Zócalo tomado

Zócalo tomado

PolisBarreraZócalo4
Foto: Marlene Martínez

Arturo Cravioto | Xavier Rosas

@Chukarthur | @wachangel

“Se realizó un operativo para brindar seguridad tanto los manifestantes como a las personas residentes de la zona”, con ese mensaje, enviado vía Twitter el gobierno municipal intentó justificar el cerco policial que instaló en torno al zócalo capitalino para evitar el ingreso de cerca de dos mil maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que marcharon el pasado sábado por las calles de la capital poblana.

Los integrantes del magisterio, que se dieron cita desde las 10 de la mañana de ese día en el punto en que convergen el bulevar Atlixco y el circuito Juan Pablo Segundo, buscaban ocupar la plaza principal de la ciudad para realizar ahí un mitin como parte de las acciones que desde hace semanas realizan en rechazo a la reforma educativa que promovió el gobierno federal y que fue aprobada por el Congreso de la Unión.

Y mientras los maestros caminaban rumbo al corazón de la ciudad en el interior de la catedral poblana se desarrollaba una llamativa y polémica boda entre Mario Marín García, hijo primogénito del ex gobernador Mario Marín, y la joven austriaca Nadja Ludne. Una ceremonia religiosa que provocó especulación en las redes sociales, sobre si la presencia policial se debía a la misma o a la manifestación magisterial.

De acuerdo con medios locales la salida de los invitados de la boda coincidió con el momento en el que los maestros arribaron a la sitiada plaza central, aunque los novios para ese momento ya habían abandonado el templo católico para trasladarse a la hacienda de San Agustín, ubicada en el municipio de Atlixco para el convite festivo.

La protesta crece

Los maestros simpatizantes del Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), comenzaron a congregarse en el Bulevar Atlixco y Circuito Juan Pablo II, se les unirían miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas y la 28 de Octubre, entre otras organizaciones civiles.

En paralelo, fuerzas policiales municipales, arribaron al primer cuadro de la ciudad para cerrar las entradas. Y mientras esperaban el arribo de los manifestantes recibieron cajas de desayunos que contenían una naranja o manzana, un sándwich, yogurt para beber y una barra energética, incluso, algunos elementos aprovecharon el tiempo para lustrar sus botas negras.

Y aunque el paso estuvo libre para turistas y locales que decidieron pasar la mañana del sábado en la plaza central de la ciudad de Puebla, fue un paso que solo se permitió previa revisión de las pertenencias de los paseantes.

MarchaCravioto1
Foto: Arturo Cravioto

Unos minutos antes de que el contingente partiera y ante el anunció de que el zócalo ya estaba resguardado, el líder del CDMP, Gilberto Maldonado Maldonado, aseguró que la marcha no se suspendería, pero sin caer en provocaciones de los gobiernos estatal y municipal, por lo que aseguró, el contingente sólo llegaría hasta donde las fuerzas de seguridad se los permitieran y con ello evitar confrontación y violencia.

«La fuerza pública ya está instalada para coartar nuestro derecho al libre tránsito, sin embargo tenemos previsto a estar ahí, sabemos que ya hay cercos, sin embargo vamos a llegar hasta donde nos lo permitan, como una muestra que vamos ejerciendo nuestros derechos constitucionales que van a ser coartados por una fuerza pública que responde a una Ejecutivo que dice respetar el marco legal», asentó al tiempo de reiterar que, a toda costa evitarían el enfrentamiento violentó con los granaderos.

Al pasar de las 13:00 horas llegó al Zócalo poblano el contingente de casi dos mil manifestantes, entre maestros y activistas adscritos a diversas organizaciones sociales, quienes fueron recibidos por una barrera compuesta por más de 200 granaderos, apostados en el cruce de las calles 16 de Septiembre y 3 Poniente.

Al arribo los profesores exigieron la liberación de la vialidad con la consigna «El Zócalo es de todos». Al mismo tiempo, lanzaron consignas contra el presidente Enrique Peña Nieto como la ya tradicional «Si vamos a evaluar, por Peña hay que empezar» y otras más contra el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, por evitar el libre tránsito y de expresión de los docentes.

Ante el rechazo de los elementos de la policía municipal, los maestros cumplieron la promesa de evitar la confrontación y los golpes y optaron por llevar la movilización a las instalaciones del Auditorio del Sindicato de Telefonistas,  ubicado en el Bulevar 5 de Mayo y la 11 Oriente, a menos de medio kilómetro de la plancha del Zócalo de Puebla. Sin embargo, también los aludieron con la consigna «Ese de azulino, también gana poquito».

MarchaCravioto3
Foto: Arturo Cravioto

Ya para las 14:00 horas la columna de manifestantes, ya reducida en número a la que marchó por las calles –poco más de 500– llegaron a dicho auditorio. Ahí el vocero del movimiento, lamentó la actitud «cerrada y represora» del Ejecutivo estatal.

«Ahora queremos denunciar a este gobierno que, en vez de escuchar a los maestros y atender al diálogo, como lo hemos exigido durante los últimos años, interpone el cerco policiaco; hubo un operativo que impidió el paso de los maestros, hubo forcejeos y empujones, pero afortunadamente no hubo violencia, pero ya no pudimos llegar al Zócalo».

Además, confió en que el movimiento nacional del magisterio disidente lograra echar abajo la reforma educativa y sus leyes secundarias, como la Ley de Servicio Profesional Docente, así como el censo que a nivel nacional está levantando el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) al sector educativo en todo el país, esta última medida, bajo el argumento de que la instancia no tiene autoridad en las escuelas mexicanas.

Finalmente, en asamblea los maestros deliberaron sobre las medidas a tomar y la estrategia para las próximas movilizaciones en Puebla. También, uno de los ideólogos nacionales del movimiento, Hugo Aboites, quien explicó los puntos de la reforma educativa que, por una parte, debilitan la educación pública y por la otra, atentan contra las garantías laborales de los maestros del país, al destacar que más que una evaluación de quienes operan el sistema educativo, se necesita mejorar sus condiciones para superar la inequidad que hay entre las escuelas urbanas y rurales, entre otros argumentos.

 

Ver galería de fotos

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.