¿Arte o estafa?

¿Arte o estafa?

Alonso Pérez Fragua

@fraguando

Es lugar común cuando se asiste a un museo o galería de arte contemporáneo bromear sobre si tal o cual objeto es una obra de arte. Por ejemplo, “dudar” si aquel cilindro rojo que las personas comunes llaman extintor es o no parte de la exposición.

3024059688_94bfd8aeab
Fire extinguisher as art, foto tomada del flickr de LIFETRASH

Lugares comunes aparte, hay distintos experimentos que buscan confrontar al público con piezas que, desde ciertas perspectivas, no tuvieron la intención de ser objetos artísticos. Uno de ellos que Internet pone a nuestro alcance es el que la reportera española Fany Estévez realizó en el contexto de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid ARCO. Como se puede constatar, Estévez ofreció un lienzo, pinturas y pinceles a un grupo de niños de dos y tres años de edad, para luego meter de contrabando el resultado a ARCO. Eche un vistazo:

Con su ejercicio, la periodista apoya la postura de que en la actualidad –o en el “moderno sistema del arte” como lo llama Larry Shiner (2004)-, la presencia de cualquier objeto en la mencionada feria es suficiente para que un cuadro hecho por infantes –o por un gorila, para tal caso- sea considerada como arte, “sin cuestionar su calidad”, como la misma Estévez concluye.

En otras palabras, el público que entró en contacto con la pintura y que fue entrevistado parte del hecho de que, para llegar a ARCO, normalmente la obra tuvo que ser validada por una institución del arte como una feria, una galería, una casa de subastas o un museo. Una de las respuestas más elocuentes a este respecto es cuando la reportera pregunta: “¿Creéis que si fueran unos niños pequeños los que hubieran pintado este cuadro estaría aquí?” “Sí: si le gusta a un crítico puede ser”, dice un joven. No hace falta más, pareciera.

Si bien para los asistentes a ARCO el mencionado cuadro definitivamente puede ser considerado como arte, fuera de ese contexto -y sin la intervención de la reportera- es altamente probable que no.

ThisIsNotArt
Obra expuesta por la galería Henrique Faria Fine Art, de Nueva York, en Zona MACO 2013, feria de arte contemporáneo del DF. Foto: @fraguando

Con la definición de arte sucede algo parecido que con la de cultura (La eterna incomprendida, 1 de octubre de 2013): lo que para mí es arte para ti quizá no lo sea –a menos que el curador nos aseguré que sí… O como dice el prosaico sobre estos temas: “de tu arte a mi arte…”.

El tema entonces da para debatir, y mucho. Como aprendiz constante de estos menesteres, el experimento de Arthur C. Danto me parece interesante y pertinente en este momento.

Este crítico de arte estadounidense proponía considerar cuatro corbatas que han sido cubiertas completamente con pintura azul: la primera por un niño como parte de una travesura, la segunda por Picasso, la tercera por un falsificador que quiso hacer una copia de la de Picasso, y la cuarta por Cézanne. ¿Cuál de todas es arte? Respuesta: solo la de Picasso pues él sería el único con la intención de hacer una declaración sobre el arte; el único con la intención y capacidad de internalizar “suficientemente la historia y la teoría del arte para hacer una declaración […] por medio de una corbata pintada” (Danto, 1981: 35-36).

Picasso_Signatur
DP. Fuente: Edward Quinn: Picasso. DuMont, Köln 1977, ISBN 3770109597

En el caso del niño su intención no era hacer una declaración artística sino simplemente fastidiar la corbata de papá. El falsificador estaba, precisamente, falsificando, imitando.  ¿Y Cézanne?, ¿es que él no conocía bastante sobre arte para hacer una declaración de este tipo? Sí, pero para la época y comunidad de este pintor expresionista su corbata hubiera sido algo simplemente “raro”, una obra incomprendida, pues dice Danto, “no todo puede ser una obra de arte en cualquier época: el mundo del arte debe estar preparado para ella” (1998-1999: pp. 33). Y por “mundo del arte” regresamos entonces a los críticos, a las galerías, a los museos…

supermanpicasso
De la serie Picasso Superheroes de Mike Esparza

La pregunta que viene a continuación es: ¿son estas instituciones del arte todopoderosas?, ¿cualquier cosa que muestren será arte? Creo que es difícil alcanzar el consenso aquí pues el arte y la cultura tienen un piso resbaladizo. En mi opinión, el público es la pieza clave en toda esta ecuación pues el artista y los gestores debemos recordar que son ellos los receptores finales de la obra.

Por ello es fundamental recordarle a ese público que cada pieza obedece a un contexto histórico y social específicos, además de dotarlo de los conocimientos y la sensibilidad necesarios para enfrentarse a “la experiencia estética”. Al final, esto dará como resultado individuos dispuestos a observar con atención, dialogar y debatir con el artista sobre si su mingitorio o su cráneo cubierto por diamantes son obras de arte o estafas muy costosas. La pelota está de su lado, querido lector.

Hasta la próxima quincena. Mientras tanto, lo invito a escuchar todos los martes de 8 a 9 a.m. #AsíLoDijoDuchamp, programa sobre arte y cultura, producido por Capilla del Arte UDLAP para Radio BUAP, 96.9 de la Frecuencia Modulada poblana.

 

hirst460
For the Love of God (2007), del británico Damien Hirst, consiste en un molde de platino basada en un cráneo humano del siglo XVIII cubierto con más de 8 mil diamantes. Está valuada en más de 50 millones de libras.
Aguinaco
Tres momentos en la historia de México. Políptico en oleo sobre tela de Julieta Aguinaco (DF, 1983) presentada por la galería ALTIPLANO en Zona MACO 2013. Foto: @fraguando

 

Referencias

Shiner, L. (2004) La invención del arte. Una historia cultural. España: Paidós.

Danto, A.C. “Obras de arte y cosas reales”. Traducido por Magdalena Holguín. Ensayos no 5, (1998-99): 25-40.

Danto, A.C. (1981) The Transfiguration of the Commonplace. Cambridge, Harvard University Press.

Alonso Pérez Fragua, gestor y periodista cultural poblano. Melómano y cinéfilo desde que tiene memoria; aprendiz de asuntos del arte desde los albores del siglo XXI. Desde enero de 2018 radica en Casablanca, Marruecos, donde vive su primer acercamiento a asuntos islámicos. Como gestor cultural ha trabajado en la Dirección de Espacios Culturales y Patrimonio Artístico de la UDLAP y como responsable de Exposiciones del IMACP, además de dirigir y fundar el despacho virtual Karakol Asesoría y Gestión Cultural. En medios ha colaborado con Lado B, La Jornada, Los Subterráneos, Radio BUAP, Puebla FM, Ibero 909 y Axocotzin Radio, entre otros. Autor del libro Melomanía (y otras rarezas): crónicas culturales del poblanishment (Fomento Editorial BUAP, 2017). Comunicólogo de formación, curioso de todo por vocación. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y maestrante en Comunicación y Medios Digitales, ambas por la UDLAP, posee un posgrado en Ciencias Antropológicas con área de concentración en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa. Presidente y único miembro del club de fans del autor estadounidense A.J. Jacobs.

5 COMMENTS

  1. Todos los que hemos estado alguna vez en una galería de arte nos hemos detenido frente a esa pieza que te hace pensar -¿neta?- después susurras un -¿qué pedo con eso?- y después te vas.

    Muy buen post.

    (El enlace a @fraguando está mal, le falta una (w) al (www).)

  2. Hola Foloarte,

    Gracias por tus felicitaciones y por confirmar la idea jaja. Aclaro que, aunque reconozco que esto sucede, no es mi intención decir que todo lo que tiene la etiqueta de “arte contemporáneo” automáticamente genera este tipo de raecciones -“¿neta?” y “¿qué pedo con eso?”- ni siquiera que provocadas estas reacciones signifique que se debe descalificar a la obra o al artista. Me parece que es necesario que todos los actores de esta ecuación pongamos de nuestra parte: que los artistas busquen estrategias para genera mayor comunicación con el público; que el público se acerque de forma más frecuente a estas expresiones y que sea más crítico; que los espacios ayuden a traducir y contextualizar las obras; y que los medios ayuden a todo esto con espacios de formación de públicos.

    La discusión es interminable, me parece. Saludos.

  3. creo que llega al aspecto mental que si alguien te dice algo tú lo crees o si una marca dice algo sobre el valor de su producto, el mercado lo tiene que aceptar y no creo que sea así, quien o que define que vale y que no vale? creo que cualquiera lo puede hacer y mas si parece estar seguro de si mismo, aunque no lo sea

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.