Hace unos ayeres

Hace unos ayeres

Emilio Gomagú

“Recibe Patishtán el indulto del presidente; subraya la marginación a la que están sometidos indígenas chiapanecos. Aprobó el senado la ley de ingresos dando luz verde a que la deuda federal llegue a setecientos ochenta mil millones. El gabinete de seguridad elabora un plan antinarco (más patrullajes y operativos contra cárteles en Tierra Caliente) para rescatar Michoacán. El presidente afirma que gravar la comida chatarra es proteger a la población. Factores emocionales y sociales, entre causas de la obesidad, justifica la Coca. No se podrá bajar pronto la cifra de obesos en el país, acepta la Secretaría de Salud. Hay resistencia a las reformas, pero ya dimos los primeros pasos, afirma el presidente. El Banco de México asegura que la política fiscal es un obstáculo para crecer; analistas del caso plantean que generará mayor inflación en 2014.”

Cucumá, añejo pueblo de grandes tradiciones y enormes atardeceres, era, hasta hace un tiempito nomás, lugar de pescadores. Escondido del mundo, multiplicaba su belleza en la paz de vivir. Pequeño, muy pequeñito, ubicado en la punta de una península es prácticamente una isla, pues un río lo recorta como una sonrisa y sólo está unido por algunos metros a tierra.

pesca

“Escala violencia en Michoacán en todos los frentes. Urge una visa humanitaria que frene la violencia contra centroamericanos. Muere joven durante una revisión policial de rutina en Jalisco. Se ha incrementado el número de militares con problemas sicológicos. La Organización Mundial de la Salud revela que el estrés es fuente de infartos, diabetes, hipertensión, depresión y otros males. Asume el Ejército la seguridad en Lázaro Cárdenas, Michoacán. Empresa agroindustrial de Jalisco explota a niños, incluso de 6 años. Piden a pobladores de Matamoros no salir de sus casas por disputa entre cártel del Golfo. Subejercicio federal de veintiocho mil millones en el sector público.”

Es en ese paradisiaco lugar donde se da el mejor pescado del planeta. Pocos lo saben porque los cucumeños, pescadores desde siempre y hasta siempre, cuidan Cucumá como a una madre bondadosa y no pescan más ni menos de lo que necesitan para vivir. No usan señuelos, ni ganchos o plomos o moscas. Simplemente agitan la caña revoloteando el aire y lanzan una pequeña piedra redonda atada al final de un hilo transparente. Los peces –cualquier clase de peces– muerden sosteniéndose con fuerza hasta que dejan de ser peces y son pescados. Siempre ha sido así, desde los años que no se contaban, dicen.

“Acaparan cincuenta y dos por ciento del PIB mexicano doscientos dos mil inversionistas de la bolsa (representan el .17% de la población). La inflación en México, la tercera más alta entre los países de la OCDE. Revela la Secretaría de Salud que la violencia ocasionó más de 20 mil muertes en 2012. El ex presidente solapó la impunidad casi total en los crímenes del narco. En México se lavan cada año entre diez mil y cincuenta mil millones de dólares. Luego de la represión que los echara del zócalo, los maestros del CNTE reciben ultimátum para liberar las calles aledañas al monumento a la revolución, en donde continúan su resistencia que ya va para más de cuatro meses.”

Por accidentes del azar –si los hay–, Cucumá ha debido pagar el precio impuesto de su natural y exótica belleza. Gente que no es gente, vendió la isla que no es isla a un grupo que decidió con desidia destruir un paraíso y construir un parasísolo, reubicando con bondad que no es bondad, a los pobladores. Los cucumeños, lamentándose encabronados, lucharon por su lugar y resistieron lo que pudieron con todas sus armas: su corazón, sus brazómanos, sus piernapies, sus palábrocas, sus oidéscuchas, sus ojos y miradas.

usb-fish-KD

“En Tamaulipas y Morelos, el mayor número de secuestros. Cien de 113 alcaldes michoacanos pagan cuotas a caballeros templarios. Recorte de dos mil doscientos millones en el presupuesto de 2014 afectará a universidades públicas. Contrata Instituto nacional de las mujeres a ex funcionario implicado en acoso sexual y laboral. El país tiene el tercer peor nivel salarial entre nueve países de América Latina. Desde la década de los 90 sólo se han creado universidades tecnológicas. Ganaderos zacatecanos se arman para enfrentar a los abigeos (robadores de ganado). Detectan materia fecal en cenotes yucatecos, entre otros contaminantes.”

De todas las defensas con que contaban, había una que era la más poderosa: la mirada que hacían más hermosos los ojos de aquella sublime mujer que dijo hacia el final, con la fuerza de mil mares en su decir, tres palabras que aún resuenan en todas las cosas: Todo irá bien. Y fueron entonces los cucumeños con sus tradiciones, cañas y sueños, llevados a un bosque lo suficientemente alejado de las aguas, esas aguas que los han guiado todos sus años, para impedirles volver nunca más.

“Asegura el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social que el Seguro Popular resulta lento e ineficaz. Están desempleados 2.7 millones de mexicanos en el tercer trimestre del año, reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Inundan las fuertes lluvias 12 comunidades e incomunican a 25 más del estado de Veracruz. La violencia cuesta al país entre 8 y 15% del PIB, reveló la Secretaría de Salud. Mil 200 clínicas del Seguro Social están saturadas y con problemas de abasto, mientras que las unidades de medicina familiar se encuentran olvidadas. Asesina grupo armado a 8 miembros de una familia en Juárez; entre las víctimas, 3 niños. Crece la corrupción en cárceles; los reos controlan el 65%, afirma la Comisión Nacional de Derechos Humanos.”

Una primera mañana, un entristecido cucumeño cavilaba sentado en la rama del árbol más alto de aquel bosque al que fueron llevados, con su caña y su hilo con la pequeña piedra colgando hasta casi tocar la tierra. Aquella hermosa mujer caminaba por ahí cuando lo vio y escucholo repetirse que no se podía pescar en un bosque, que era inútil haber sido llevados ahí, que su fuerza moriría. Ella levanto la cabeza y después se agachó hasta alcanzar con su mano izquierda la piedrecita que se bamboleaba en el aire. Se levantó y giró nuevamente la cabeza hasta alcanzar a aquel hombre con su mirada y le repitió aquellas palabras: Todo irá bien. Tiró la piedrita con suavidad hacia arriba y se fue, caminando suavemente.

“Se oponen a la privatización del servicio de agua potable en Puebla. Piden al Tribunal de los Pueblos enjuiciar al Estado mexicano por sus políticas. México entre los países con más muertes violentas relacionadas con consumo de alcohol. Una encuesta nacional revela que tres de cada diez estudiantes han sido víctimas de violencia. Son los funcionarios del Instituto Nacional de Migración, los primeros en violar garantías de migrantes. Alrededor de 47% de las mexicanas han sufrido agresiones emocionales de su pareja. Más de 2 millones de niñas y mujeres son traficadas para ser prostituidas, destaca la ONU.”

Desde aquella tarde, los cucumeños volvieron a ser pescadores. Pescan en el espejo claro del agua. Sentados en las ramas de los árboles, meciéndose con las hojas, agitando la caña, revoloteando el aire y lanzando una pequeña piedra redonda atada al final de un hilo. Las aves –cualquier clase de aves– muerden sosteniéndose con fuerza hasta que dejan de ser aves y son pescadas. Aún resuena, hasta en los rincones más alejados del mundo, la historia que habla de un lugar remoto en la tierra en el que hay imbatibles pescadores.

¿Qué final le ponemos a la otra historia?

yo(Latinoamérica, 1982) Psicólogo, escritor, lector y caminante. Cursó la Maestría en Salud Mental Comunitaria en la Universidad Nacional de Lanús, Argentina (2009). Ha sido colaborador y lo seguirá siendo. Colecciona proyectos que buscan ver la luz. Alguna vez ha hecho teatro, alguna otra radio, alguna más video y foto; la música nunca se le dio, pero le sigue rogando.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.