“Aguantamos hasta que se metieron con la dignidad”: líder de autodefensas

“Aguantamos hasta que se metieron con la dignidad”: líder de autodefensas

Tomada de proceso.com.mx
Tomada de proceso.com.mx

Jade Ramírez

@jadercv

“Comerciantes, estudiantes, señoras de la casa, (esas) son las autodefensas, no criminales, como nos pinta el gobierno”. Así inicia la charla vía telefónica con Rafael García Zamora, comerciante de madera, elegido en 2012 como presidente de Coalcomán, Michoacán, pero que nunca dejó de saberse pueblo. Mucho menos cuando el cartel de los Caballeros Templarios le empezó a exigir 120 mil mensuales como pago de cuota por el negocio familiar, y luego el 10 por ciento del presupuesto municipal.

Todo se gestó desde hace ocho meses, cuando cambió por completo su suerte como autoridad legal, y como pueblo legítimamente harto y organizado.

Es hasta el tercer intento que la llamada a su celular enlaza. Por protocolo, comprueba muy bien quién le marca, de dónde, si insiste, si desiste. Dice que tiene los días contados, ya sea como representante popular o como integrante de las autodefensas en su municipio.

–El pueblo ya tiene mucha tranquilidad, retoma sus cosas, sale, pero no por el gobierno, sino por nosotros mismos. ¿Cómo es posible que entre tantos miles de efectivos no pueden agarran a ninguno?

–¿Cómo se armaron, cómo financian la defensa?

–Ya todos tienen un arma en su casa, que ellos mismos la han comprado, que un familiar se las dio, un empresario, y para el sostenimiento todos cooperamos, como población hay que pagar a los muchachos que andan en los operativos. Es una defensa legítima que no hizo el gobierno.

–¿Cuál fue el límite que detonó las autodefensas?

–Empezaron con extorsiones, secuestros -empieza a enlistar, un suspiro, quebranto y continúa- hubo familias que sí les pasó, es la dignidad lo último, tocó fondo, aguantamos todo hasta que se metieron con la dignidad y ya no se pudo más: de los secuestros y desapariciones pasaron a la violación de las familias. Ya no son delincuentes, son terroristas.

En 2012 fue elegido presidente municipal. Fue candidato del Partido de la Revolución Democrática. En la página oficial del Ayuntamiento de Coalcomán, en su mensaje de inicio ya advertía que los tiempos eran difíciles para el municipio por el recorte presupuestal.

***

Estudió en rancherías de Jalisco, luego en Ciudad Guzmán y finalmente Ingeniería en la Universidad de Guadalajara. Antes de ser presidente municipal fungió como secretario del ayuntamiento. Conocía las entrañas de las finanzas, y le tocó saber del romance perverso entre los Caballeros Templarios con funcionarios estatales: “hay mucha corrupción, hay indicios que apuntan a que el gobierno del estado sus campañas se las hicieron y tienen compromisos con ellos”.

–Desde hace catorce años se inició el narcotráfico en esa zona de Michoacán -revela el hoy presidente municipal- el problema fueron las pugnas entre cárteles, les dio la tentación de extorsionar a la población, con jugosas ganancias.

Como negocio familiar le tocó pagar 120 mil pesos mensuales que entregaba en Apatzingán. Como presidente “(aun) sin tener relación pactada con el cártel, me exigían el 10% del presupuesto y la autoridad sabía”.

–¿Tú reportaste a alguien más arriba de la estructura gubernamental el cobro de la cuota?

–No podía. Ellos mismos te decían que las altas esferas estaban coludidas. Desde el 15 de mayo fui el primer presidente municipal de la región que denuncié la extorsión, a 113 ayuntamientos les cobraban, menos los 20 que ya tenemos autodefensa. En lo personal para mí es un gusto aportar algo para vivir en tranquilidad.

Coalcomán colinda con Chinicuila y se hablaban todos los días entre municipios, excepto en Tepalcatepec porque “el presidente municipal huyó, se fue porque algo debía”.

–¿Cuál es la fortaleza de Coalcomán?

–Una buena parte de Los Caballeros Templarios en nuestra región fueron abatidos. Ahora están más cerca de otros municipios que todavía no tienen autodefensa. Y civiles también hay caído, cuatro elementos comunitarios nuestros han muerto. Aquí somos 500 elementos listos, pero al grito de guerra reaccionan 4 mil, todos tienen armas en sus casas.

–¿Tienes comunicación con las autoridades estatales?

–Muy poco, de mi parte hay desconfianza. Tengo seis meses que no voy a la capital porque siento el riesgo y la amenazas. El diputado local por el distrito 21, Osvaldo Locatero que también estaba en la lucha de nosotros, hace tres meses lo asesinaron. A nosotros nos va a pasar lo mismo.

***

Rafael García Zamora, en su primer informe de gobierno. Foto tomada de tucoalcoman.blogspot.mx/
Rafael García Zamora, en su primer informe de gobierno. Foto tomada de tucoalcoman.blogspot.mx/

Con el estallido masivo de enfrentamientos entre policías comunitarias contra Los Caballeros Templarios en Tepalcatepec, Antúnez, Aquila, Nueva Italia y Apatzingán, cuando las Fuerzas Federales arribaron a Coalcomán, se reportaron con la autodefensa local. Sin embargo el semáforo sigue en amarillo para García Zamora “prácticamente nos tienen cuidados, pero no se van a seguirlos”.

–¿Si les piden el desarme?

–Yo les pedí el desarme a los compañeros y sucedió. Están guardadas las armas pero no las entregamos, ese fue el acuerdo con las Fuerzas Federales. En cuanto veamos que vuelve la inseguridad retomamos el control y el enfrentamiento.

Al fin de semana del 18 de enero, por las noches siguen los jaripeos, quince años, fiestas tradicionales. Los comercios han vuelto a la normalidad, aunque no se ha hecho el recuento de daños económicos porque “la población también estaba infiltrada, no podíamos platicar entre todos”.

–¿Cuál fue el rasgo para organizarse?

–La confianza. Nos empezamos a platicar en reunión donde se planteaba la situación, yo denuncié con el gobierno varias veces pero tuve atentados. Por eso la cautela con reuniones privadas de seguridad, evitamos la filtración, iniciamos veinte personas, sabíamos que la gente se iba a solidarizar y así fue: en una hora ya éramos 400 personas hasta llegar a 4 mil de los 9 mil que somos.

El daño moral, físico, emocional, psicológico que han enfrentado por más de un año niños, jóvenes y familias completas, no sabe describir Rafael García cuándo ni cómo se va a reparar, sostiene que la confianza sana pero incrementará “cuando sean detenidos los líderes e integrantes del cártel”.

La alianza entre policías comunitarias se consolidó en los últimos días de 2013 de voz en voz, por teléfono. La alerta ciudadana se potencializó con el uso de redes sociales virtuales para denunciar SDR [Situaciones de Riesgo] en páginas como La verdad de Coalcomán vía Facebook, que lo mismo publica críticas a Fausto Vallejo, la exigencia de su renunciaría, fotos y videos ciudadanos, hasta alertas con el hasgtash #Coalcomán, en el que conforme incrementaba la violencia por el ingreso del Ejército y la Policía Federal a otros municipios, avisaba estar bien puestos con palos, piedras y armas para detener su ingreso y el desarme.

Los clubes de migrantes en Los Ángeles y Chicago se manifestaron apoyando el movimiento de las autodefensas en Michoacán. A la distancia, sin indiferencia, enviaron dinero, cartas y hablaron con autoridades para que la voz de sus familiares que permanecen en resistencia civil fuera escucha.

Eso “sirvió para que el gobierno federal finalmente nos hiciera caso, junto a lo que publicaban algunos medios serios internacionales porque muchos grandes medios tú sabes, han estado en contubernio con las Fuerzas Federales y los propios cárteles”.

Todos son vigilantes, todos ven quién entra y quién sale. Si dudan de la presencia de un visitante la policía municipal y la comunitaria inspeccionan, preguntan, investigan. Hay familias que no están de acuerdo con la autodefensa porque, sostiene García Zamora “recibían favores de Los Caballeros Templarios o sus familiares huyeron”.

La iglesia jugó su papel importante, los sacerdotes con el paso de los días, han comenzado a contar que sabían todo “los padres a través del confesionario se enteraron quién mató a un hijo, quién violó a una hija, pero la iglesia es pueblo y se ha solidarizado con nosotros. El obispo personal y moralmente me ha orientado”.

–¿Qué va a pasar contigo como autoridad en los próximos meses?

–Termino en 2015 y no creo que el tiempo sea suficiente para acabar con el problema de estos criminales. Tendremos luego que pensar en una estrategia que me garantice la vida, pero aquí no será posible. Es una experiencia que te llega a marcar y perseguir por siempre, emocionalmente, psicológicamente. Es una satisfacción de la que no me arrepiento y si tuviera que volver a hacerlo, lo volvería a hacer.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.