En el mundo, mujeres con discapacidad son las más vulnerables ante la violencia
 
Por Lado B @ladobemx
05 de junio, 2013
Comparte
  • Están excluidas de las normas y políticas sobre el tema
Imagen: http://todossomosuno.com.mx

Imagen: http://todossomosuno.com.mx

Madrid. (Cimacnoticias/AmecoPress).- El Foro Justicia y Discapacidad presentó ayer el libro “Mujer, discapacidad y violencia”, en el que se analizan las “vulnerabilidades” que afronta la población femenina con discapacidad.

La violencia y los abusos se conjugan como consecuencia de la interacción de dos factores claves: el género y la discapacidad, dijo Ana Peláez, comisionada de Género del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi).

Estas variables, género y discapacidad, “habitualmente no han sido consideradas ni por las políticas en materia de violencia contra las mujeres, ni tampoco por las dedicadas a las cuestiones de discapacidad”, advirtió.

De este modo, desde los aún escasos estudios e investigaciones sobre el tema, generalmente provenientes de Europa, América del Norte o Australia, se señala que más de la mitad de las mujeres con discapacidad han sufrido abusos físicos, en comparación con la tercera parte de las mujeres sin esa condición.

Un 40 por ciento de las mujeres con discapacidad sufre o ha sufrido alguna forma de violencia, como señala el Consejo de Europa.

Una cifra, que según Ana Peláez, quedará seguramente corta, puesto que las estadísticas se hacen fuera de los cauces habituales y en buena medida parten de encuestas realizadas en el ámbito familiar de la víctima, donde no se responderá seguramente con sinceridad.

Según el Informe del Parlamento Europeo sobre la situación de las mujeres de los grupos minoritarios en la Unión Europea de 2004, casi el 80 por ciento de las mujeres con discapacidad es víctima de la violencia y tiene un riesgo cuatro veces mayor que el resto de mujeres de sufrir violencia sexual.

Así como las mujeres sin discapacidad son objeto de una violencia mayoritariamente causada por su pareja o ex pareja, las mujeres con discapacidad, el 68 por ciento de las cuales vive en instituciones, están expuestas a la violencia de personas de su entorno, ya sea personal sanitario, de servicio o cuidadores.

El libro “Mujer, discapacidad y violencia” fue coordinado por Pío Aguirre y Manuel Torres, magistrados vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPG) y presidentes del Foro Justicia y Discapacidad.

La obra consta de nueve capítulos, en los que se analizan, entre otros, aspectos como el maltrato a las mujeres mayores o la situación de las mujeres con discapacidad, su intimidad y violencia.

Invisibles

El estudio señala que si bien ha aumentado una conciencia sobre “la necesidad de intervenir con aquellas mujeres que han adquirido una discapacidad como consecuencia de un acto de violencia”, las que sufren esa violencia precisamente por el hecho de ser mujeres con discapacidad siguen permaneciendo invisibles.

Los datos muestran que las mujeres con discapacidad, en relación a los hombres con discapacidad y las mujeres en general, presentan un mayor índice de analfabetismo, niveles educativos más bajos, menor actividad laboral o con empleos de menor responsabilidad y peor remunerados, mayor aislamiento social, más baja autoestima, mayor dependencia económica y dependencia emocional, menor desarrollo personal, gran desconocimiento de la sexualidad, mayor desprotección sanitaria y baja autovaloración de la imagen corporal.

 “Todo lo cual se traduce en una mayor exposición a sufrir cualquier tipo de violencia”, se establece en la investigación.

La responsable del Cermi propone que “ante este panorama desolador”, los poderes públicos y la sociedad civil “tomen las medidas necesarias” para desarrollar iniciativas que “analicen la situación de mujeres y niñas con discapacidad en relación con la discriminación y violencia”, proponiendo acciones concretas para su “prevención y atención adecuadas”.

El manual apuesta, entre otras medidas, por establecer un servicio de orientación jurídica gratuito para las personas con discapacidad, por ofrecer formación específica a los cuerpos y fuerzas de seguridad y al personal sanitario, y por eliminar barreras mediante servicios como intérpretes de lengua de signos.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx