Un pueblo argentino decidió “celebrar” la basura

Un pueblo argentino decidió “celebrar” la basura

DSC_0442-629x422
Foto: IPS Noticias

Fabiana Frayssinet | IPS Noticias

BOUWER, Argentina. – Es tradición que cada pueblo tenga una festividad asociada a lo que más lo caracteriza. El poblado cordobés de Bouwer, en el centro de Argentina, decidió “celebrar” la basura.

El “Primer festival provincial de la contaminación y contra la discriminación” no es motivo de orgullo, sino instrumento de resistencia de un municipio a seguir siendo la “zona de sacrificio ambiental” de Córdoba.

En el festival, que organiza para el 22 de febrero esta localidad de 2.000 habitantes situada 17 kilómetros al sur de la capital provincial, “habrá asado con cuero –típico plato de carne argentina—y artistas varios”, invitan los carteles.

Durante 28 años, Bouwer fue conocido por albergar un vertedero de basura que acumuló, en ocho sitios sin membrana y otro de enterramiento de altura, 12 millones de toneladas de residuos de la capital y municipios aledaños.

Tras años de lucha vecinal, el basurero fue cerrado en 2010, pero nunca fue “remediado” para reducir sus impactos ambientales y sanitarios, como piden los vecinos y la alcaldía de Bouwer.

“Además de afectar la calidad de vida, el vertedero continúa contaminando el agua, el suelo, por escorrentía superficial, y la atmósfera, por los gases emitidos”, dice a Tierramérica el asesor ambiental del municipio, Adolfo González.

Pero el festival de contaminaciones tiene otros invitados, detalla a Tierramérica la encargada de prensa del movimiento vecinal Bouwer Sin Basura, Nayla Azzinnari.

Un depósito judicial de vehículos, un incinerador de residuos patógenos (ya clausurado), una fundición de plomo cuya chimenea abierta intoxicó entre 1984 y 2005 a decenas de habitantes, un cargamento de 12 toneladas de DDT y otros plaguicidas peligrosos que llegó también en 2005, pero debió ser retirado por las protestas de los vecinos, una fosa con desechos industriales tóxicos…

Y, por si fuera poco, el constante rociado de agrotóxicos que se fumigan en las plantaciones linderas de soja, como en el resto de los municipios rurales cordobeses.

“Es un cóctel de contaminantes… No podemos aceptar nuevas fuentes”, subraya González.

Lea este reportaje completo en IPS Noticias.

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.