México en armas: las autodefensas

México en armas: las autodefensas

El 1 de enero de 1994, cuando México anunciaba su entrada en la ‘modernidad’, un ejército indígena, el EZLN, declaraba la guerra al Estado y recordaba los males ancestrales del país: injusticias, pobreza, autoritarismo.

Dos décadas después, el hartazgo se ha multiplicado entre los mexicanos y miles se han alzado en armas, aunque menos organizados, ante la mirada de un gobierno que no sabe qué hacer.

Dispuestos todos a garantizar una seguridad que el Estado no les da, grupos de todo tipo se mezclan en territorios donde impera el crimen organizado. ¿Se avecina una verdadera revolución social o el caos?

María Verza | Periodismo Humano

“Nos llevó 12 años reunir el valor, pero cuando después de pagar todo lo que nos pedían, después de tantas extorsiones e impunidad, empezaron a llevarse a nuestras mujeres y a violar a las niñas y devolvérnoslas  embarazadas, dimos el paso. Solo el pueblo podía defender al pueblo”. El doctor José Manuel Mireles,  del municipio de Tecalpatepec (Michoacán, oeste de México) explica con serenidad el detonante del alzamiento en armas de su pueblo, el 24 de febrero de 2013, contra el cártel de los Caballeros Templarios.  “Nunca pensamos que esto fuera a salir pero salió, nos dieron 24 horas y ya llevamos 10 meses”.

Tomada de periodismohumano.com/
Tomada de periodismohumano.com/

Hay sido meses duros pero ahora, dicen, tienen por lo que morir. Mireles recuerda, por ejemplo, la masacre de Los Reyes, el pasado mes de julio. Dos centenares de personas se manifestaban contra la inacción del ayuntamiento ante la violencia y a favor de los grupos de autodefensa. “Era una manifestación de paz, no íbamos armados, llegaron unos hombres  y empezaron a acribillar a todos a sangre fría”, contó un testigo.

“Las balas salieron desde dentro de la presidencia municipal”, asegura tajante Mireles. “Tengo dos sobrinos con balazos. Fueron a atenderse al hospital y no los quisieron recibir por miedo. Una enfermera fue a atenderlos a la casa. Una semana después la mataron  junto a sus dos hijos”.

Su región, una zona agrícola y ganadera muy próspera conocida como Tierra Caliente, nada tiene que ver con las empobrecidas mesetas purépechas también de Michoacán donde en abril de 2011 otro pueblo, Cherán, se alzó también en armas contra el crimen,  en aquella ocasión, hartos de los talamontes que destruían sus bosques, secaban sus ríos y desaparecían o asesinaban a quienes se opusieran a ellos.  “Ellos son indígenas y su organización es de antes de la llegada de los españoles –distingue Mireles-; nosotros somos un pueblo más joven creado con la estructura política nacional. Pero ellos han sido nuestro ejemplo”.

Lea el texto completo aquí.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.