Grave situación humanitaria para mujeres y menores de edad en Siria

Grave situación humanitaria para mujeres y menores de edad en Siria

  • Miles han muerto; pan de cada día violaciones a DH

Cimacnoticias.- El conflicto en Siria, desatado en 2011 con protestas pacíficas contra el gobierno de Bashar al-Asad, ha dejado hasta ahora más de 200 mil víctimas mortales y millones de personas refugiadas en países vecinos.

De las víctimas, más de 40 mil son civiles, entre las que se encuentran mujeres, niñas y niños, además de personas ajenas al conflicto como activistas y periodistas que en el cumplimiento de su labor han perdido la vida o sufrido abusos a sus Derechos Humanos (DH).

El portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Jumbe Omari Jumbe, indicó que muchas de las personas desplazadas son niñas, niños y mujeres solas.

Explicó que pese a trabajar en coordinación con otros organismos para asistir a las y los desplazados, las necesidades superan los recursos y miles aún carecen de refugio, bienes de primera necesidad y ayuda psicológica.

Hasta el momento, más de 7 mil niñas y niños han muerto en el conflicto en el país árabe y la cifra de menores de edad sirios refugiados en países vecinos ya supera un millón, informó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Antonio Guterres, titular de ACNUR, alertó del peligro de que la infancia sea víctima de explotación sexual y laboral, y afirmó que se realiza lo posible para garantizar su seguridad y bienestar, sin embargo “es insuficiente”, lamentó.

Principales víctimas

Tras el reciente ataque con armas químicas en las afueras de Damasco, la presidenta del Comité de la ONU sobre los Derechos de los Niños, Kirsten Sandberg, repudió la muerte de decenas de menores de edad en la nación árabe.

Sandberg refirió que “esa atrocidad es una violación horrible de la Convención sobre los Derechos de los Niños”, y que los responsables de vulnerar sus derechos deben responder ante la justicia.

Con respecto a las y los activistas, la organización defensora de DH Human Rights Watch (HRW) reportó que en abril pasado 10 mujeres sirias que protestaban pacíficamente y prestaban atención médica a víctimas del conflicto, fueron torturadas y abusadas sexualmente por militares durante su detención.

El portavoz de HRW señaló que han sido documentados casos de tortura y violación a los DH en 27 centros de detención sirios.

Ante este panorama, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, llamó a todos los actores del conflicto a respetar las obligaciones que les marca la ley para evitar la muerte de inocentes, y que los civiles atrapados en los enfrentamientos puedan salir de esas zonas sin temor a la violencia.

“Si EEUU interviene será en busca en sus intereses”

Mónica G. Prieto. Periodismo Humano.- El tiempo parece haberse parado en el edificio que debería albergar la Universidad Imam Ozei de Sidón, desde hace año y medio convertido en un improvisado centro de refugiados donde se hacinan 165 familias sirias huidas de los combates de su Hama natal.

Mujeres y niños acarrean agua desde una fuente cercana mientras los jóvenes juegan al fútbol y los adultos se enzarzan en interminables conversaciones políticas acompañadas de café y tabaco. Nadie parece especialmente inquieto ni aliviado por la posibilidad de un ataque occidental contra Damasco. “A nosotros nos están bombardeando desde hace dos años y medio”, dice Ahmed Said, agricultor y veterano en el edificio, de 61 años. “Primero fue con armas automáticas, luego artillería pesada, después con carros de combate, más tarde con aviación, luego con misiles y con barriles explosivos y finalmente con armas químicas. Y nadie ha respondido a esos ataques. ¿Por qué lo iban a hacer ahora?”.

Para Ahmed, la retórica occidental que amenaza con ataques puntuales contra el régimen sirio en respuesta al ataque con gases contra civiles del pasado 21 de agosto está vacía. Como él, otros muchos refugiados desconfían de las verdaderas intenciones de Estados Unidos y sus socios, que durante los dos años y medio que dura la represión y la guerra civil nunca castigaron –apenas cuestionaron- al régimen de Damasco. “No nos creemos que vayan a intervenir”, irrumpe Abu Yazen, de 33 años, rodeado de otros aldeanos de la localidad de Al Hawija, en la provincia de Hama, una población de 1.200 habitantes que ha quedado reducida a un montón de ruinas y medio centenar de moradores: todos combatientes rebeldes. “Estados Unidos miente, como todos los gobiernos occidentales y todos los Gobiernos del Golfo. Si quiere atacar, atacará a los civiles y luego dirá que han errado en su objetivo”, afirma Ahmed Abdelaziz, 38 años, en una peculiar percepción que indica hasta qué punto los sirios recelan de Washington, aliado regional de Israel, enemigo por antonomasia del pueblo árabe.

Continúe leyendo el reportaje de la periodista Mónica G. Prieto, publicado en Periodismo Humano, en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.