“Eso te pasa por puto”

“Eso te pasa por puto”

Poper
Foto: Raúl Bravo

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

–Eso te pasa por puto –me dice el único de los sujetos que se queda a revisarme las bolsas del pantalón para quitarme lo que traía. Se llevaron mi IFE, mi tarjeta del banco con mil  y pico de pesos, y 200 pesos en efectivo que traía. No llevaba ni teléfono, ni cartera.

Mr. Poper, artista plástico becado este año por el Consejo para la Cultura y las Artes del estado, está tirado en el suelo, en la esquina que forman la 3 oriente y la 6 sur, y sangra. Acaba de ser golpeado por un grupo de sujetos que, de pronto, salió de las puertas de los locales cerrados de Los Sapos. A unos 200 o 300 metros su novio, Edgar, está por sufrir lo mismo, pero será atacado dentro del taxi que los trajo desde el Bar La Cigarra, tras aceptar la invitación de un sujeto que acababan de conocer para ir una presunta fiesta. Edgar no alcanzó a bajar del taxi, y éste arrancó al comenzar la golpiza a Poper y a otro chico que también conocieron en el bar y que venía con ellos en el vehículo. El taxista se detuvo unas calles adelante, en el barrio de Analco, ahí primero exigió el pago por la dejada, y luego otros sujetos se subieron de improviso en la unidad y comenzaron a golpearlo. Edgar no regresaría a su casa hasta cerca del alba, primero estuvo inconsciente un rato, tras el ataque, después al despertar y hallarse sin un peso en la bolsa buscó ayuda sin conseguirlo. Y emprendió el regreso a pie desde el centro de la ciudad hasta San Manuel, sus compañeras de departamento lo llevaron al hospital de La Margarita y de ahí lo remitieron al de San Alejandro. Tenía lastimadas las cervicales, la nariz desecha y moretones por todo el cuerpo.

Ahí finalmente, Poper y Edgar volvieron a encontrarse. En las horas transcurridas entre el ataque y el recuentro en el hospital de traumatología del IMSS, Poper, golpeado como se encontraba, no dudo en ir a buscar a su pareja a su casa, con la esperanza de que hubiera logrado huir. Al no encontrarlo pidió ayuda a la policía sólo para encontrarse con una rotunda negativa: no moverían un dedo con el argumento de que la jurisdicción de las patrullas que llegaron al domicilio de Edgar no atienden el Centro Histórico y lo mejor, recomendaron, era que Poper se fuera a su casa y dejara de hacer escándalo.

–Vete a tu casa, no te metas en problemas porque si uno de los vecinos mete reporte te voy a tener que llevar detenido, ya vete –me dijo varias veces la policía.

***

Hace unas semanas Andrés Chacón, titular de la Secretaría Estatal de la Diversidad Sexual del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Puebla, dio a conocer la intención de que Puebla capital y la zona conurbada de Cholula sean catalogadas como ciudad Gay Friendly, una meta que podría lograrse en los próximos dos años siempre y cuando exista la voluntad política del gobernador del estado para ello.

Y aunque la propuesta ya se presentó al Congreso del estado, el integrante de Morena tiene claro que la legislatura que concluye ni siquiera la va a considerar. Será, dice, un trabajo de cabildeo con la que se iniciará el próximo año.

De acuerdo con medios locales el secretario de Turismo en el municipio de Puebla, Alejandro Cañedo Priesca, ha dicho que la capital cuenta con las condiciones de oferta turística para atender al mercado. El problema, reconoce Andrés Chacón, es la falta de protocolos de seguridad.

–La agenda que estamos proponiendo incluye la creación de políticas públicas encaminadas a mejorar las condiciones de seguridad para el colectivo LGBT. Se están proponiendo dos protocolos, uno de atención policiaca y otro de atención a crímenes de odio. En el DF, por ejemplo, se creó incluso un Ministerio Público especializado con oficinas en la Zona Rosa y funciona muy bien, incluso se entienden los casos con otra lógica, porque no es lo mismo un delito común que cuando se comete con odio a lo diferente.

Pero sostiene que la pura declaratoria de ciudad Gay Friendly no sirve, “se necesita mejorar las condiciones de igualdad, respeto y justicia, lo mismo a nivel de los funcionarios públicos como de la iniciativa privada para que las condiciones labores también hagan a Puebla una ciudad amigable”.

Para avanzar en los protocolos, asegura el activista político, no es necesario esperar el aval del Congreso, se puede adelantar con ellos.

Y aunque se trazó como meta un par de años para lograr el distintivo para la ciudad, los dos años que durará en el cargo, reconoce que en la legislatura que iniciará en enero próximo no cuentan con aliados para el cabildeo de la propuesta y la agenda de la diversidad que quiere impulsar Morena.

Lo que tiene a su favor, dice, son los legisladores federales que simpatizan con el partido político en ciernes, como el senador Manuel Bartlett.

–Si hay voluntad política del gobernador se puede lograr en poco tiempo –sostiene. Aunque al mandatario le ha faltado la voluntad política para avanzar en la agenda de la diversidad sexual. Desde el 2010 el Congreso del estado aprobó, a propuesta de la Comisión de Derechos Humanos del estado, que el 17 de mayo se decretara como el Día Estatal contra la Homofobia, pero el decreto no es legal hasta en tanto no se publique en el periódico oficial del estado, y eso no ha sucedido. El responsable de la larga omisión es justamente el gobernador del estado.

Por último Andrés Chacón sostiene, “aunque los medios han destacado más el aspecto comercial y turístico de que Puebla sea calificada como Gay Friendly, el asunto va más allá, se trata de mejorar las condiciones de vida de la población, y entonces sí que venga el turismo”.

Y puntualiza: “Creo que sí hay condiciones, aunque somos el cuarto estado con el mayor índice en crímenes de odio, pero hay que iniciar las acciones para que en primera detengamos esos crímenes, y luego ya el proceso sea más rápido”.

Pero los crímenes lejos de detenerse siguen ocurriendo, tan sólo la semana pasada apareció en el interior de su domicilio el cuerpo de Agustín Rodríguez Galindo, de 21 años de edad, quien perdió la vida a consecuencia de asfixia mecánica por sofocación, De acuerdo con las autoridades al joven lo asesinó una expareja, aunque no se aclara cuales fueron las razones o el móvil del homicidio.

***

La propuesta carga con muchos más problemas que sólo la implementación de protocolos, en los últimos dos años el gobierno municipal, emanado de las filas del Partido Acción Nacional (PAN), ha realizado acciones que están lejos de ser amigables.

Foto: Raúl Bravo
Foto: Raúl Bravo

La madrugada del 20 de enero de 2012 funcionarios de Normatividad Comercial del Ayuntamiento de Puebla se presentaron en Sibari Bar, ubicado en la 31 oriente y 14 sur para realizar un operativo. Julio César Oliver, Luis Cuéllar y el titular del área, Luis Mora Velasco, llegaron al establecimiento y se refirieron a los clientes con actitudes homofóbicas.

“¿Por qué buscan zonas tan exclusivas y vistosas?”, preguntó Mora al gerente operativo, Francisco Pozos, mientras sus subordinados exigían a los clientes: “a ver, pinche puto, dame tu IFE”.

Y las cosas no son muy diferentes en el Cabildo. En mayo de ese mismo año, las regidoras panistas Miriam Mozo e Irma Adela Fuentes Guevara consideraron que tener una orientación sexual distinta a la heterosexual, o defender el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, es un impedimento para participar en el Consejo Ciudadano de Derechos Humanos y Equidad entre Géneros.

Así lo hicieron saber al rechazar la solicitud de la activista e integrante del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odsyr), Vianeth Rojas.

-Una gente que hable para prevención del SIDA y además que tenga una tendencia sexual diferente, qué autoridad moral tiene -argumentó en su momento Fuentes Guevara.

En agosto de ese mismo año el Ayuntamiento de Puebla obstaculizó el desarrollo de un programa del Fondo Mundial de prevención de VIH que lleva casi dos años aplicándose. Según Juan Francisco Dávila Mora, quien se acreditó como secretario técnico, los promotores necesitaban un permiso del municipio para regalar condones en el zócalo, una actividad que llevaban realizando desde cinco meses atrás y que, de acuerdo con el funcionario, violaba el artículo 380 bis del Código Reglamentario municipal, un artículo que ni siquiera existe.

Finalmente unos días después, y tras algunas pequeñas protestas, la autoridad municipal se vio obligada a autorizar el desarrollo del programa.

Y los propietarios de algunos bares, antros y hasta cafés tampoco parecen estar muy dispuestos a aceptar entre su clientela a integrantes del colectivo LGBT. En enero de este año, en La Chilanguita de la Avenida Juárez le impidieron el acceso a Dallana, una chica travesti de 25 años, que hace poco ganó un concurso de belleza gay en Puebla.

Dallana llegó junto con otras siete personas al bar. Habían reservado previamente y la mesa estaba lista. Adentro ya esperaban otros cuatro invitados. Y justo cuando iban a entrar, el hostess le dijo a la del cumpleaños que “la que viene atrás de ustedes no puede pasar”. Se refería a Dallana.

Bares como Barra Beer y cafeterías como All Day, ubicados ambos en el centro de la ciudad, también han sido señalados por actitudes homofóbicas.

1 COMMENT

  1. Ya parece que una ciudad tan mochilona como Puebla va a ser Gay Friendly. Mas bien es friendly con los que golpean y discriminan gays.

Leave a Reply