Privaticemos PEMEX ¡ya!
 
Por Lado B @ladobemx
30 de julio, 2013
Comparte

Luis Felipe Lomelí

@Lfelipelomeli

Amiguita, amiguito, ¿está usted de acuerdo en que privaticen PEMEX?, ¿le parece una maravillosa idea pero teme a esa horda de pejezombies que se le echarán encima para tratar de comerle el cerebro? No se preocupe, a continuación le presentamos una serie de argumentos infalibles contra esos muertos-vivientes que nomás repiten “el-petróleo-es-nuestro-la-patria-no-se-vende”.

  1. La empresa privada es más eficaz. Por supuesto, ahí están los microbuses que no nos dejan mentir.
  2. La empresa privada es más eficiente. Tanto, que no importa qué porcentaje se lleve, a todos nosotros, mexicanos y mexicanas, chiquillos y chiquillas, nos quedará más varo y nos irá mejor. Si no me creen, ahí están TELMEX y Ferrocarriles Nacionales.
  3. La empresa privada invertirá en su modernización. Más claro ni el agua: si yo tengo una refinería con tecnología de punta, voy a invertir mi varo en modernizar Pajaritos en vez de llevarme el petróleo y vender Pajaritos como chatarra (Repsol ni hizo eso con YPF).
  4.  Podremos explotar los yacimientos profundos. A huevo, para qué contratar a los ingenieros mexicanos que ya han hecho eso con otras compañías alrededor del mundo, ¡mejor la privatizamos y de una vez vendemos el Instituto Mexicano del Petróleo!
  5. Incluso podremos hacer fracking. No importa que vivamos en una zona sísmica, ¡hay que hacerlo para no quedar desfasados!
  6. La empresa privada es más segura. Los desastres del Prestige, Exxon Valdez, Deepwater Horizon y demás son mera propaganda terrorista.
  7. La privatización elimina la corrupción. Sin duda, por eso todas las demandas de los estados mexicanos procedieron igual que las demandas gringas en contra de BP por el desastre de Deepwater Horizon en el Golfo de México.
  8. Tendremos gasolina más barata. Por su pollo, igual que en Noruega (adivine en qué país petrolero vale casi $30 pesos el litro).
  9. Nuestra economía será más boyante y estable. Y cómo no, si los precios de la gasolina podrán variar de acuerdo a los precios del mercado y eso siempre es bueno para todos.
  10. La privatización permite la libre competencia. Igualito que en la telefonía y los microbuses, ¡y tan bien que nos ha ido!
  11. La privatización traerá paz. Y ni cómo dudarlo si nunca se ha tenido noticia de que las empresas petroleras estén detrás de una invasión o un golpe de estado, ni siquiera en la creación de grupos paramilitares ni nada por el estilo.
  12. Es lo que hacen los países de primer mundo. Es más, cualquier país similar al nuestro (en extensión, tamaño poblacional y ejército) se ha vuelto de primer mundo nomás por privatizar su petróleo: como Indonesia o Nigeria.

Así que ya sabe, amiguito, amiguita, no se deje amedrentar por esos pejezombies que nomás quieren perjudicarnos. Lo mejor para México es la privatización: tanto, que hasta es posible que se dejen de dar de balazos en la Cuenca de Burgos (porque, claro, nada tiene que ver que sea la Cuenca de Burgos, se dan de balazos porque son malos y narcotraficantes, pero si privatizamos PEMEX habrá tanta bonanza que ya nadie querrá ser narco).

Luis-Felipe-LomelíEstudió Física pero se decantó por la todología no especializada: una maestría en ecología por acá, un doctorado en filosofía por allá, un poquito de tianguero y otro de valet parking. Ha publicado los libros de cuentos Todos santos de California y Ella sigue de viaje, la novela Cuaderno de flores, el ensayo El ambientalismo y el libro de texto Naturaleza y sociedad. Es Premio Nacional de Bellas Artes y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Se le considera el autor del cuento más corto en lengua hispana: «El emigrante»: -¿Olvida usted algo? –Ojalá.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx