El origen aviar de la gripe española
 
Por Lado B @ladobemx
19 de febrero, 2014
Comparte
Imagen que muestra a trabajadores de la cruz roja trasladando a una víctima de la gripe española en St. Louis, Missouri, en Estados Unidos. Tomada de estesitio.

Imagen que muestra a trabajadores de la cruz roja trasladando a una víctima de la gripe española en St. Louis, Missouri, en Estados Unidos. Tomada de este sitio.

Historias Cienciacionales

@Cienciacionales

Hace casi cien años ocurrió la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad. Infectó a 500 millones de personas alrededor del mundo, para terminar con entre 50 y 100 millones de vidas. El acontecimiento recibió el nombre de gripe española y su causante fue un virus.

Desde entonces, el responsable de la pandemia de influenza ha estado bajo el ojo de muchas investigaciones que buscan responder tantas interrogantes planteadas como sea posible. Ahora, el origen de la gripe española es más claro, en tanto que se ha estudiado sus relaciones evolutivas con otros virus.

En 2005, un estudio del material genético de tejidos de pacientes que fallecieron de la gripe española concluyó que la probabilidad de que el origen aviar del virus causante de tantas muertes humanas era muy alta. Sin embargo, cuatro años después, otro trabajo mostró que los genes virales circularon entre humanos y cerdos por al menos de dos a quince años antes de que la pandemia ocurriera, y se combinaron para generar un virus letal.

Recientemente, tres investigadores de diferentes instituciones publicaron un trabajo en el que analizaron más de 80 mil secuencias genéticas de virus de la gripe provenientes de humanos, aves, caballos, cerdos y murciélagos. Gracias a esto, ha sido posible conocer los orígenes del virus A de la influenza y se ha podido observar cómo ha evolucionado a lo largo de dos siglos pasando a través de diferentes animales que han funcionado como hospederos. Así, concluyen que el virus que causó la muerte de tantas personas provino de aves domésticas y silvestres en la parte de América del norte, y no a partir de la mezcla de virus humanos y porcinos, como se pensaba.

Para poder llegar a dicho resultado, los autores partieron de un supuesto: los cambios genéticos se acumulan en el tiempo a una tasa confiable, como el movimiento del segundero en un reloj. De ahí que a este modelo, que permite unir piezas del rompecabezas de las relaciones evolutivas entre organismos y sus mutaciones en el tiempo, se le conozca como “reloj molecular”.

Algunos modelos asumen que las tasas evolutivas moleculares son aproximadamente iguales, pero en el caso de la influenza, existe la evidencia de que evoluciona a diferentes velocidades en cada uno de los hospederos. Esto se sabe porque se ha visto que la tasa de cambio es más rápida en aves que en caballos, por ejemplo. Así, este último trabajo toma dicha evidencia en cuenta.

El análisis de este reciente trabajo también reveló que existe un ancestro común para casi todos las gripes de origen aviar con el virus H7N7, mismo que fulminó a caballos y mulas también en Norteamérica, pero en 1872. Esta panzootia comenzó en Canadá y se dispersó rápidamente hacia el sur y oeste. La transmisión entre humanos y caballos parece ser clave para algunas epidemias, algo que mueve la mirada hacia un origen equino, cosa que cambiaría el dogma de aves a caballos.

——————-

Fuentes:

Nota fuente de NatureArtículo del más reciente trabajo realizado en virus de gripeArtículo del trabajo del 2005Artículo del trabajo del 2009.

Más historias cienciacionales en este link

Siguelos en su página de FB HistoriasCabezal

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx