Cuatro mil días en el limbo de Guantánamo

Cuatro mil días en el limbo de Guantánamo

Imagen: http://www.absolut-cuba.com
Imagen: http://www.absolut-cuba.com

Amnistía Internacional*

¿Te lo puedes imaginar? Tienes 19 años y estás durmiendo en tu casa familiar en una remota localidad rural. En mitad de la noche, soldados extranjeros irrumpen en la vivienda. Te ponen una capucha en la cabeza y te obligan a sentarte apoyado en una pared. Estás muerto de miedo.

Al cabo de unas horas, atado de pies y manos y todavía encapuchado, te llevan a una base militar. Allí te someten a agresiones físicas, te interrogan, te amenazan con un cuchillo, te impiden dormir y te privan de comer. Temes que vayan a matarte.

Después de lo que te han parecido unas 48 horas –debido a la desorientación te resulta difícil saberlo con seguridad–, todavía encapuchado e inmovilizado con cadenas, te meten a empujones en un helicóptero y te trasladan a otra instalación militar más grande. Allí prosiguen los interrogatorios y los abusos. Tres meses después, te sacan de tu celda, te rasuran la cabeza, te inmovilizan con esposas y cadenas y te ponen unas gafas protectoras con los cristales tintados de negro, te meten junto a varios más en un avión de transporte y te amarran como si fueras mercancía.

Esta vez te trasladan a una base naval al otro lado del mundo, expresamente concebida por tus captores para mantener a detenidos como tú fuera del alcance de tribunales y abogados. Te recluyen por tiempo indefinido, y puede que seas juzgado por un tribunal militar improvisado o que simplemente te dejen allí “almacenado”.

Tus esperanzas de obtener justicia, las que tuvieras, se disipan conforme pasan los años y ves que no te juzgan y ni siquiera sabes si alguna vez te pondrán en libertad. Hoy, cuando han pasado más de 10 años, sigues encerrado en una celda en esa base naval.

A Obaidullah no le hace falta imaginarse todo esto.

Este afgano lo ha vivido en carne propia, ya que dentro de poco cumplirá 100.000 horas de reclusión bajo custodia militar. Más de 4.000 días. Once años. Es uno de los 166 hombres recluidos actualmente en la base naval estadounidense de Guantánamo, en Cuba.

Obaidullah está a unos 13.000 kilómetros de su hogar en Afganistán. Su hija, nacida dos días antes de su captura, ahora tiene 11 años; sólo ocho menos que los que tenía su padre cuando se lo llevaron de su casa.

Estados Unidos probablemente condenaría ese trato por contravenir las nociones básicas de decencia y derechos humanos si el responsable fuera cualquier otro gobierno.

Sin embargo, ha dirigido Guantánamo como si la Declaración Universal de Derechos Humanos no hubiera existido nunca.

La experiencia de Obaidullah ilustra las violaciones de derechos humanos que han sufrido durante años los detenidos de Guantánamo, así como la ausencia de rectificación de estas injusticias por parte de Estados Unidos.

Entre febrero y julio de 2013, Obaidullah participó en la huelga de hambre que llevaron a cabo decenas de detenidos en Guantánamo. Al parecer ha abandonado la huelga recientemente, tras la adopción de ciertas prácticas de las autoridades estadounidenses aparentemente dirigidas a debilitar tales protestas.

El mes pasado, la gravedad de la situación era tal que se negó a reunirse con su abogado para evitar someterse a unos registros corporales que él y otros detenidos consideraban vejatorios pero debían soportar si querían abandonar el módulo de su celda para reunirse con sus abogados, incluso para hablar con ellos por teléfono.

*Continúe leyendo el texto publicado en Amnistía Internacional en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.