En Metlatónoc, Guerrero, “no esperamos que el gobierno haga todo”

En Metlatónoc, Guerrero, “no esperamos que el gobierno haga todo”

Edith Na Savi | Desinformémonos

San Marcos, Metlatónoc, Guerrero. Los habitantes de esta comunidad, que estuvo incomunicada tres semanas después de las tormentas, están sentados en la cancha cuando oyen caer la lluvia y ven correr el agua por las casas que chorrean. La lluvia arrecia y hace sonar las láminas de aluminio y asbesto. Los niños prefieren taparse los oídos y una que otra mujer se toma de la cabeza como si le doliera algo, unas lloran, y las abuelitas empiezan a rezar, viendo hacia el cielo, a sus dioses, para que nada malo pase.

Virginia Villano Hernández | Desinformémonos.org
Virginia Villano Hernández | Desinformémonos.org

Está por cumplirse un mes de que se denunció la tragedia causada por las lluvias, y parece que los gobiernos tienen los oídos sordos. Aún no atienden la importante vía de comunicación del entronque Huehuetepec- Zitlaltepec- Chilixtlahuaca, lo que mantiene incomunicadas a más de 15 comunidades del ejido de Zitlaltepec, todas ellas de población indígena ñuu savi (mixtecas) del municipio de Metlatónoc.

Para llegar a la comunidad de San Marcos, en el municipio de Metlatónoc, el viaje comenzó en la ciudad de Tlapa de Comonfort el día lunes 7 de octubre a las 5:30 de la mañana con dirección a la comunidad. La camioneta de transporte de pasajeros sólo pudo llegar hasta Huehuetepec. De ahí se continúa el viaje a pie hasta San Marcos, porque la carretera que conecta a la comunidad con la cabecera municipal está deshecha y la que la conecta con Tlapa está en peores condiciones.

El recorrido para llegar a San Marcos duró aproximadamente nueve horas, y el viaje se hizo con alumnos de la Licenciatura en Desarrollo Comunitario Integral de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN).  La guía fueron las autoridades de la comunidad: comisario y comisariado de bienes ejidales de Zitlaltepec, quienes iban de regreso al pueblo después de haber bajado a Tlapa a realizar su denuncia, que hasta el momento no tiene respuesta.

Durante el recorrido con rumbo al pueblo se ven grandes derrumbes, kilómetros de ellos sobre carretera. Hay zonas donde no es posible pasar y la alternativa son veredas o “caminos reales”, porque la vía quedó destruida. En algunas, lo que fueron pequeños ríos terminaron derribando puentes y abriendo grandes túneles de agua, piedras y árboles caídos.

El recorrido es complejo, tan sólo con llevar los alimentos propios. ¿En qué piensa el gobierno cuando dice que les pueden acercar los víveres a Huehuetepec, si vemos que hay zonas donde ni los animales de carga pueden pasar? No saben y no entienden, ni siquiera tienen la mínima idea, no han ido a los pueblos, y no irán porque no les preocupa lo que le pase a la gente. Los indígenas seguimos siendo cifras, datos e índices.

Lea aquí la historia completa.

Virginia Villano Hernández

 

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.