Miradas colectivas con La Pesera
“Para Alonso, estas miradas de un rincón del mundo tan cercano y lejano a la vez”. Así me dedicó Nereo, miembro del colectivo La Pesera, el libro que acababa de poner sobre mi escritorio, luego de haber escuchado sobre su proyecto desde hacía varios meses. Así, Barrio de San Antonio: fotografías desde el interior se convertía en apenas mi segundo contacto con una zona de la ciudad que queda a unas cuadras de mi lugar de trabajo.
Por Lado B @ladobemx
11 de febrero, 2014
Comparte

Alonso Pérez Fragua

@fraguando

“Para Alonso, estas miradas de un rincón del mundo tan cercano y lejano a la vez”. Así me dedicó Nereo, miembro del colectivo La Pesera, el libro que acababa de poner sobre mi escritorio, luego de haber escuchado sobre su proyecto desde hacía varios meses. Así, Barrio de San Antonio: fotografías desde el interior se convertía en apenas mi segundo contacto con una zona de la ciudad que queda a unas cuadras de mi lugar de trabajo.

Ya lo escribió aquí mismo, apenas ayer, Josué Cantorán: “No está a más de diez cuadras del zócalo y de las oficinas centrales del ayuntamiento, la zona más turística de Puebla, acaso a unos doce minutos en una caminata tranquila, pero el barrio de San Antonio ya se considera zona de riesgo”. De esta forma vemos la mayoría de los poblanos a este “barrio bravo”, con la mirada nublada y prejuiciada que pocas veces gira hacia ese punto del mapa del Centro Histórico.

Adriana, Agnija y Nereo, miembros de La Pesera, supieron voltear hacia allá y dedicaron parte de 2013 a compartir con los niños y jóvenes del barrio una herramienta que conocen muy bien: la fotografía. Armados con ocho cámaras digitales que el colectivo adquirió gracias al apoyo del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), los propios vecinos dieron vida a esta visión de su entorno, sin filtros y con total libertad.

El resultado captura la cotidianidad del barrio, sus negocios, sus plazas y jardines, su cancha de fútbol rápido y la pasión de sus niños por este Dios redondo (Villoro dixit); sus murales de aerosol, su forma de celebrar a sus santos, de celebrar la vida y también a la muerte; su manera de colgar la ropa, de disfrutar un baño en el agua de la fuente, de preparar una memela y de jugar a sacarse una selfie[1] como lo hace el niño fotografiado por Chabelo que aparece en la portada.

PortadaLibroPesera

Pero sobre todo, lo que mejor hace el libro, es mostrar a la gente, su naturalidad ante la cámara manejada por personas como ellos, de su propia cuadra, con la que conviven día a día y a la que llaman por su nombre.

Además de la calidad y entusiasmo que La Pesera y la gente del barrio le imprimieron al libro, otra gran virtud es la facilidad de acceso a este testimonio único. Aunque los recursos obtenidos del PACMYC solo alcanzaron para 500 ejemplares, una versión íntegra del documento está disponible de forma gratuita a través de la red. Para ello, basta con pinchar aquí.

Presentación Libro

Presentación el pasado 7 de febrero en Taller Casa Click. Imagen tomada de su FB

Si bien de forma electrónica hoy es posible alcanzar todos los rincones de la tierra que tengan conexión, para asegurar que este registro sea conocido en la mayor cantidad de lugares, el colectivo hizo llegar cerca de 100 copias a bibliotecas, fototecas, espacios culturales y redes de fotógrafos de distintos puntos de Sudamérica, EUA y países europeos como Letonia. ¿Algo más? Pues sí: luego de echar una mirada al barrio también podemos aguzar el oído gracias a los registros sonoros de algunos personajes que La Pesera comparte en su canal de Soundcloud.

Para conocer a los artífices de este proyecto, y a algunos de los niños del barrio, la oportunidad ideal se presentará este viernes 14 de febrero, dentro de la Feria Internacional de Lectura (Filec), en el Observatorio de Tonanzintla. La cita es a las 5 p.m. en el Auditorio docente. La entrada es libre.

Y ya entrados en gastos…

…aprovecho para extenderles la invitación a otra presentación en la Filec, ésta del libro Música y cultura alternativa. Hacia un perfil del rock mexicano de finales del siglo XX, de Laura Hernández, a las 6 p.m., el sábado 15 de febrero, en el Foro central de la feria (debajo de las carpas). Estará presente la autora acompañada por este melómano, es decir, el que esto escribe, quien, más que comentar el texto, hará de entrevistador y moderador de las preguntas del público. Ahí nos vemos.


[1] Aunque mi suposición es que el susodicho se está tomando una selfie con una cámara invisible, la siempre brillante @Chispillatronik dice que solo está enseñando la barriga. Que cada quien saque sus conclusiones.

Changaplana PunketaAlonso Pérez Fragua es gestor y periodista cultural. Desde 2012 coordina Capilla del Arte, espacio cultural de la UDLAP. Actualmente estudia el Posgrado Virtual en Política y Cultura en América Latina de la UAM-Unidad Iztapalapa. Presidente y único miembro del club de fans del autor estadounidense A.J. Jacobs en Puebla.

Imagen: La Changaplana Punketa, de Ángel Vázquez. Aerosol. 2012.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»la-eterna-incomprendida» posts_per_page=»-15″ include_date=»true» order=»DESC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx