“El inicio del fin de la violencia en América Latina pasa por acabar con la guerra de las drogas”
 
Por Lado B @ladobemx
04 de noviembre, 2013
Comparte

Rut Vilar | diario.es

violencia-drogas

“Cuando nosotros tenemos revoluciones, los europeos se emocionan. Cuando no, es como si no existiéramos”. La periodista mexicana Alma Guillermoprieto susurra, contundente, su visión de una América Latina cuya realidad intenta contar, hace ya tres décadas, fuera del continente, sobre todo, al público de los Estados Unidos.

Esta bailarina que aterrizó en Cuba en la postadolescencia con sus zapatillas de puntas (relata esa etapa en el muy recomendable libro La Habana en un espejo) y que salió de la isla decidida a vivir y explicar las revoluciones de Chile, Nicaragua o El Salvador, hace años que optó por no morderse la lengua. “Para que se dé el principio del fin de la violencia en América Latina hay que terminar con la guerra de las drogas”, sentencia. “Ahora, mismo, hay más violencia en El Salvador que en toda su historia –abunda-. Es una violencia cinematográfica. El cine ha influenciado mucho en la violencia en América Latina. Hay una violencia que se general a través de la cultura del cine. No es la casusa, pero nuestros muertos cada vez sufren más antes de morir”.

La que fuera corresponsal del Post, autora de magníficos reportajes literarios para The New Yorker, algunos recogidos en los libros El año en que no fuimos felicesAl pie de un volcán de escribo o Desde el país de nunca jamás, trufa de anécdotas su relato, porque, asegura, “el cronista sigue siendo el que va al lugar, escucha, huele, siente y cuenta lo que ve”.

“A los periodistas no fascina ir a lugares donde hay esperpento. Eso pasa ahora con Maduro. No hay nada que hacer porque nuestros países prefieren elegir a un Chávez antes que a un presidente aburrido que vaya a la oficina a intentar resolver los problemas. ¿Qué necesidad tenemos de mártires, ídolos y santos?”, se pregunta, crítica. Y, sobre esos países que tan bien conoce, prosigue: “Aún así, que no haya dictaduras es muy bueno, que haya elecciones es un buen paso para la democracia, pero el nivel de violencia es un problema”.

Cuestionada acerca del potencial económico de Brasil, Guillermoprieto, puntualiza: “Brasil está limitado. Ellos quieren ser una gran potencia mundial, pero no una gran potencia en América Latina, miran mucho hacia aquí y poco para arriba, pero están limitados porque son un paisote, con mucha gente, y no tienen mecanismos para mejorar el sistema educativo; conseguir buenos maestros de primaria para tanta gente es complicado”.

Muy dura en su día con Mario Vargas Llosa y sus aspiraciones políticas, Guillermoprieto, bromea: “Es un suerte para la literatura y para el Perú que Vargas Llosa no fuera elegido presidente”.

Y, sobre el futuro de la profesión de periodista, concluye, con un punto de optimismo: “A los jóvenes les toca inventarse el periodismo del futuro. La gente sigue teniendo necesidad de entender y eso es lo mismo que hicimos nosotros, contarles un cuento, lo que no estaba entonces es la tecnología.El control de los medios ahora mismo parece perfecto, pero el quinto poder, los WikileaksSnowdens, etc, son mucho poder”.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx