Conservadurismo y censura, las constantes en la política cultural

Conservadurismo y censura, las constantes en la política cultural

Ámbar Barrera | Mely Arellano | Ernesto Aroche

@Dra_Caos | @melyarel | @earoche

Censura y una visión conservadora son las características que más definen los tres años de trabajo del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), dirigido por la arquitecta Patricia Sánchez Matamoros.

En varios momentos, a lo largo del trienio, artistas y gestores levantaron la voz para criticar la falta de apoyos, sobre todo de espacios, y la inequidad en el otorgamiento de estos; así como la ausencia de proyectos que fueran más allá de la promoción del patrimonio de la ciudad y sus tradiciones.

Foto Archivo: Es Imagen
Foto: Archivo | Es Imagen

Y si bien se reconocen aciertos, sobre todo en el área de literatura, específicamente el trabajo en la Escuela de Escritores, ahora existe preocupación ante los rumores de una eventual fusión del IMACP con la Dirección de Turismo del Ayuntamiento, que quedaría, además, bajo la dirección de una persona con poca experiencia en la gestoría cultural local.

***

Resulta impensable que, dada la necesidad protagónica del gobernador Rafael Moreno Valle y la actitud sumisa del presidente municipal Eduardo Rivera Pérez, la política cultural local mantuviera total independencia de los planes estatales. Debido a ello, proyectos y eventos fueron sacrificados o dirigidos prácticamente desde Casa Albisúa, dejando en el olvido el terreno ganado en la administración previa, con Pedro Ocejo en el IMACP.

–Siento que no hay una verdadera oferta cultural. El trabajo del IMACP en estos tres años ha sido nefasto –dice la artista plástica Rosa Borrás-, creo que han deshecho mucho de lo que se logró en los tres años anteriores, que podrías criticarlo también y decir que hubo cosas no del todo transparentes, pero se logró mucho, se construyó mucho, y se generó mucha expectativa en términos de la asistencia a los espacios culturales y de posibilidad de los artistas de proponer y de mostrar. Y creo que en este trienio se echó todo para atrás, se volvió una cuestión de amiguismo, la postura de la directora del IMACP era muy conservadora, en todos los sentidos, desde censurar obras de teatro hasta el tipo de exposiciones que se montaron en la galería. No hubo un proyecto claro de lo que se entendía por cultura estando en el Instituto Municipal. No entiendo esta postura de apostarle tanto a los festivales, aunque eso tiene que ver también con el CECAP (Consejo Estatal para la Cultural y las Artes de Puebla), esa relación entre el IMACP y el CECAP es totalmente difusa, no entiendo qué está pasando.

Ernesto Cortés, gestor cultural, explica que desde el punto de vista institucional, el IMACP ha cumplido con los indicadores establecidos y las metas planteadas; sin embargo, reconoce que la administración de Patricia Sánchez ha tenido una visión conservadora y limitada.

–La UNESCO plantea que, para que haya desarrollo cultural y por ende desarrollo artístico, es necesario dar apoyo a las nuevas manifestaciones, a las actuales, no a las emergentes, pero precisamente esta administración se distinguió por no dar espacios, no apoyar a las manifestaciones contemporáneas poblanas. Estuvo en cambio muy concentrada en la tradición, en el pasado, en el patrimonio, que es muy valioso, pero no así en aquello que nos permite seguir desarrollándonos como una metrópoli de cultura, como lo fuimos en el siglo XVII y XVIII. Y eso es un reclamo no mío, sino de la comunidad artística de Puebla.

En febrero del 2012 se inauguró en la Galería del Palacio Municipal la exposición “Emblemas Nacionales”. Las obras incluidas proponían una definición de “mexicano desde el ámbito popular”, según el comunicado oficial; sin embargo, a la titular del IMACP no le gustó ver la foto de una persona vestida como “El chapulín colorado” haciéndola de albañil, un cactus de plástico con forma de Mickey Mouse, una escultura de chocolate “Abuelita” y chiles “La Costeña”, y un cuadro tridimensional de una mujer de larga trenza rodeada de platillos típicos titulado “La Chinga Poblana”, pues desde su punto de vista nada de eso tenía que ver con la identidad nacional.

Como resultado de lo anterior, casi 150 artistas hicieron una petición a Eduardo Rivera para que Patricia Sánchez fuera removida del cargo.

Tomada de: blog.udlap.mx
Tomada de: blog.udlap.mx

En su momento, el artista plástico Ramón Almela lamentó en entrevista con Lado B la actitud de la funcionaria:

-Están leyendo el arte erróneamente, es un fracaso. Han olvidado darle difusión e impulso a espacios como la Galería de Arte Contemporáneo y, por otra parte, empiezan a querer imponer una línea de cómo debe comportarse el artista -dijo.

–¿La situación que planteas tiene que ver con la filiación política? –se cuestiona a Rosa Borrás.

–No sé, pero sí creo que esta gente es más conservadora. Más bien creo que es una cuestión de ineptitud personal, porque ni siquiera fueron claros respecto de lo que sí se podría mostrar o no. Armaron exposiciones a las que convocaban a los artistas y a la mera hora, cuando ya estaban montadas las piezas, las censuraban, las tapaban o quitaban, ni siquiera creo que haya sido una cuestión política, no, creo que fue pura ineptitud. Y sé que mucha gente (funcionarios del IMACP) que venía de trabajar en el trienio anterior y se quedaron, no aguantaron y terminaron renunciando. Se vieron coartados, no pudieron hacer lo que creían que tenían que hacer.

Ernesto Cortés, quien precisamente por no coincidir con la política cultural del IMACP salió casi al inicio del trienio, destaca que si bien el Instituto está mejor que hace 10 años y tiene algunos programas exitosos, la administración está peor.

–El IMACP actualmente está mejor que hace 10 años, si planteamos que no existía como institución y simplemente era una dirección de la Secretaría de Desarrollo Social. Sin embargo, la actual administración es peor que hace nueve años que ya existía el IMACP. ¿Por qué? Porque por lo menos, hace 9 años, quienes estaban al frente del Instituto eran personas que tenían experiencias previas en la gestión cultural. Había gente que venía de la ciudad de México y que había trabajado ya en el desarrollo de casas de cultura en distintas delegaciones, es decir, se estaban exportando ideas. Y si puedo ser un poco más estricto, el IMACP es mucho peor de lo que era hace 4 años. Un retroceso importante entre la administración pasada y ésta que está por concluir, es que desafortunadamente en la actual administración del IMACP no existen gestores culturales profesionales.

En el panorama de la cultura local, desde hace algunos años, comenzaron a aparecer proyectos y grupos independientes, algunos con más éxito que otros pero todos convencidos de que existe una necesidad por cubrir.

–En Puebla lo que estoy viendo en estos últimos años es que los creadores están buscando sus propios espacios –dice Rosa Borrás-, hay más proyectos independientes, hay más búsquedas e incluso intentos de salir de Puebla y tratar de hacer cosas de manera independiente, pero no es fácil y a muchos artistas con trayectoria les interesaría poder tener acceso a espacios, y no lo tienen porque están mal administrados. Creo que hay una tendencia de crear nuevos espacios y de defenderlos como respuesta a la carencia de un proyecto de cultura municipal.

Pero el conservadurismo del IMACP alcanzó también a uno de estos grupos culturales alternativos, cuando en agosto del 2012 hubo un intento de censura hacia una obra de teatro de El Taller. A raíz del incidente se lanzó otra carta solicitando la revisión del trabajo del IMACP, nunca recibieron respuesta.

Tomada de comunicatedigital.com/
Tomada de comunicatedigital.com

Las críticas aminoran cuando se habla del trabajo en la Escuela de Escritores que encabeza Beatriz Meyer, quizás, aventura Rosa Borrás, “porque los escritores fueron más persistentes o es más fácil, necesitas meno espacio físico para el desarrollo”.

–El IMACP se fortalece mucho desde la creación de la Escuela de Escritores –opina el escritor Javier Caravantes-, empiezan a tener más actividades relacionadas con la literatura: las conferencias que dan los maestros, la publicación de una colección que se llama Los Antagónicos, son unas plaquets que regalan en los eventos. Esa iniciativa me parece interesante. He platicado con algunos autores y parecen contentos. Me parece que la escuela de escritores fortalece el área literaria, los eventos, las publicaciones y sobre todo es puerta de formar lectores a partir de la escritura.

Y ante los rumores de una eventual fusión del IMACP con la Dirección de Turismo que supuestamente dirigiría Anel Nochebuena, nadie tiene muy claro lo que puede pasar, sobre todo porque es poco conocida en el ámbito cultural local.

–No la conozco –reconoce Rosa Borrás-, no tengo referencia, pero tampoco me interesa entrar en contacto con la institución. Sé que, como ciudadana, tengo la obligación de estar pendiente del trabajo que realizan, como cualquier otra dependencia, pero la verdad es que no me interesa, no sé qué va a pasar, pero viéndole la cara a Gali, qué puedes esperar. Y lo que hizo como secretario de Infraestructura, me parecen nefastos, él y Moreno Valle.

Ahora, si quieren traer a sus artistas Televisa está bien, pero que no se quiten presupuestos para el desarrollo de los artistas locales, ese es uno de los grandes reclamos, hay mucho talento en Puebla, y están prefiriendo traer cosas de afuera. Y no todo el apoyo tiene que ser económico, a veces lo que se necesita son los espacios, u otro tipo de apoyos, el reconocer que existe el trabajo local. Hace rato me decía Eli Flores, mi compañera de Estudios Abiertos, que entre 2011 y 2013 hubo 60 grupos, colectivos y espacios que organizaron eventos, ¡60!, eso quiere decir que se mueven cosas, pero tenemos que hacerlo marginal, o eso parece.

–Sí, se ha dicho desde el principio que buscan darle un enfoque más turístico a la cultura –explica Caravantes- para que genere recursos. Habrá que esperar bien cómo lo manejan, pero sin duda el IMACP está muy fortalecido por la Escuela de Escritores, habrá que ver si para el nuevo gobierno es importante seguir manteniéndola. Beatriz Meyer lleva mucho tiempo en ese cargo, y si bien es cierto que no puede ser un puesto vitalicio, de haber una renovación diría que el nuevo director se acerque con ella, que no se lo arrebaten sin ningún tipo de planeación, que es lo que puede suceder, y hay que ser muy cuidadosos en elegir. El nuevo director debería ser alguien que pueda poner sus intereses literarios atrás de los intereses de la escuela.

–No se trata de descubrir el hilo negro sino de recuperar las nuevas experiencias que se han tenido en las tres administraciones que el IMACP ha hecho –apunta Ernesto Cortés-. Habría que reconocer el trabajo en cuanto a conservación y promoción del patrimonio que hizo esta administración, habría que reconocer el importante trabajo que hizo la administración anterior en cuanto al desarrollo cultural y artístico de la ciudad, y habría que reconocer todavía de la anterior la institucionalidad o la potencia que del gobierno se le dio al crearse este instituto. Eso es lo que será un reto: recuperar rápidamente estas experiencias por un lado, y por otro, creo es necesario que se cuente con gestores culturales profesionales ya en los cargos.

6 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.