La Ciencia Ficción mexicana, un esbozo
 
Por Lado B @ladobemx
13 de junio, 2013
Comparte
Tomada de cfebook.blogspot.com

Escena de la película Metrópolis.
Tomada de cfebook.blogspot.com

Alejandro Badillo

@alebadilloc

La literatura es un campo variado y fértil. A través de las palabras quedan al descubierto las pasiones, grandezas y miserias humanas. Todos los grandes temas han sido tocados en los libros desde tiempos arcaicos. Con el tiempo la literatura fue extendiendo sus búsquedas y así nacieron estilos, experimentaciones y géneros. Uno de ellos, la Ciencia Ficción, ha capturado la atención de los lectores, sobre todo de los más jóvenes. ¿La razón? La creación de escenarios futuros y sus posibilidades que aguijonean la imaginación. Este género no puede entenderse sin los avances tecnológicos que han llevado al hombre a soñar con otras realidades.

Sin embargo, las aproximaciones al futuro y a los artilugios mecánicos no son nuevas. En Europa algunos precursores fueron el griego Luciano de Samosata (125-181 d.C) con su obra Viaje a la Luna y, posteriormente, el francés Cyrano de Bergerac (1619-1655) con Viaje a otro mundo. En ambos casos los escritores elaboraban viajes imposibles al espacio y, al mismo tiempo, hacían críticas a la sociedad de su época. Por estas razones su literatura estaba más cercana a las utopías renacentistas que a la CF relacionada con naves espaciales y robots. En cuanto a México, se habla que este género nació en 1775 con el cuento de título kilométrico “Sizigias y cuadraturas lunares ajustadas al meridiano de Mérida de Yucatán por un anctítona o habitador de la luna, y dirigidas al bachiller don Ambrosio de Echeverría, entonador de kyries funerales en la parroquia del Jesús de dicha ciudad, y al presente profesor de logarítmica en el pueblo de María de la península de Yucatán”, del fraile Manuel Antonio de Rivas. Con el paso de los siglos siguieron apareciendo historias que, por su temática, remiten a la CF aunque todavía no surgía esa etiqueta. Amado Nervo y Rafael Bernal, entre otros, fueron autores que experimentaron con este género. Para una referencia más detallada de estos precursores remito al lector al artículo “Breve Historia de la Ciencia Ficción Mexicana” publicado por Miguel Ángel Fernández en el portal ciencia-ficción.com.mx.

A pesar de estos antecedentes podemos hablar que las publicaciones de CF mexicana eran esporádicas, casi divertimentos de escritores cuya apuesta principal iba en otra dirección. Luego llegó el Siglo XX y la literatura tuvo una fuerte carga social y realista. Eran años en que dominaba la novela de la Revolución Mexicana y, después, vinieron las obras cosmopolitas de la Generación de Medio Siglo que dieron paso a la Generación de La Onda. También, durante estos años, la CF estuvo aislada y tuvo que llegar la década de los 80 para que un grupo de autores se definieran como cultivadores del género. Así, aparecieron revistas, fanzines y asociaciones. Uno de los premios emblemáticos que impulsó este movimiento es el Premio Nacional de Cuento Fantástico y de Ciencia Ficción convocado por el gobierno de Puebla. En esta ciudad se dieron cita autores como Gerardo Horacio Porcayo y José Luis Zárate que, entre muchos otros, le dieron nueva vida a la CF mexicana y establecieron lazos con escritores y organizaciones de otras latitudes.

¿Cuáles fueron las razones de este boom? Un factor importante fue la influencia de la literatura norteamericana. Los autores mexicanos empezaron a leer a autores como Frank Herbert. J.G. Ballard, Philip K. Dick o Ray Bradbury. Otro elemento a considerar es la innovación tecnológica que empezó en aquella década: las primeras computadoras, los juegos de video o películas como 2001 Odisea del espacio y Blade Runner fueron moldeando la cultura popular. Aparecieron las pesadillas del Cyberpunk y las naves espaciales detalladas de la CF dura. Todo esto fue asimilado por jóvenes escritores que llevaron sus obras por esos caminos.

Ilustración basada en la película Blade Runner. Tomada de moesucks.com

Ilustración basada en la película Blade Runner. Tomada de moesucks.com

Isaac Asimov, prolífico narrador del género y divulgador de la ciencia, relaciona el auge de la CF en Estados Unidos debido a la gran depresión de 1929. Ante la crisis aparecieron revistas que llevaban a soñar con otras realidades, mundos lejanos para evadir las carencias de todos los días. Quizás, en el caso mexicano, la década de 1980, marcada por una debacle económica y social, tuvo características similares. A esto se sumó un grupo de creadores lejanos a las utopías de los 60, inmersos en un mundo que comenzaba a ser global. Los regionalismos quedaron atrás y, poco después, la caída de la Unión Soviética y la hegemonía de internet contribuyeron a formar el famoso “fin de la historia” de Fukuyama en el que la única ideología es el libre mercado y la democracia. Sin embargo, a pesar de este nuevo contexto y del compromiso de los jóvenes autores para innovar en estilos y temáticas, la CF mexicana casi no pudo salir a los grandes circuitos editoriales. Alberto Chimal en su ensayo “La generación Z” habla de los autores que comenzaron a publicar en los años 80, algunos de ellos enfrascados en una literatura íntima, nihilista; otros menospreciados por practicar “géneros menores” como la CF, el terror o la narrativa policial. La gran mayoría desapareció, otros sobrevivieron en la marginalidad, cobijados apenas por premios y patrocinios.

Entrados al nuevo siglo podemos ver que algunos escritores de los 80 retomaron sus viejos temas, otros incursionaron en la gráfica o las artes visuales. Además hay un nuevo auge motivado por la reinvención de la CF. A últimas fechas se habla de una “literatura de la imaginación”. Si analizamos algunas novelas y libros de cuentos identificados con este nombre, lo mismo toman elementos de la CF clásica, pero también de la fantasía, distopías, realidades paralelas e, incluso, sátiras. Esto ha flexibilizado a la CF hecha en México abriéndole nuevas fronteras. La literatura se beneficia cuando se olvidan las etiquetas y se deja fluir la pluma. Veremos qué depara el futuro.

Tomada de moesucks.com

Tomada de moesucks.com

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx