No supimos ser oposición: Gerardo Mejía

No supimos ser oposición: Gerardo Mejía

Ricardo Bucio en reunión con diputados. Foto: Es Imagen.
Foto: Es Imagen | Archivo

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

La legislatura que recién terminó cargará con dos estigmas para el priísmo poblano, ser la primera en donde el Revolucionario Institucional, que durante ochenta años mantuvo el control político del estado, fue oposición; y haber sido comparsa del primer gobernador panista en la entidad: Rafael Moreno Valle.

Fue, reconoce Gerardo Mejía quien hasta hace unos días ocupaba una de las curules de la bancada tricolor, una legislatura que le quedó a deber a la ciudadanía en su función de contrapeso político del poder Ejecutivo.

Y aunque asegura que se lograron iniciativas “de mucha calidad” como la Ley de Educación Superior, la tipificación penal del feminicidio o la Ley de Protección Animal, también reconoce que en las iniciativas del gobernador hubo procedimientos expeditos con “muy poco análisis y sin capacidad de crítica”.

“Ahí salimos sin duda mal calificados. Lo rescatable es que es la Legislatura que tiene más iniciativas aprobadas (incluso) que el propio gobernador, y hay algunas de mucha calidad. Eso trascenderá, pero en el tema de los equilibrios creo que estamos reprobados”.

En una charla con Lado B, Mejía adelanta también su interés en competir por la dirigencia del PRI capitalino, una vez que se concluya con la renovación del Comité Estatal.

NO SUPIMOS SER OPOSICIÓN

¿Qué le pasó a tu partido? Que otras bancadas hayan tenido una actitud de cercanía con el gobernador era de esperarse, pues llegaron como una coalición, pero tu partido que tenía al menos un voto más como bancada y era la oposición natural en esa Legislatura…

–Si tú revisas la historia de Puebla es la primera vez que el PRI no fue mayoría, tan sólo en la Legislatura previa (2008-2011) se tuvieron 26 diputados, se tenía una mayoría muy interesante, desafortunadamente muchos compañeros venían de ser diputados o presidentes municipales dentro del sistema, y no aprendieron a diferencia que nuestro papel era ser contrapeso y señalar los errores, y lo que los ciudadanos les transmitían sobre los errores del Ejecutivo, les faltó un poco de experiencia en el rubro de oposición, pues siempre les tocó estar en áreas administrativas como gobierno, nunca como oposición.

131129-mejia
Foto tomada de e-consulta.com

Es decir, ¿los priistas no funcionan si no tienen ese tótem y eje político…?

–El tema del primer priísta jugó un papel muy importante para los diputados en estos 80 años, y esta vez que no se tuvo, por supuesto se notó falta de experiencia por parte de todos, lo asumo.

Ahora, te digo algo, el gobernador (Moreno Valle) también fue diputado, y secretario de gobierno con el PRI, su familia es priísta de toda la vida, su abuelo fue gobernador con el PRI, conoce de toda la vida cómo funciona el esquema del partido, ello le permitió ir vinculando y cooptar diputados priístas. El ejercicio de Edgar Salomón (presidente de la Junta Política en el segundo año de la Legislatura pasada) fue muy evidente, y bueno el estilo muy personal de gobernar del titular del Ejecutivo: le sirvió y luego lo desechó, esa fue la historia de Edgar Salomón.

Ustedes, como bancada, incluso se involucraron en conflictos internos del PAN, casos como la ley Mondragón, que era claramente un movimiento del mandatario en el que involucró al Congreso para arrebatar el poder al ala ultra de ese partido. Los diputados del PRI votaron como quería el gobernador para avalar la reforma.

–Nosotros estamos por que las campañas duren menos, la reforma constitucional va en ese camino. Y un conflicto interno, que nosotros debimos haber ocupado como parte de una estrategia política, no lo hicimos, desgraciadamente no fue ocupado de esa manera, ahí fue uno de las tantos momentos que el PRI no supo aprovechar, y por supuesto faltó mucha experiencia en la comunicación interna, en este tipo de debates.

¿Y EL PARTIDO?

¿La directiva de tu partido, no intervino, no estableció directrices sobre como actuar?

–Hubo un cambio radical con Pablo Fernández, él siempre estuvo al tanto de nosotros y sí se planteó la necesidad de manejar una postura crítica. Te quiero manifestar que en los temas que al final del día creíamos que debíamos ser oposición yo siempre presenté un voto diferido, y aquí sí te voy a hablar de manera personal, yo manejé una postura como me lo indicó mi dirigencia estatal. En las reuniones internas evidentemente había una postura, y en algunos escenario había que actuar como bancada, y muchas ocasiones yo perdí la votación con mis compañeros. En los temas como (la privatización d)el agua o los PPS, que son deuda disfrazada, manejé una postura diferente al voto de mi bancada.

¿Los dejó solos el PRI nacional?

Foto: EEF | Archivo
Foto: EEF | Archivo

–No, no, no. El PRI nacional estuvo vinculado con la elección del presidente Peña, y nos pidieron nuestro apoyo en el tema de la operatividad, quizá no se puso como tema de agenda fundamental el tema de las decisiones que estaba tomando el Ejecutivo, pero en los escenarios en los que se planteó que se votara en cierto sentido siempre se respetó la decisión del Comité Nacional.

Hay la idea de que hubo algún tipo de negociación entre el gobernador y el presidente Peña Nieto, o algún tipo de acercamiento, y que por eso él podría seguir ejerciendo ese control.

–En la primera sesión de la nueva Legislatura (que también fue la sesión en la que se recibió el 3er informe de gobierno) la diputada Silvia Tanús planteaba, y ojalá el gobernador lo aprendiera, es que el presidente desde que tomó posesión involucró a todos los partidos políticos para trabajar en las reformas estructurales, creo que la forma personal de gobernar de Moreno Valle ha dejado mucho que desear, pareciera que te echa la maquinaria encima sin buscar los consensos, yo creo que a eso se refería la diputada Tanús.

Creo que tenemos que hacer una mayor reflexión, encontrar esos temas que son de verdad importantes y (en los) que todos tenemos que coincidir, y los temas en los que diferimos pues llegar a consensos, desafortunadamente en los temas que al gobernador le urgían no le importaban las formas, no le importaba el respeto al Congreso.

Ya que mencionas a la diputada Tanús y la posición que externó la bancada de tu partido, ¿qué esperas, qué prevés para esta nueva Legislatura, sobre todo en las condiciones políticas que la rodean: la segunda mitad del sexenio, pero con la aspiración a consolidar una candidatura presidencial, a la par tienen un Congreso con una mayoría casi calificada del PAN o de la Coalición, además de que es una larguísima.

–Es una Legislatura compleja, sobre todo por el tiempo que estarán en el cargo, pero sí destaco los perfiles. Creo que los perfiles que integran la oposición, en el caso de mi partido, Pablo Fernández, Víctor Giorgana, Silvia Tanús, Maritza Marín, son casos en los que estoy seguro que intentarán ser un contrapeso y ser críticos en las decisiones erróneas del Ejecutivo, creo que con esos perfiles el PRI se verá fortalecido, además llegan con la experiencia de que casi todos ya fueron diputados, y la experiencia de lo que nosotros hicimos mal. Creo que será una bancada mucho mejor de la que fuimos nosotros, que fuimos la primera en la que el PRI no tuvo mayoría.

ABRIR EL PRI A NUEVAS GENERACIONES

¿Qué esperas en los movimientos internos de tu partido? ¿Nueva dirigencia?, ¿cómo ves el escenario?

–Leí las declaraciones de Guillermo Deloya, que es cercano a César Camacho, que planteó que es urgente una renovación de la dirigencia estatal, esperemos que salga la convocatoria y ahí tendrá que haber un consenso.

Creo también que perder la gubernatura hizo que muchos grupos se fracturaran y además, operado desde ciertos espacios de la administración estatal, se han venido ahondando esas fracturas. Has visto como el diputado del PRD, Ignacio Mier hasta hace 5 meses quería ser diputado por la alianza PRI-Verde.

Lo que se ha venido haciendo (desde el gobierno del estado) es cooptar, muchos presidentes, como en el caso de Zacapoaxtla, que actualmente son presidentes por el PAN, fueron aspirantes en algún momento por nuestro partido. Entonces lo que ahora tiene que trabajar el nuevo dirigente es en la cohesión y sobre todo fortalecer los cuadros al interior del partido, y creo que, sobre todo, es tiempo de hacer un entreveramiento generacional, y lanzar una nueva generación para que los jóvenes se sientan identificados con los principios del PRI, que no sea sólo buscar una posición, una regiduría, una diputación o una presidencia municipal, sino que se sientan identificados con el PRI y desde ahí se lance la plataforma y puedan llegar cobijados por el partido.

¿Coincides con el planteamiento de Deloya?

–La propia dirigencia nacional nos ha externado que en el transcurso de la primera mitad del año se renovará la dirigencia estatal, esperaremos el proceso, y ya que se renueve el estatal vendrá la convocatoria para los comités municipales y yo estaré muy anotado en la búsqueda de la dirigencia del partido en la capital del estado.

Necesitamos un PRI incluyente, renovado y sobre todo de entreveramiento generacional, que incluya a los jóvenes y muy apegado a los principios del partido.

1 COMMENT

  1. […] Así lo planteó el entonces diputado Gerardo Mejía al finalizar la legislatura pasada: “Si tú revisas la historia de Puebla es la primera vez que el PRI no fue mayoría, tan sólo en la Legislatura previa (2008-2011) se tuvieron 26 diputados, se tenía una mayoría muy interesante, desafortunadamente muchos compañeros venían de ser diputados o presidentes municipales dentro del sistema, y no aprendieron a diferenciar que nuestro papel era ser contrapeso y señalar los errores, y lo que los ciudadanos les transmitían sobre los errores del Ejecutivo, les faltó un poco de experiencia en el rubro de oposición, pues siempre les tocó estar en áreas administrativas como gobierno, nunca como oposición”. […]

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.