El Taller, seis años trabajando por, para y con las mujeres

El Taller, seis años trabajando por, para y con las mujeres

Foto: @melyarel
Foto: @melyarel
Mely Arellano

@melyarel

Hace seis años nació El Taller Centro de Sensibilización y Educación Humana, AC., un espacio lésbico, feminista, cultural y autogestivo de defensa de los derechos humanos, los derechos reproductivos y sexuales y los derechos de las mujeres.

El proyecto inicial era una compañía independiente de teatro educativo y social que promovía los derechos laborales en maquilas de comunidades de Atlixco, Izúcar de Matamoros y Tehuacán. Pero a partir del 2007 sus fundadores, Gabriela Cortés, Marco Polo Rodríguez y Violeta Rodríguez, comienzan a trabajar, ya como El Taller, en juntas auxiliares de Puebla con apoyo de la Sociedad Mexicana Pro Derechos de la Mujer (Semillas) principalmente en temas de diversidad sexual y visibilidad lésbica.

Entonces ni siquiera tenían una oficina, era la casa de Gabriela Cortés, en el barrio de El Tamborcito, el lugar donde daban forma a sus planes e ideas.

EL TallerEl siguiente año, también gracias al apoyo de Semillas a través del proyecto Lesbianas al Frente, abren el espacio que todavía hoy ocupan en el departamento 7, ubicado en la planta alta de una vecindad marcada con el número 1106 de la calle 16 de Septiembre, en el centro de la ciudad.

Hoy, El Taller son Gabriela Cortés, Natalí Hernández, Virginia Mayorga, María Elena Netzahualcoyotzi y Mónica Ponce.

Y están de fiesta.

Mucho que celebrar

El cumpleaños número 6 de El Taller se festejará con la 1ª Jornada Cultural de Mujeres Re-Evolucionando, el próximo sábado 29 de junio, en donde habrá actividades que, de muchas maneras, reflejan el espíritu del proyecto, su simpatía, reconocimiento, solidaridad y su coincidir con otras organizaciones de jóvenes, indígenas, LGBTTTI, para niños y niñas.

La idea no sólo es que sea un encuentro con quienes habitan y han hecho suyo el espacio, sino también que más personas lo conozcan, sepan qué es lo que se hace y se puede hacer en él.

Si bien El Taller es un espacio de mujeres y para mujeres lesbianas y feministas, eso no significa que sea excluyente, pues mucho de su trabajo se realiza gracias a la colaboración de hombres solidarios organizados y preocupados por la construcción de una sociedad sin machismo ni violencia.

Otro de los objetivos de la Jornada es hacerse de recursos para impulsar algunas actividades a corto y mediano plazo. Esta estrategia de financiamiento cobra sentido en un contexto en el que “hay una tendencia global a invertir poco en los temas de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, de diversidad sexual y visibilidad lésbica; a nivel internacional se han reducido los presupuestos por el poco interés de los gobiernos locales. Eso ha impactado mucho directamente a las organizaciones”, explica Natalí Hernández.

Contrario a lo ideal, en Puebla los gobiernos provenientes de alianzas partidistas también han sacado esos temas de sus agendas.

Natalí Hernández (NH): No estamos apostando a que seamos sólo financiadas por la sociedad, aspiramos a que en algún momento las instituciones volteen a ver estos temas y también inviertan desde una esfera de derechos humanos y con la convicción de que, de ese modo, avanzamos como sociedad.

Gabriela Cortés (GC): Lamentablemente en este gobierno municipal ha habido censura y represión hacia nuestro trabajo, hay un retroceso. Los anteriores (gobiernos) eran aparentemente más progresistas, por lo menos hacían como que tocaban los temas, medio los metían disfrazados, pero ahí estaban.

Con todo, después de seis años de trabajo sí perciben un avance en cuanto a la visibilidad lésbica y el reconocimiento de El Taller como un espacio que trabaja por y con las mujeres.

GC: No hay un movimiento lésbico en Puebla, pero creo que sí somos visibles en cuanto a los feminismos, El Taller se ha vuelto un referente, un espacio donde las organizaciones pueden hablar libremente.

NH: De manera transversal hemos avanzado en la lucha contra la violencia hacia las mujeres a través del teatro de Las Oprimidas, construyendo con otras mujeres, con mujeres más jóvenes y de distintos perfiles y organizaciones que están interesadas en trabajar desde la perspectiva feminista el tema de violencia, aunque aún falta consolidar ese trabajo en redes. Pero desde aquí se han organizado agendas, talleres, marchas y una diversidad de actividades.

GC: Hemos hecha incidencia con las mujeres para difundir, sensibilizar, que conozcan sus derechos y los defiendan.

La celebración

Las actividades comienzan a las 10 de la mañana y hay para todos los públicos.

NH: La gente puede venir a todas las actividades, o a una, a dos. Si viene un adulto con el menor, sólo se paga una entrada. Mientras están en la obra los adultos, habrá un espacio de ludoteca para niños y niñas. La comida es compartida, para platicar y convivir, pueden traer algo o comprar por acá. En la tarde hay más actividades de teatro, un conversatorio y finalmente una fiesta abierta al público en general.

En el verano El Taller también prepara cursos a partir del 11 de julio. Habrá de expresión corporal, teatro con conciencia social y un grupo de diálogo entre hombres y mujeres sobre masculinidades y feminismos. Además hay teatro cabaret con conciencia política.

El 1 de agosto inician temporada con una nueva producción del grupo de teatro de Las Oprimidas, con un ejercicio de teatro foro sobre feminicidios.

Informes:

01 222) 232 82 40

Facebook: ElTallerPuebla

Twt: @ElTaller_AC

Correo: el.taller@yahoo.com.mx

 

3 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.