¡Miedo robar y que te cachen!

¡Miedo robar y que te cachen!

Héctor Rodrigo

@HectorRodrigo

¿Por qué tenemos que vivir con miedo? ¡Miedo robar y que te cachen!

Debería tener miedo el delincuente de la autoridad que hace valer su uso exclusivo de la fuerza. Quien tenga ganas de delinquir debería tener pavor de una ciudadanía exigente y organizada.

Más allá de la sensación de desamparo en la que se sienten muchos mexicanos, cabe señalar algunas acciones que podrían estar llevándonos por el buen camino: capacitación, infraestructura e inteligencia, la columna vertebral para que los encargados de brindar seguridad puedan hacerlo con mayor eficiencia.

Lo mínimo indispensable

Como cualquier empresa, los recursos humanos deben estar bien capacitados y satisfechos con su trabajo, de tal forma que estén convencidos de que su labor es fundamental para cumplir el objetivo institucional.

Si los cuerpos de seguridad no tienen un área de trabajo agradable, procesos claros, entrenamiento de calidad, evaluación de desempeño, incentivos por sus logros… en ese renglón, el Ayuntamiento de Puebla recibió una certificación por parte de CALEA (Comisión de Acreditación de Corporaciones de Seguridad Pública), una organización internacional con sede en Estados Unidos, después de que se revisaran 300 estándares de calidad.

Esta acreditación no significa que Puebla sea la ciudad más segura, los robos, asaltos y otros delitos del fuero común están a la orden del día, pero podemos imaginarnos que al mejorar la calidad del servicio, irán disminuyendo las transgresiones hacia los poblanos.

Nuevo edificio

La infraestructura de los ministerios públicos es deplorable, mucho debe trabajarse para mejorar la atención al ciudadano. Sin embargo, la infraestructura de inteligencia policiaca está en proceso de mejora.

En Ciudad Judicial tenemos la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto, un departamento de primer nivel que está dando excelentes resultados. Mientras que a nivel nacional se están incrementando los secuestros, en Puebla cada vez se opera mejor para combatir este problema.

El remodelado edificio de la Procuraduría General de Justicia en la 31 poniente, es una buena señal de modernización. Con mejor equipamiento hay más posibilidades de que algunos delincuentes quieran cambiar de profesión.

¿Y entonces ya estamos blindados?

¡NO! Como he dicho, falta más de lo que se tiene para que realmente seamos una comunidad segura. Y no todo es tarea del gobierno. A nosotros los ciudadanos nos corresponde denunciar, exigir y no fomentar que los delincuentes sean los nuevos empresarios: al comprar cosas robadas estamos motivando que nos sigan asaltando.

Hagamos que los ladrones tengan miedo de robar y que los cachen.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.