El teatro toma por asalto la capital poblana
Desde el pasado viernes y hasta el próximo 26 de noviembre la ciudad estará sitiada por el arte escénico
Por Lado B @ladobemx
19 de noviembre, 2013
Comparte
Foto: Ambar Barrera

Foto: Ambar Barrera

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

10:30 am

La calle 3 Poniente desde 3 Sur, cerrada. Una enorme grúa, casi tan alta como las torres de la catedral, se observa al fondo, junto al atrio.

Una voz aguda y juguetona se escucha durante unos segundos como un eco misterioso sobre la plancha del zócalo.

Casi toda la gente camina con prisa. Es el ajetreo de Puebla en un viernes de quincena, de puente y del inicio de un gran evento cultural.

***

8:30 pm

La catedral está vestida de gala con luces azules. El cielo nocturno tiene nubes como humo naranja que parecen parte de la escenografía.

El Festival Internacional de Teatro Héctor Azar 2013 está a punto de empezar y miles de poblanos ocupan el atrio de la catedral en espera del espectáculo de arranque, a cargo de la compañía canadiense Circus Orange y su teatro de calle Circus Spectacle. Éste es el inicio de una jornada de 12 días de teatro y más de cien espectáculos a cargo de compañías de diferentes partes del mundo.

La gente tiene puestos sus ojos sobre la tarima mientras escucha bossanova desde las enormes bocinas que se escuchan hasta tres calles a la redonda. El sonido se corta en seco y unas percusiones se acercan. Los primeros personajes han salido del lado contrario a la tarima y toda la gente se mueve como una ola en espiral para tener el mejor lugar posible.

Un diablo jorobado altísimo, un gracioso personaje en tutú, una chica en el juego eterno e hipnótico de los aros y el percusionista de carnaval comenzaron la noche con ritmo vivaracho, invitando a los poblanos a aprovechar que la noche no estaba tan fría como para sonreír un poco.

Foto: Ambar Barrera

Foto: Ambar Barrera

La siguiente parte del espectáculo se dividió entre la tarima y distintos puntos en el cielo.

Primero, el viaje en barco de dos payasitos que surcaban lentamente el cielo hacía sentir al público como un banco de pequeños peces observando con asombro desde el fondo.

Los niños de tamaño justo tuvieron asientos VIP sobre los hombros de los adultos y cuando los personajes lanzaron papelitos de colores, muchos alzaron y estiraron sus brazos, abriendo las palmas al máximo.

–¡Son como mariposas! –dijo una niña desde el suelo.

–¡Por favor, por favor, que llegue una aquí! ¡Por favooor! –suplicaba e intentaba alcanzarlas, como para sentir que se quedaba con algo de esa magia.

Bailarinas y acróbatas de blanco y sonrisas carmín jugaron con fuego y aros desafiando las alturas y sus movimientos se mezclaron con repentinos y explosivos –literalmente– fuegos artificiales. Bicicletas y danzas con fuego desde el escenario otorgaron junto a la música varios momentos de clímax, en las que la gente respondía con pequeños gritos que se les escapaban seguidos del aplauso.

Chiflidos y luces rojas, doradas y verdes enmarcaron el pequeño cubo de las maravillas en el que se convirtió el atrio de la catedral poblana. El poco frío que persistía al fin se rindió ante las columnas de fuego provenientes de potentes lanzallamas y las últimas explosiones de fuegos pirotécnicos.

El Festival Internacional de Teatro Héctor Azar 2013 había comenzado.

Foto: Ambar Barrera

Foto: Ambar Barrera

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx