Tan Oscura de Agustín Cadena

Tan Oscura de Agustín Cadena

Alejandro Badillo

Libro casi imposible de conseguir ya que no se reeditó después de su primera edición en 1999, Tan oscura, es una ejemplar aproximación a la literatura erótica que aborda las concupiscencias de la carne con un lenguaje que, por sí mismo, es un protagonista más. La historia de Tan oscura se desarrolla en la ciudad de México en los años 90 y recrea un triángulo amoroso conformado por Gregorio, un pintor; Bodo, un estudiante y Julia, una mujer que explora su sexualidad con sus dos amantes. Alejándose del lugar común, en el que hay una pareja y un tercero en discordia, en la historia de Agustín Cadena los tres personajes establecen un acuerdo para convivir juntos aceptando todos los placeres pero, también, todos los riesgos.

Joaquín Mortiz, Serie del Volador, 1era edición 1999.
Joaquín Mortiz, Serie del Volador, 1era edición 1999.

La marca que distingue a la literatura erótica es sondear los límites de la sexualidad, asediar convenciones y caminar por la delgada línea entre lo sutil y lo explícito. En Tan oscura cada uno de los pasajes sexuales es narrado con una prosa cuya densidad radica en explotar el lenguaje, imágenes poéticas que no se quedan en el puro placer estético y que llevan a una interpretación simbólica.

Si en Juan García Ponce –pienso sobre todo en novelas como Inmaculada o los placeres de la inocencia– el sexo es narrado con una prosa funcional, casi aséptica, en la novela de Agustín Cadena hay una voluntad por transformar el lenguaje, por torcerlo, ramificarlo para que éste, a su vez, funcione como espejo de emociones profundas. Esta intención en ningún momento vuelve el texto críptico ya que nunca se pierde de vista el andamiaje de la novela. Bodo, Julia y Gregorio se mueven, es cierto, por el deseo pero el autor no se queda sólo en lo sensorial y añade a sus personajes búsquedas y motivaciones: Bodo cumple en la triple relación una suerte de rito iniciático en el que los celos por compartir a Julia lo van minando; Gregorio se hunde en un misticismo que transforma su visión del arte y de su vida; Julia se abandona a una mezcla de concupiscencia y curiosidad que se desborda hasta dejarla vacía.

Hay un elemento que sirve como telón de fondo: la carnalidad como una exploración que involucra lo sagrado y lo profano. En varios momentos se establece este vínculo: cuerpos que buscan, en el sexo, una suerte de unión con lo infinito, lo inasible. Como un viaje a lo desconocido, los tres personajes sondean en su biografía y despiertan miedos, obsesiones que se vuelven contra ellos. El conocimiento, como el fuego, devora y destruye cuando la proximidad es demasiada. Quizás esta metáfora sea una de las tantas interpretaciones de Tan oscura, novela que por su apuesta y la enorme factura de su lenguaje merece una reedición para llegar a nuevos lectores.

profética01Profetica02

Columnas Anteriores

[display-posts category=»el-increible-devorador-de-libros» posts_per_page=»-15″ include_date=»true» order=»DESC» orderby=»date»]

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.