México reinventa la desaparición forzada
 
Por Lado B @ladobemx
28 de mayo, 2013
Comparte

Diana Cariboni | IPS

México. La desaparición forzada de personas no necesariamente entraña la muerte inmediata de las víctimas. En México también es un medio de alimentar mercados de explotación y esclavitud.

México ha retrocedido “a la barbarie de los gladiadores romanos”, dijo a IPS el abogado Juan López, asesor legal de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (Fuundec-Fundem), un grupo que nació para apoyar a familias que buscaban a sus seres queridos en el norteño estado de Coahuila y que por necesidad adquirió presencia nacional.

Tomada de ipsnoticias.net/

Tomada de ipsnoticias.net/

En el escenario mexicano, pautado por el crimen organizado y la militarización de la seguridad pública, las desapariciones de personas no siguen el patrón de décadas pasadas en este país y en otros de América Latina, marcados por las dictaduras, la represión ilegal a opositores y los conflictos armados.

Hoy le toca “a cualquier hijo de vecino”, indicó López. Una parte no definida de estas víctimas caen en un “negocio alterno” que deja “pingües ganancias: una fuerza laboral a la que no se paga, pues está esclavizada”, indicó.

Allí entrarían el reclutamiento forzado de jóvenes adolescentes y niños para llenar vacantes en las huestes de sicarios, laborar en la producción de drogas u otras tareas que requieren las mafias o para el tráfico de órganos.

“Hay informes confirmados” de autobuses detenidos por grupos armados que luego “se llevan a todos los hombres jóvenes”, dijo López.

El perfil de las víctimas también ha cambiado, indica el análisis de casos denunciados. Primero, los desaparecidos eran hombres de entre 45 y 30 años, luego la franja de edad bajó a 25-20 años y a 19-17. Hoy también se secuestra a adolescentes, mientras que la proporción de mujeres creció a tal punto que ya constituye la mitad de las nuevas desapariciones, añadió.

En la actualidad florece en México la trata laboral y sexual, el tercer negocio ilegal más lucrativo del mundo después del tráfico de drogas y de armas. El central estado de Tlaxcala es epicentro de redes que captan mujeres en más de 20 distritos e, incluso, en zonas fronterizas, y las explotan en ciudades de este país y de Estados Unidos.

La Organización Internacional para las Migraciones sostiene que 80 por ciento de las personas traficadas en México son mujeres y niñas. Este país es el segundo, después de Tailandia, en cantidad de víctimas de trata enviadas a Estados Unidos.

Estas personas, “levantadas” en calles, pueblos y comunidades, pasan a engrosar “un mercado humano”, y es posible que muchas “estén con vida”, estimó López.

En los seis años del mandato presidencial de Felipe Calderón (2006- 2012), desaparecieron 26.121 personas, según la base de datos que el actual gobierno de Enrique Peña Nieto publicó a fines de febrero.

Nadie sabe qué pasó con ellas. El listado omite casos muy conocidos, según comprobaron las familias, e información, poca o mucha, recabada a menudo por los propios parientes.

Los relatos espantan: jóvenes a los que se obliga a pelear entre sí, hasta que uno muera, o a descuartizar viva a una mujer, como acto de iniciación y de alienación del reclutado. Grupos de hombres forzados a entrenamiento del que solo sobreviven los más aptos. Mujeres engañadas, esclavizadas y sometidas con amenazas contra sus hijos.

Lea aquí el reportaje completo.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx