El Estado espía

El Estado espía

Paola Ricaurte | Medios y ciudadanos

Cualquiera puede ser monitoreado todo el tiempo, en cualquier lugar, 

por cualquier razón o por ninguna. 

Stephen Lendman, The Activist Post

Las recientes revelaciones acerca de la actividad de vigilancia realizada por los Estados Unidos pueden ser la evidencia de lo que Julian Assange ha afirmado siempre: Internet es la mayor herramienta de espionaje masivo de la historia.

A pesar de que los estados siempre han contado con agencias de inteligencia y han utilizado diversas herramientas de espionaje, vivimos tiempos de nuevos imperativos democráticos: los ciudadanos de todas las latitudes exigimos nuestro derecho a la información y a la protección de nuestros datos personales.

espionajeDe acuerdo con Derechos Digitales, una ONG chilena que defiende los derechos de los internautas, el problema con estos programas de cibervigilancia radica en “la existencia de sistemas que operan bajo secreto y sin suficiente rendición de cuentas ante otros poderes del Estado, ni mucho menos a los ciudadanos”.

Thomas Blake, exfuncionario de la NSA, opina que las revelaciones recientes son importantes puesto que “develan un vasto Estado de vigilancia sistémica, institucionalizada, a escala industrial, un Leviatán que ha ido claramente más allá del mandato original para lidiar con el terrorismo, más allá.”

1984 reloaded

La mayor parte de la información del mundo fluye a través de Estados Unidos y las empresas proveedoras de servicios de comunicación electrónica colaboran con las agencias de Estado proporcionándoles datos sensibles de los ciudadanos.

Un reporte general de recolección de datos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA  por sus siglas en inglés) que data de 2009 y que fue publicado por el periódico Guardian, proporciona una idea de la magnitud y el posible alcance del sistema de vigilancia de Estados Unidos en Internet y en telefonía móvil, que incluye no solamente a los ciudadanos estadounidenses sino también a los extranjeros.

Este programa, avalado por la Casa Blanca y en el que aparecen involucradas numerosas dependencias de Estado (el Departamento de Justicia, la CIA, el Buró Federal de Investigaciones, entre otras) y miles de funcionarios, fue operado fundamentalmente a través de compañías proveedoras de servicio de Internet y telefonía que proporcionaron datos de tres tipos: contenido de telefonía e Internet, metadatos de registros telefónicos y metadatos de los protocolos de Internet. (p. 33) El reporte muestra los resultados del programa durante el periodo comprendido entre 2001 y 2009 desarrollado con inversiones millonarias.

Lea aquí el artículo completo.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.