Una travesura puso a Elvis y a Oscar en Milán

Una travesura puso a Elvis y a Oscar en Milán

Foto: @earoche
Foto: @earoche

Mely Arellano

@melyarel

No lo hicieron por los premios, en eso ni pensaron. Fue una idea que surgió de puro relajo, nomás por las ganas de hacer una travesura. No imaginaron que esa idea los llevaría a obtener reconocimientos en competencias lo mismo regionales que nacionales, en las que se enfrentaron a instituciones públicas y particulares, y que los empujaría hasta Italia.

Elvis Villa y Oscar Bravo viven en Tehuitzingo, un municipio con 11 mil habitantes localizado en la mixteca poblana, a dos horas en auto de la capital del estado. Estudian el bachillerato en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Puebla (Cecyte) y el 1 de mayo pasado se subieron por primera vez a un avión que atravesó el Océano Atlántico y los condujo a Milán, donde participaron en el concurso “I giovani e le scienze 2013” (Los jóvenes y la ciencia 2013), organizado por la Federazione delle Associazioni Scientifiche e Tecniche.

Dos años antes lo único que querían era apagarle la computadora a su maestra en plena clase. Si simplemente la desconectaban serían descubiertos, tenía que ser a distancia. Pensaron en un control remoto, incluso en usarlo mientras la profesara impartía clases a otro grupo para no ser sospechosos, pero se perdía la señal a los 10 metros. Entonces se les ocurrió que fuera con una llamada de celular, así no importaban la distancia ni el lugar: crearon un hardware que enciende y apaga cualquier aparato eléctrico con una llamada, desde cualquier teléfono móvil en cualquier parte del mundo.

Y ganaron el primer lugar.

Foto: Especial
Foto: Especial

celulares

Elvis Villa Solano es de la comunidad San Juan de Dios, donde aún viven su mamá, que es ama de casa, y su papá, que es campesino. San Juan de Dios tiene 69 habitantes y está como a media hora de Tehuitzingo. Elvis es el menor de 5 hermanos, no es muy alto, tiene 17 años, es delgado, de ojos pequeños y risa fácil. Está terminando el último semestre del bachillerato. Vive con una tía y aunque ahora ha tenido que hacer una pausa, hasta hace poco trabajaba por las tardes en un taller donde reparan aparatos eléctricos.

Siempre fue un niño inquieto que desarmaba los aparatos para verlos por dentro. De hecho, la idea que los llevó a Italia surge de un proyecto previo que desarrolló en la secundaria.

–Yo utilizaba ese sistema para hacer tronar cuetes remotamente, eso surgió por una idea de estar haciendo maldad. Desde entonces a mí me gustaba eso de los circuitos, soldar. Mi papá tenía un cautín y le dije que pa’ qué servía, nunca me quiso decir, pero me entró la curiosidad de enchufarlo a la luz y al ver que se calentó comencé a leer libros y ahí me mostraba que eso era lo que se llama un cautín de lápiz, que era para soldar. De ahí comencé a leer más, quería saber para qué servían las cosas, por ejemplo un relevador, una resistencia, un diodo.

A partir de esa experiencia, y con la ayuda de su asesor Ismael Zafra Flores, diseñaron un hardware que al instalarlo en cualquier aparato eléctrico permite controlar sus funciones a distancia.

Por ejemplo, a través de una llamada de teléfono móvil se puede encender un coche, una licuadora, una bomba de agua, un modular, las luces de casa o prender el aire acondicionado y manipularlo, subir y bajar la temperatura. También hicieron una aplicación de Java con la que además de prender la computadora mediante una llamada de celular, pueden transferir archivos.

celulares

Son las 3 y media de la tarde, el sol muerde, Óscar Bravo Gelacio conduce una camioneta hacia una casa de donde sale música de banda. Cumple 18 años y ha decidido festejar aunque sea martes y al otro día tenga clases. En la batea trae unas mesas que sus amigos se aprestan a bajar mientras él se acerca.

Foto: @earoche
Foto: @earoche

Es alto, moreno y robusto. Todavía no sabe qué quiere estudiar, su duda es grande, va de Veterinaria a alguna Ingeniería donde aprenda a intervenir autos como los que salen en la película Rápidos y furiosos.

–Es mi sueño.

Es el penúltimo de siete hijos. Sus padres son comerciantes y sólo uno de sus hermanos está estudiando la carrera de Derecho en una universidad en la ciudad de Puebla.

Lo único malo del viaje a Milán, dice, es que los llevaron como estudiantes, “no nos dejaron echar nuestro relajo bien”.

celulares

Ismael Zafra fue el único profesor que quiso trabajar con Elvis y Óscar en el proyecto que se realiza al final de cada semestre.

–Nadie los quería elegir porque no trabajaban, eran rebeldes, mal hablados, cuando su asesor estaba haciendo los equipos nadie los quería, todos los docentes agarraban a los de 10 o 9, yo me he identificado mucho con los chavos y le dije a su asesor, en forma de relajo, “déjeme a estos demonios, con estos voy a hacer una bomba”, y el mismo asesor me preguntó “¿estás seguro?”.

El proyecto empezó con siete personas pero poco a poco fueron saliéndose hasta quedar sólo dos, que fueron quienes se empeñaron más, aunque sus calificaciones no eran excelentes y tenían problemas para relacionarse con sus compañeros.

Ahora ya todos los saludan y quieren ser sus amigos. Se han vuelto populares.

Dicen que dos cabezas piensan mejor que una: Elvis era más de la práctica y Oscar más de la metodología. Ganaron el concurso de su colegio, luego uno regional de Cecyte’s, después uno nacional de Cecyte’s y el Expo Ciencia regional que organiza el Movimiento Internacional para el Recreo Científico y Técnico (Milset, por sus siglas en francés), y finalmente el Expo Ciencia nacional con el que obtienen el pase al concurso en Milán.

La preparación que requirieron fue más allá de perfeccionar el proyecto. Hubo que ayudarles a mejorar su pronunciación, su postura, su comportamiento.

–Mucho no creían que íbamos a llegar a este nivel. Cuando entramos a concurso eran los chavos más mal vestidos, con la playera por fuera, mal peinados, no higiénicos. Se trabajó mucho con ellos: párate así, hazle así, si tienes nervios haz este ademán, usaban muchas muletillas, palabras que no pronunciaban bien –recuerda Ismael Zafra, también egresado del Cecyte.

La maestra Teresa Luna Barragán, directora del plantel en Tehuitzingo, reconoce que no son los mejores estudiantes y que incluso los maestros apostaban poco por ellos.

–¿Qué promedio tienes?

–8.5 –responde Elvis.

–¿En qué materia no te va bien?

–En Administración. Matemáticas la empleo mucho, la física más, aunque ahí no saco tanto diez.

Cuando se le pregunta a Óscar por sus calificaciones, duda

–Como nueve punto cero.

–¿Sí? –le cuestiona Elvis a punto de reírse.

–¡Ocho!, pero auméntale un punto, ¡va a salir en el periódico!

celulares

En el estado hay 17 planteles Cecyte. El de Tehuitzingo funciona desde hace 17 años y tiene 256 estudiantes. En promedio cada año egresan 70 jóvenes, el 30 por ciento continúa su formación universitaria, aunque sólo entre el 15 y el 17 por ciento la concluye. La mayoría de quienes van a la universidad es varón.

Desde 2005 este Cecyte comenzó a posicionar proyectos a nivel internacional, lo ha conseguido en  diez ocasiones aunque por falta de recursos sólo ha participado efectivamente en cinco. Esta, sin embargo, es la primera vez que ganan.

El Cecyte es un organismo público descentralizado del gobierno del estado, su presupuesto es otorgado por el estado de Puebla y la Federación. Un docente gana entre 6 mil 500 y 11 mil pesos al mes, menos impuestos y prestaciones.

Foto: @earoche
Foto: @earoche

El futuro para Elvis y Óscar aún es incierto. En teoría la Upaep les ofreció una beca universitaria pero no cubre el 100 por ciento, lo que la deja fuera de sus posibilidades. Ismael, su maestro, confía en que ambos puedan continuar con sus estudios. Han recibido propuestas de otras universidades como los Tecnológicos de Acatlán y de Izúcar de Matamoros, pero hasta ahora no hay nada concreto.

Elvis quiere estudiar Mecatrónica –una carrera que sólo hay en la ciudad de Puebla- y está dispuesto a trabajar para conseguirlo. A Óscar quizás lo apoye su familia, “depende de qué carrera escoja”.

La falta de dinero ha sido un tema constante para ellos desde antes de ganar el concurso. En Milán tenían asegurado el hospedaje y la comida, pero no el avión. Pidieron ayuda del presidente municipal, Jesús Alcaide; de los diputados locales priistas Ernesto Leyva y Filiberto Guevara, y de Martha Erika Alonso. Nadie les hizo caso. Fue a través de pequeñas colectas y del apoyo de la Coordinación Nacional de Cecytes como reunieron el costo de sus pasajes.

Ahora ya con el premio en mano, el Congreso del Estado aprobó darles un reconocimiento como “Poblanos Distinguidos” y exhortó a la Secretaría de Educación Pública “para que en el ámbito de su competencia (los) reconozca y apoye”.

celulares

En Milán, Óscar y Elvis entendían el italiano cuando lo hablaban lento, pero “de corridito” apenas comprendían. El día de la premiación, llegado el momento en que los nombraron no supieron qué estaba pasando. Se dieron cuenta que habían ganado cuando unos muchachos italianos sentados a su lado les dijeron con señas.

–Tuvimos oportunidad de conocer lo que es Milán, es muy hermosa su catedral, es un país muy avanzado comparado con México, tiene una mayor tecnología pero aquí en México hay gente que tiene ideas –defiende Elvis.

–No éramos los alumnos más inteligentes –reconoce Óscar-, siempre echando relajo en el salón, nuestra exposición estaba un poco mal, y nos ayudaron los maestros a mejorar nuestro lenguaje y así fuimos creciendo.

Y aunque el invento que los llevó hasta el otro lado del Atlántico y les permitió comer pizza genuinamente italiana nació de una travesura, la «maldad» se quedó en el cajón, olvidada.

–¿Y en algún momento pudieron apagarle la computadora a la maestra?

–No. Ya nunca lo hicimos, nos arrepentimos después.

2 COMMENTS

  1. Wow Wow Wow Nuevamente demostrado, las personas «geniales» no siempre están en el «gusto o parámetros» de los demás. Para obtener grandes cosechas hay que saber reconocer lo bueno de cada persona… sin minimizar talentos o aportaciones y trabajando en aquellas áreas de oportunidad (debilidades).

  2. –¡Ocho!, pero auméntale un punto, ¡va a salir en el periódico!

    jajajaja muy buena frase, muchas felicidades, hay una frase q me gusta mucho y se la dejo a ustedes, «Le llamaron loco a Edison y Einstein, ignoraron la grandeza de su espíritu»

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.