.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx