«Cuando el médico me dio la noticia, pensé que mi vida estaba...

«Cuando el médico me dio la noticia, pensé que mi vida estaba terminada»

  • Avanzan en Camerún los embarazos en adolescentes contagiados con VIH

Dorine Ekwe*

Yaoundé, Camerún. (IPS).- “La vida es corta y hermosa; vívela a pleno”, es el lema de Beatrice M.*, según dice con una amplia sonrisa. Esta madre camerunesa de 20 años convive con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, y se niega a sentirse derrotada por sus nuevas circunstancias.

Beatrice, estudiante del segundo año de antropología en la Universidad de Yaoundé, supo que estaba embarazada y que era portadora de VIH cuando tenía 18 años.

“Cuando el médico me dio la noticia pensé que mi vida estaba terminada. Pero mi ginecólogo me sometió a tratamiento con Zidolam (un fármaco antirretroviral) para impedir que infectara a mi bebé, y me dijo que las cosas saldrían bien”, relata a IPS.

Su médico tenía razón: su hija, que ahora tiene dos años, es VIH negativa.

“El embarazo no fue deseado. Mi novio me pidió que abortara, pero me negué. Cuando le conté que era VIH positiva me dijo que se había hecho un análisis y que él no era portador del virus. Luego me dejó”, precisa. Entonces estaba en el quinto mes de gestación.

Beatrice cree que fue su novio, de 25 años y estudiante en la misma universidad, quien la infectó. Ella era virgen cuando se conocieron, explica.

Según Flavien Ndonko, antropólogo de la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), entre 20 y 30 por ciento de las camerunesas de entre 15 y 24 años tienen embarazos no deseados.

El informe 2013 del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida) sobre la epidemia global del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) señala que 4,2 por ciento de los 19 millones de habitantes de Camerún son portadores del virus. Las mujeres y los jóvenes son los más afectados.

Esta nación de África occidental está entre los 20 países prioritarios para Onusida en el continente, y muestra apenas una reducción moderada de las nuevas infecciones.

Beatrice conoció estas estadísticas después de enterarse de su nueva situación. “Durante nuestra relación nunca pensé en métodos anticonceptivos o en el sida. Había oído sobre ellos, pero no sentí que tuvieran nada que ver conmigo”, señala.

Mientras cursaba la enseñanza secundaria no le había interesado asistir a los programas de Educación para la Vida y el Amor, que se imparte en los centros de ese nivel en todo el país.

Las nuevas infecciones entre niños y niñas se redujeron en más de un cuarto desde 2009.

Se registraron pocos cambios en la cantidad anual de mujeres de entre 15 y 49 años que se infectaron con el virus. La cifra fue de 21.000 en 2012, igual que en 2009.

*Continúe leyendo el reportaje completo de la periodista Dorine Ekwe, publicado en IPS Noticias, en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.